Corea del Norte quiere apuntar al turismo internacional | El Mundo | DW | 20.12.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Corea del Norte quiere apuntar al turismo internacional

Destruido hace un año por las tensiones entre las dos Coreas, el resort ubicado en la "Montaña Diamante" está en la mira de Pyongyang para ser reconstruido como un "complejo turístico envidiado por el mundo entero".

Pyongyang pretende transformar el emblemático resort del monte Kumgang (Montaña Diamante) en un complejo cultural y turístico internacional, anunció este domingo (20.12. 2020) la prensa oficial, un año después de la destrucción comandada por el líder Kim Jong Un, de los edificios construidos por Corea del Sur.

El resort, símbolo de la cooperación económica entre las dos Coreas, fue construido por Hyundai Asan, una filial del grupo surcoreano Hyundai.

El objetivo era atraer a miles de turistas surcoreanos al monte Kumgang, que significa "Montaña Diamante", considerada como uno de los lugares más bellos de la península.

El año pasado, durante un periodo de tensiones entre las dos Coreas, Kim ordenó la destrucción de las instalaciones "destartaladas" que había construido el Sur, comparándolas con "carpas improvisadas instaladas en una región destruida".

La agencia de prensa KCNA informó que el primer ministro norcoreano Kim Tok Hun visitó el lugar y subrayó la "necesidad de reconstruir la estación turística a nuestro estilo" para convertirla en un "complejo turístico envidiado por el mundo entero".

El primer ministro instó a transformar el lugar en una estación "turística internacional moderna e integral".

Proyecto conjunto

Este complejo turístico fue uno de los proyectos intercoreanos más importantes junto con la planta industrial de Kaesong, cerrada desde 2016, en la que empresas surcoreanas empleaban mano de obra del norte.

Situado cerca de la frontera entre las dos Coreas, el monte Kumgang solía ser un destino turístico de los surcoreanos hasta que en 2008 un soldado norcoreano mató a una mujer que se había alejado de las zonas de seguridad. A raíz de ese hecho, Seúl prohibió las visitas.

 "El régimen de Kim tendrá problemas para encontrar recursos para renovar el monte Kumgang y necesita inversión extranjera, pero también envía el mensaje de que concede menos importancia a sus socios surcoreanos", dice Leif-Eric Easley, profesor de la Universidad Ewha de Seúl.

Según Easley, también es una forma para Kim de presionar a la administración del presidente surcoreano Moon Jae-in para que el sur reanude las ayudas financieras.

ee (ap/afp)