Conflicto sobre política de asilo: Merkel, inmutable | Alemania – Política | DW | 15.06.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania – Política

Conflicto sobre política de asilo: Merkel, inmutable

La Unión está completamente dividida sobre la política de asilo y los nervios están a flor de piel. Tras las bambalinas, siguen las negociaciones y no paran de surgir rumores.

Poco antes de mediodía, los periodistas se toman un minuto para respirar. Por Twitter circulaba la noticia de que el presidente de la CSU y ministro del Interior, Horst Seehofer, había roto la coalición de Gobierno con la Unión Cristianodemócrata (CDU), que la canciller Angela Merkel ya está informada y que hay programada una conferencia de prensa para esta misma tarde. Rápidamente se descubrió que el tweet procedía de la revista satírica Titanic y que lo que decía no era cierto, pero, entretanto, hasta agencias de noticias de renombre habían difundido la información provocando gran confusión. Hasta el tipo de cambio del euro cayó durante un breve lapso. Una señal de lo nerviosos que están todos por la disputa sobre la política de asilo entre CDU y CSU.

Sin embargo, a la canciller parece no afectarle la crisis. Hace todo lo posible para seguir siendo percibida con normalidad. Poco después de las 10, Angela Merkel entraba al ministerio de Economía para participar en  el acto "70 años de economía social de mercado”. Llevaba chaqueta rosa, peinado y maquillaje impecables, tenía buen humor e incluso bromeaba. Al final de la ceremonia, Merkel dio un discurso de 20 minutos en el que ni mencionó su disputa con Seehofer. Por el contrario, habló sobre la economía de mercado refiriéndose a las consultas franco alemanas convocadas para el próximo martes, los planes para el Fondo Monetario Europeo o las disputas comerciales con Estados Unidos.

El Bundestag, al rojo vivo

Posteriormente, Merkel se fue a a la Cancillería dónde le esperaba el secretario de la OTAN, Jens Stoltenberg. Solo estuvo en el Bundestag por la mañana durante un breve espacio de tiempo, poco más de un minuto, en el que habló  susurrando con el jefe de su grupo parlamentario, Volker Kauder. Veinte minutos después, Kauder estaba sentado en la parte de atrás de la sala de plenos con su mayor rival de la CSU, Alexander Dobrint. Dobrint fue quien anunció ayer que daría libertad de voto a los diputados bávaros de la CSU para la política de asilo, apuntando indirectamente al fin de la coalición. ¿Le estaba ofreciendo Kauder un compromiso? ¿O estaría advirtiendo a Dobrint de las consecuencias?

La discusión en los pasillos estaba servida. Algunos confían en el compromiso. Kipping, líder de la Izquierda, dice a DW que en el grupo parlamentario de la Unión hay un golpe de extrema derecha y que el Gobierno está debilitado. Florian Pronold, político bávaro del SPD, no entiende la disputa porque la política de asilo está regulada en el acuerdo de coalición. Hans-Peter Friedrich, de la CSU y también bávaro, explica que la situación es grave desde hace años. La "afluencia de ilegales a Alemania” fue un problema importante para la población que se tuvo que resolver rápidamente. Cree que la presión de la CSU podría incluso a ayudar a Merkel, porque los socios comunitarios también quieren ver que se toma en serio la situación.

SPD, en espera; FDP, avivando el fuego

Por su parte, la líder del grupo parlamentario del SPD, Andrea Nahles, aprovechó la sesión para pedir una solución rápida a las disputas sobre la política de asilo, pidiendo a la unión que vuelva a un "nivel real y cooperativo” este fin de semana. Los socialdemócratas están dispuestos a buscar soluciones pragmáticas. "Una acción en solitario sería impracticable e inútil”, dijo Nahles apoyando la postura de la canciller: "Solamente se pueden buscar soluciones correctas para Alemania contando con Europa”.

Mientras el SPD trata de rebajar la presión, el FDP atiza el fuego presentando una solicitud ante el parlamento según la cual, los refugiados que busquen protección en la frontera alemana deberían ser rechazados si proceden de otro estado miembro de la UE o de terceros países catalogados como seguros.

En términos de contenido, la misma línea de actuación que defiende el ministro del Interior Horst Seehofer y la CSU. Sin embargo, si el FDP esperaba el apoyo de la CSU en esa iniciativa, salieron decepcionados de la votación con 577 votos en contra de un total 653 parlamentarios. Al parecer, ni un apoyo desde las filas de la Unión bávara. ¿Será una señal?

Todavía quedan dos días y medio hasta la reunión de la Junta General de la CSU este lunes. No es mucho tiempo de cara a encontrar una solución. Y Seehofer está buscando el consentimiento de la ejecutiva de su partido para que apoye su plan de rechazar a los refugiados en la frontera alemana. Si finalmente llega a ponerlo en práctica, desafiaría políticamente a Merkel sin llegar a excederse en sus competencias como ministro del Interior. Una pugna, sin duda, emocionante.

Autora: Sabine Kinkartz, Fabian von der Mark (JAG/CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda