Condena Alemania torturas de la CIA | El Mundo | DW | 10.12.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Condena Alemania torturas de la CIA

Al mismo tiempo, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, alabó a Barack Obama por haberse distanciado de la política de George W. Bush.

Alemania condenó hoy las torturas practicadas por la agencia de seguridad estadounidense CIA que salieron a la luz a través de un amplio informe del Senado de Estados Unidos.

"Una violación tan grave de los valores liberales y democráticos no puede volver a repetirse", urgió el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, en declaraciones que adelanta el diario de masas "Bild".

Steinmeier elogió al mismo tiempo al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por haberse distanciado claramente de la política de su antecesor, George W. Bush.

La decisión de Washington de admitir errores y prometer públicamente que algo así vuelva a suceder es un paso importante, valoró el titular de la diplomacia germana.

"No mentí"

Por otra parte, el exdirector de la CIA, Michael Hayden, negó haber mentido al expresidente George W. Bush y al Congreso de EE.UU. sobre las prácticas de interrogatorio de esa agencia de inteligencia, que fueron "más brutales" y menos efectivas de lo que se creía, según una investigación del Senado estadounidense.

"Yo no mentí ni engañé al Congreso", se defendió Hayden, quien dirigió la Agencia Nacional de Inteligencia (CIA) en el segundo mandato de Bush, durante una entrevista con la cadena NBC.

Hayden cuestionó, además, el rigor del informe del Comité de Inteligencia del Senado divulgado este martes y que aseguró que la CIA llevó a cabo prácticas de interrogatorio "más brutales" y menos efectivas de lo que había admitido en los años posteriores a los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Ese informe analiza los polémicos métodos de interrogatorio a sospechosos de terrorismo en los ocho años posteriores al 11-S, que incluyeron asfixias simuladas, baños en agua congelada, privación de sueño durante más de una semana, alimentación e hidratación rectal, así como amenazas de abusos y muerte.

EL(dpa, efe)

Publicidad