Congreso mexicano aprobó la reforma energética | América Latina | DW | 12.12.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Congreso mexicano aprobó la reforma energética

En un debate que no estuvo exento ni de polémicas ni de violencia física, la Cámara de Diputados aprobó una reforma energética con la que el Gobierno busca modernizar el sector y abrirlo a la inversión privada.

El Congreso de México aprobó este jueves (12.12.2013) una reforma energética con la que el Gobierno de Enrique Peña Nieto busca modernizar el sector y abrirlo a la inversión privada. El debate final en la Cámara de Diputados no estuvo exento ni de polémicas ni de violencia física. La legisladora del PRI Landy Berzunza fue agredida por la diputada del PRD Karen Quiroga y el parlamentario del PRD Antonio García se quitó la ropa para enfatizar su argumento: a sus ojos, la reforma energética es “un despojo”.

La enmienda de los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución mexicana permitirá contratos con particulares en la exploración y extracción del petróleo y demás hidrocarburos. La iniciativa ya había sido aprobada el miércoles (11.12.2013) en el Senado y ahora, tras su ratificación en el Congreso nacional, la reforma energética deberá recibir el visto bueno en más de treinta Congresos regionales. En el debate de este 12 de diciembre, la oposición propuso modificaciones que, sin embargo, no fueron aceptadas.

La mayor apertura del sector en setenta años

Uno de los objetivos del Gobierno con la reforma es incrementar la producción de petróleo.

Uno de los objetivos del Gobierno con la reforma es incrementar la producción de petróleo.

La reforma, considerada "trascendental" en el proceso de transformaciones que impulsa Peña Nieto desde su llegada al poder hace un año, mantiene lo establecido en el artículo 27 de la Constitución: los hidrocarburos en el subsuelo son propiedad de la nación. Una de las novedades fue la creación del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, que recibirá, administrará y distribuirá los ingresos derivados de la renta petrolera.

Uno de los objetivos del Gobierno con la reforma es incrementar la producción de petróleo, de los 2,5 millones de barriles diarios que se generan actualmente, a tres millones en 2018 y a 3,5 millones en 2025. Además, busca que los organismos descentralizados Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se conviertan a corto plazo en empresas productivas del Estado. Esta es la mayor apertura del sector en setenta años.

ERC ( dpa / Reuters )

DW recomienda