COP26: ¿a quiénes deberían pasar factura los países en desarrollo por los impactos climáticos? | Ciencia y Ecología | DW | 08.11.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

COP26: ¿a quiénes deberían pasar factura los países en desarrollo por los impactos climáticos?

Los países más afectados por el cambio climático quieren que las pérdidas y los daños se incluyan en las negociaciones sobre financiación climática.

Un niño de camino a la escuela en Kiribati, sobre una superficie de arena, en medio del agua del océano.

Un niño camina desde la escuela hasta su casa en la aldea de Aberao, en el sur de Tarawa: Kiribati es uno de los países más afectados por el aumento del nivel del mar.

Mientras el mundo está luchando para evitar que aumente la temperatura del planeta, en las negociaciones de la cumbre climática de la ONU (COP26) en Glasgow, Escocia, uno de los aspectos conflictivos es quién pagará las consecuencias del cambio climático.

"Los que contaminan no están siendo sancionados", dijo a DW Molwyn Joseph, Ministro de Salud, Bienestar y Medio Ambiente de la nación caribeña de Antigua y Barbuda. "Los que contaminan no parecen sentir empatía por el desastre que enfrentan los pequeños estados insulares en desarrollo como resultado de la contaminación", resumió.

Promesas incumplidas

Las negociaciones actuales sobre financiación climática se han centrado, sobre todo, en ayudar a los países a que desarrollen sus economías ecológicas, reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero y se adapten a un mundo más cálido. Lo que en verdad no se ha abordado hasta ahora en detalle es el problema de las pérdidas y los daños.

"Los pequeños estados insulares en desarrollo necesitan que haya un compromiso para abordar el problema de los daños y los perjuicios económicos de manera urgente en esta COP, y se inicie el proceso para ver cómo se pueden implementar los fondos", señaló el ministro Joseph, "en el menor tiempo posible, para que países como el mío no tengan que esperar cuatro años para recuperarse de un desastre. Tuvimos un desastre en Barbuda en 2017. Todavía estamos tratando de recuperarnos y el Gobierno se ha hundido en la deuda", criticó.

Molwyn Joseph, ministro de Salud, Bienestar y Medio Ambiente de Antigua y Barbuda

Molwyn Joseph, ministro de Salud, Bienestar y Medio Ambiente de Antigua y Barbuda, exige el compromiso económico de los países contaminantes.

Dinero, dinero y más dinero

La cuestión de las pérdidas y los daños no es en absoluto nueva, y ya se abordó en cumbres climáticas anteriores. En la COP19, por ejemplo, en la capital polaca, dio lugar a lo que se conoce como el Mecanismo Internacional de Varsovia para Pérdidas y Daños, una medida para ayudar a los países vulnerables a hacer frente a los devastadores impactos del desastre climático. Aunque se reafirmó en el Acuerdo de París, los países desarrollados todavía se muestran reticentes a asumir compromisos financieros.

Los estudios sugieren que los costos económicos de pérdidas y daños para 2030 podrían oscilar entre los 345 mil millones y los 500 mil millones de euros por año en los países en desarrollo.

Más de 300 organizaciones presentaron una carta al presidente de la COP26, Alok Sharma, y a los líderes mundiales, pidiendo que realizaran los pagos económicos por daños y perjuicios sobre la base de "equidad, responsabilidad histórica y global”.

"Todos pedimos a estos líderes mundiales no solo que se comprometan, sino que pongan el dinero sobre la mesa", instó Amath Pathe Sene, experto en clima y medio ambiente para África occidental y Central del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA). "Creo que la forma en que el mundo reaccionó ante la pandemia global y actuó rápidamente, con miles de millones de dólares, se debería hacer también con el cambio climático".

Mujeres caminando en Senegal sobre un terreno seco.

En muchos países, el suelo para fines agrícolas se ha destruido por el alto contenido de salinidad, debido al ascenso del nivel del mar.

¿Negociaciones innovadoras en la COP26?

Hay muchas ideas sobre la mesa. El ministro de Medio Ambiente de Antigua y Barbuda, Joseph, sugiere imponer un impuesto al petróleo. "Tenemos 90 millones de barriles de petróleo comercializados en el mundo por día. Incluso si se aplica un impuesto de 1 dólar por barril de petróleo, con lo que podría recaudar suficiente dinero para, al menos, comenzar a abordar el problema de pérdidas y daños", dijo.

Las pequeñas naciones insulares en desarrollo también están explorando otras vías, en caso de que fracasen las negociaciones. Joseph subrayó que Antigua y Barbuda se ha unido a la nación insular de Tuvalu, en el Pacífico Sur, para estudiar la posibilidad de emprender acciones legales.

"Es algo lamentable que tengamos que llegar a esto, pero hay una situación en la que no se ha hecho lo suficiente. Somos ciudadanos globales responsables. Estamos limpiando nuestro medio ambiente. Y, al mismo tiempo, hemos sido víctimas de los contaminantes”, sostuvo.

(rmr/cp)

DW recomienda