Coronavirus: ¿Cómo reaccionan las empresas alemanas? | Economía | DW | 27.01.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Coronavirus: ¿Cómo reaccionan las empresas alemanas?

Las compañías alemanas en Wuhan siguen de cerca lo que ocurre con el coronavirus, pero hasta ahora son pocas las que se han mostrado activas. En tanto, en Alemania también se preparan ante la posible llegada del virus.

El brote del coronavirus se produjo en un momento muy desfavorable para la industria turística China. Durante la temporada alta del Año Nuevo Chino, muchos viajeros visitan a sus familias en casa. Entre otras cosas, Disneylandia Shanghai, por ejemplo, está cerrado. Wuhan, la capital de la provincia de Hubei, donde el virus apareció por primera vez, está completamente aislada, al igual que otras grandes ciudades. Y, para prevenir la propagación mundial del virus, el Gobierno de Pekín ha extendido la semana de vacaciones de Año Nuevo por varios días.

Las aerolíneas chinas están devolviendo el dinero a aquellos clientes que pretendían viajar a las zonas aisladas. La agencia alemana Studiosus también decidió cancelar sus viajes a China hasta mediados de abril. Por su parte, la aerolínea alemana Lufthansa ha informado de una leve decaimiento en las reservas de vuelos desde y hacia China. 

Muchos negocios cerrados para Año Nuevo

Para muchas empresas industriales alemanas en China, el Año Nuevo ha sido una suerte dentro de las desgracia. Por ejemplo, para el fabricante de baterías de plomo Hoppecke opera con 3 sitios en China, con 500 empleados trabajando en la planta principal en Wuhan. Según informó la empresa, la planta está cerrada actualmente y el  "99% de los empleados están de vacaciones". Los trabajdores alemanes tampoco se encuentran actualmente en China, lo que les permite tomarse un tiempo para ver cómo se desarrolla la situación y cómo reaccionan las autoridades alemanas.

Los grandes fabricantes de automóviles alemanes como VW, BMW y Daimler, así como  empresas químicas como Evonik y BASF, aseguraron que van a seguir las recomendaciones de los organismos oficiales: la Organización Mundial de la Salud, el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán y el Instituto Robert Koch. Hasta el momento no se han registrado casos de enfermedad en Alemania. Tampoco hay una advertencia general para los viajes a China. Sin embargo, el Ministerio de Relaciones Exteriores está considerando actualmente la evacuación de todos los alemanes de Wuhan.

En muchos supermercados de Wuhan se toman precauciones especiales de higiene para prevenir el contagio.

En muchos supermercados de Wuhan se toman precauciones especiales de higiene para prevenir el contagio.

La salud, más importante que los aspectos económicos

Algunas empresas han reaccionado rápido. El proveedor de autos Schaeffler, por ejemplo, impuso una prohibición temporal de viajes a China hasta mediados de febrero. Por su parte, el fabricante de ventiladores y tecnología de climatización Ziehl-Abegg también ha dejado de enviar trabajadores a China. "La salud de nuestros empleados es más importante que los aspectos económicos", explicó el CEO Peter Fenkl. 

Para la compañía Metro, no se trata solo de la seguridad de los empleados, sino que también de la seguridad de los clientes. Metro AG tiene cuatro locales operando en Wuhan y ha introducido allí puntos de control de la temperatura corporal por razones de seguridad. Además, ha equipado a los empleados con máscaras faciales y ha aumentado la frecuencia de limpieza y desinfección de las tiendas. A los empleados en China se les aconseja también que no visiten las granjas o los mercados y que eviten el contacto con los animales.

En Indonesia, ya se están utilizando los filtros de temperatura para viajeros para detectar posibles infectados con el virus.

En Indonesia, ya se están utilizando detectores de temperatura corporal para identificar a posibles infectados con el virus.

Preparativos en Alemania

El aeropuerto internacional de Fráncfort, que colabora estrechamente con las autoridades, todavía no realiza controles de temperatura corporal. No obstante, se muestra más información sobre salud e higiene en las pantallas digitales de las salas y terminales de salida. "Nos sentimos bien preparados", explicó Jana Schäfer, de la compañía Fraport, que opera el aeropuerto. Después de todo, esta no es la primera crisis: durante el brote del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS) en 2003 se adquirió una gran experiencia.

Junto a Berlín, Düsseldorf, Hamburgo y Múnich, Fráncfort es uno de los cinco aeropuertos en los que se efectúa un control de infecciones en Alemania. El personal médico está disponible para examinar a los pasajeros en casos sospechosos, evaluar el riesgo, ordenar una cuarentena si es necesario y también cuidar de los otros pasajeros.

En el Instituto Robert Koch se ha creado una oficina de coordinación para Alemania, que reúne información y permite así una acción rápida, explicó Bärbel Bas, vocera del Partido Socialdemócrata alemán (SPD) en materia de política sanitaria. 

A pesar del bajo riesgo de infección en Alemania, el miedo al contagio se está extendiendo. En Krefeld y Ulm, por ejemplo, las escuelas chinas han cancelado la celebración del Año Nuevo Chino para estar seguros. Y en la Bolsa de Fráncfort, el índice de acciones alemán Dax cayó más de 2% a principios de la semana, en parte debido a las preocupaciones por una mayor propagación del coronavirus.

(ju/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda