Cooperación alemana: “Una apuesta a favor de la sociedad civil“ | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 05.12.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Cooperación alemana: “Una apuesta a favor de la sociedad civil“

El Servicio Civil para la Paz cumple 20 años trabajando para reducir la violencia en zonas de conflicto. Los desafíos son cada vez mayores, así lo aseguran interlocutores de México y Colombia que llegaron a Berlín.

"Es un honor el trabajo que hago, enfrentamos un abismo de violencia, pero siento mucha admiración por la gente. Son historias de violencia, pero también de resistencia", afirma Stefania Grasso, una de las seis cooperantes que se encuentran en México en el marco del programa del Servicio Civil para la Paz. 

La cooperante suizo-italiana trabaja con la organizaciónAluna, que ofrece en México acompañamiento psicosocial a organizaciones y defensores que ayudan a la población que es o ha sido víctima de crímenes y violaciones, desde tortura y desapariciones hasta la defensa del territorio y la violencia machista. La organización ayuda a los que ayudan, y lo hace promoviendo la comprensión del miedo y la violencia.  

"El enfoque psicosocial es una herramienta emancipadora para enfrentarnos a la violencia, es una manera de ver los daños de manera integral. Al tener esa mirada amplia, también se tiene un abanico mayor de posibilidades para enfrentarla", explica Grasso. "No es lo mismo tener miedo y no saber por qué, que saber que el miedo es inducido, que quieren que tengas miedo porque te quieren callar".

 Clemencia Correa y Stefania Grasso, de la organización Aluna, México.

Clemencia Correa y Stefania Grasso, de la organización Aluna, México.

Apuesta política de Alemania a favor de la sociedad civil

El Servicio Civil para la Paz es una apuesta de la política alemana a favor de la sociedad civil, que pone en el centro de su trabajo a defensores y defensoras, a periodistas y a mujeres, una población vulnerable en el conflicto violento que se vive en México, explica la fundadora de Aluna, Clemencia Correa.

"Llevamos unos 10 años viviendo una disputa violenta por el territorio, por la economía, por las rutas, por las siembras, y una disputa por la población, por el control de las personas", explica Correa.

En el complejo conflicto de violencia que vive México no solo hay una colusión de estructuras del Estado mexicano con grupos criminales. "También hay otro actor que no podemos invisibilizar, que son las empresas. Hay muchas formas en las que a nivel local se disputan estas luchas territoriales. Hay casos en donde hay megaproyectos de minería, en donde hay crimen organizado y policías estatales que buscancontrolar a la poblaciónpara que no exija sus derechos y no haya movilizaciones en contra de la empresa", destaca la experta.

La activista advierte que, aunque ha llegado un gobierno con un discurso diferente, los hechos de terror continúan. "Ojalá y la violencia disminuya con Andrés Manuel López Obrador, pero no lo sabemos todavía". 

Alexander Mauz, directivo del Servicio Civil para la Paz.

Alexander Mauz, directivo del Servicio Civil para la Paz.

Estrategia de cooperación de largo plazo

Aluna es interlocutora en México de la organización de la Iglesia Evangélica alemana Pan para el Mundo, una de las nueve organizaciones que respaldan el Servicio Civil para la Paz, creado en 1999 por el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ).

Fue creado por iniciativa de pacifistas en el contexto de la guerra en Yugoslavia, explica Alexander Mauz, miembro de la mesa directiva de la organización. "Fueron esos activistas que vieron la necesidad de crear un instrumento político de desarrollo dentro del gobierno alemán para poder reaccionar ante crisis como esa". En aquel entonces Alemania era gobernada por una coalición de socialdemócratas y verdes.

"La realidad actual demuestra que esta manera de cooperar es cada vez más importante, tal vez más que nunca. No hay menos crisis, ni tampoco menos conflictos violentos, por ello es muy importante que la cooperación alemana siga teniendo este instrumento de largo plazo en la transformación de conflictos violentos", explica Mauz.

"Celebramos 20 años y ha sido una historia de éxito, porque hemos alcanzado mucho, pero también hay que decir que el mundo no se ha desarrollado como desearíamos".

Un desafío hoy en día, según el experto, son las redes sociales, que pueden crear movimientos dinámicos de mucha fuerza y detonar conflictos violentos. "Eso es lo que observamos enLatinoamérica, la gente se organiza de otra manera, tiene otras posibilidades para manifestarse y eso tiene que considerarse en la agenda política, tanto de los gobiernos como de la sociedad civil".

Padre Darío Echeverri González, secretario general de la Comisión de Conciliación Nacional de Colombia.

Padre Darío Echeverri González, secretario general de la Comisión de Conciliación Nacional de Colombia.

Colombia: muchos desafíos en el camino hacia la paz

El padre colombiano Darío Echeverri González, secretario general de la Comisión de Conciliación Nacional, fue uno de los invitados de honor, que pintó las luces y sombras en el proceso de paz.

"Colombia es un país muy lindo, de gente hermosa, pero el Estado es pequeño, no tiene los recursos que se requieren en este momento para poder implementar de manera ágil los acuerdos entre el Gobierno y las FARC", dijo Echeverri, aludiendo a la situación económica, que se ve afectada además por los recientesparos nacionales

El sacerdote católico que acompañó en La Habana las negociaciones de paz señaló que los desafíos para llegar a un buen puerto son muchos: uno es Venezuela, otro es Cuba, uno más es el ELN, y un cuarto son aquellos miembros de las FARC que han vuelto a la guerra.

Echeverri lamentó que debido a la forma en que se hizo la negociación en Cuba, la distancia y la deficiente información tuvo como resultado que muchos colombianos no se sientan comprometidos, tampoco los gremios económicos. "Todo esto se convierte en un gran desafío para ese sueño que tenemos los colombianos, de tener un país en paz y reconciliado".

El prelado elogió el Servicio Civil para la Paz, que ha destinado a tres cooperantes en Colombia. "Pese a su aspecto alemán, no tienen temor a trabajar en territorios en donde está la guerrilla o los paramilitares. Están en la región Pacífico, en donde hay un pedazo de África en Colombia, o en la frontera con Venezuela. Uno de ellos lleva conmigo 7 años, y es el promotor de la respuesta de la Iglesia a la situación del conflicto armado, que tiene expresiones muy peculiares según las distintas regiones y por eso es importante trabajar en ellas".

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |


DW recomienda