Comienza el juicio por cohecho al expresidente alemán Wulff | Alemania | DW | 14.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Comienza el juicio por cohecho al expresidente alemán Wulff

El expresidente alemán Christian Wulff comenzó a ser juzgado por el caso de presunto cohecho que forzó su renuncia al cargo a principios de 2012, en el inicio de un proceso rodeado de una enorme expectativa mediática.

Es el primer juicio a un expresidente de la República Federal de Alemania. Wulff, de 54 años, está acusado de cohecho por un supuesto trato de favor al productor de cine David Groenewold, acusado a su vez de corrupción.

"No es un día fácil. Pero estoy seguro de que podré esclarecer todas las acusaciones, porque actué correctamente en el cargo", dijo el político de la Unión Cristianodemócrata (CDU) antes de entrar en la corte de Hannover, norte de Alemania.

Según los fiscales, Wulff aceptó una invitación de Groenewold a la Fiesta de la Cerveza de Múnich en 2008, cuando era primer ministro de Baja Sajonia, por 719,40 euros (964 dólares). Luego promovió un proyecto de Groenewold ante el gigante electrónico Siemens.

El político de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Angela Merkel se defendió diciendo que no sabía que su amigo hubiera asumido parte de los gastos de alojamiento y se preguntó si no era lícito poder invitar o dejarse invitar por amigos a una comida.

Escándalo y renuncia

El escándalo Wulff estalló en diciembre de 2011, cuando el diario más leído de

Alemania, el sensacionalista "Bild", publicó que el entonces presidente alemán había recibido un crédito privado de un amigo empresario para comprarse una casa.

Las acusaciones de tráfico de influencias y vacaciones pagadas por empresarios amigos se sucedieron durante semanas en los principales medios de comunicación alemanes, mientras el político negaba cualquier irregularidad.

Wulff decidió renunciar a la presidencia el 17 de febrero de 2012, apenas 20 meses después de asumir el cargo y un día después de que la Fiscalía General solicitara suspender su inmunidad para poder investigarlo.

La amplia investigación fue desechando y minimizando desde entonces todos los cargos y sospechas, con excepción del viaje a la "Oktoberfest" de Múnich. En abril, la fiscalía ofreció a Wulff y Groenewold evitar la demanda a cambio de un pago de 20.000 euros, pero ambos se negaron.

Días más tarde, los fiscales anunciaron la acusación. En el marco del juicio que comenzó este jueves (14.11.2013) hay programadas 22 audiencias hasta principios de abril de 2014. Serán llamados a declarar 46 testigos, incluidos una conocida actriz de televisión y el dueño de uno de los mayores grupos de medios. El fallo puede ser apelado ante el Tribunal Superior de Alemania.

CP (dpa, rtr)

Publicidad