Condena a Colombia por tres asesinatos paramilitares en 1994 | América Latina | DW | 19.12.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Condena a Colombia por tres asesinatos paramilitares en 1994

El Estado ya había admitido su responsabilidad en el caso, juzgado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por vínculos entre miembros de las fuerzas de seguridad con los grupos paramilitares.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) anunció este martes (18.12.2018) que condenó al Estado colombiano por la muerte de Noel Omeara Carrascal, Héctor Álvarez Sánchez y Manuel Omeara Miraval, víctimas en 1994 de atentados de paramilitares perpetrados en colaboración con autoridades estatales. La condena incluye una indemnización de casi un millón de dólares para los descendientes.

Noel Omeara fue tiroteado mientras comía en un restaurante en 1994 y murió cinco meses después en el hospital. Su hijo, Manuel, empezó a investigar con la sospecha de que podrían estar implicados agentes estatales. En agosto de ese año fue secuestrado y un mes después apareció su cadáver. En octubre fue tiroteado en su casa Héctor Álvarez, que quedó paralítico y murió en el año 2000. Sus familiares han estado buscando justicia desde entoces.

En la sentencia, la Corte recuerda que el Estado colombiano aceptó parcialmente su responsabilidad en este caso, cuyos hechos ocurrieron en los municipios de Aguachica y San Martín, en el departamento de Cesar. El tribunal "constató la existencia de vínculos entre miembros de la Fuerza Pública de Colombia y grupos paramilitares" y "estableció la relación que en ese momento habrían mantenido grupos paramilitares con el cuerpo de seguridad del Estado denominado Unidad Nacional Antisecuestro y Extorsión (Unase), integrado por miembros del Ejército Nacional, Policía Nacional y Departamento Administrativo de Seguridad (DAS)".

"Este vínculo se manifestó a través de acciones directas de apoyo, colaboración y coordinación, o bien por medio de omisiones de miembros de la Fuerza Pública que favorecían por aquiescencia o tolerancia las acciones de grupos paramilitares, y que terminaron con la muerte de los tres miembros de las familias Omeara y Álvarez", indicó la CorteIDH.

El Estado también es responsable por la violación de otros derechos de los familiares de las víctimas como el de la libre circulación y residencia, garantías judiciales y protección judicial. La Corte ordenó al Estado cumplir con medidas de reparación económica y atención psicológica gratuita para los familiares de las víctimas, así como realizar un acto público de reconocimiento de la responsabilidad internacional por este caso.

El Estado también debe "continuar eficazmente las investigaciones abiertas, desarrollándolas con la debida diligencia y en un plazo razonable, a fin de individualizar, juzgar y, en su caso, sancionar a los responsables de los hechos". Además, Colombia debe comenzar una investigación sobre la alegada tortura que habría sufrido Manuel Omeara Miraval.

La CorteIDH, con sede en Costa Rica, forma parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) y sus fallos son de acatamiento obligatorio para los países miembros.

lgc (efe/universal/elcolombiano)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda