Conferencia Internacional sobre SIDA: esperanza y desilusión | Salud | DW | 28.07.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Salud

Conferencia Internacional sobre SIDA: esperanza y desilusión

Sin importar qué tan decidida sea la búsqueda por una cura y vacuna, la realidad sigue siendo desalentadora, quedó claro en la XIX Conferencia Internacional sobre SIDA en Washington.

Manifestantes durante la Conferencia de SIDA en Washington

Manifestantes durante la Conferencia de SIDA en Washington

Al final de la XIX Conferencia Internacional sobre Sida, el expresidente estadounidense, Bill Clinton, hizo un balance, recordando que todavía queda mucho para erradicar la enfermedad. A nivel mundial, el 56 por ciento de los infectados ya recibe tratamiento, sin embargo, “en las regiones, donde esta enfermedad todavía cuenta como un estigma, las cifras son menos alentadoras: sólo un tercio recibe tratamiento en Europa Central y Occidental y sólo el 25 por ciento en el Cercano Oriente y África Occidental.” Por eso, insistó Clinton, es sumamente importante combatir los prejuicios.

Holger Wicht de la organización AIDS-Hilfe

Holger Wicht de la organización AIDS-Hilfe

En entrevista con DW, Holger Wicht, portavoz de prensa de la organización alemana de ayuda AIDS-Hilfe, expresó que esto también cuenta para el país anfitrión. Aunque en el 2009 se revocara la prohibición de entrada de infectados con SIDA a los EE.UU., las prostitutas y drogadictos siguen impedidos de entrar al país. El tema causó varias protestas durante la conferencia.

Problemas de financiamiento

La meta propuesta en la conferencia es ambiciosa. Hasta el 2015, se deberá reducir a la mitad la cantidad de nuevas infecciones, cada enfermo deberá tener acceso a un tratamiento y se erradicarán las transmisiones de madre a hijo. En teoría, esto es posible; sin embargo, falta el financiamiento.

Desde hace 10 años, la Fundación Clinton recauda dinero para ayudar a combatir el SIDA. Este año, el Fondo Global, que apoya la lucha contra este virus, la malaria y la tuberculosis, tuvo que suspender todo el apoyo financiero por falta de dinero. Por primera vez, según Clinton, el financiamiento no viene de fondos internacionales, sino sobre todo de los países afectados. Se trata, destacó el político estadounidense, de un problema de voluntad política y eficiencia en el uso de los recursos. El Presidente francés Francois Hollande, quien también estuvo presente en la conferencia, señaló que su país introducirá un impuesto sobre las inversiones, cuyos ingresos también serán encaminados a ayudar a enfermos de SIDA.

El Expresidente Clinton durante la Conferencia de SIDA

El Expresidente Clinton durante la Conferencia de SIDA

Señal de esperanza

Aunque no se hayan podido presentar éxitos o nuevos conocimientos médicos, la conferencia de Washington emitió una señal de esperanza. “Es realista decir que vamos a encontrar una cura, aún si no sabemos si esto se logrará dentro de cinco, 15 ó más años,” dijo Holger Wicht. El doctor Anthony Harries, de la Unión Internacional contra la tuberculosis y enfermedades pulmonares, en París, subrayó otro aspecto: “Si empezamos antes con el tratamiento antiviral, podemos contribuir mucho a limitar la epidemia.” Además, se podrían reducir enfermedades secundarias como la tuberculosis, que en muchos países todavía es causa de muerte.

La organización Médicos sin Fronteras hizo hincapié en la importancia de reducir los costos de los medicamentos de SIDA. Mientras la primera generación de medicamentos se puede obtener como genéricos baratos, los medicamentos nuevos siguen siendo muy caros.

DW recomienda