Colonia: vacunación contra el coronavirus en barrio con problemas sociales | Alemania | DW | 07.05.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Colonia: vacunación contra el coronavirus en barrio con problemas sociales

Llevar la vacuna a los lugares en donde tiene lugar el mayor número de contagios por razones de pobreza y hacinamiento es la fórmula de la ciudad de Colonia. Un proyecto piloto que promete hacer escuela.

Kölnberg, complejo de apartamentos para personas de bajos recursos en el sur de Colonia

Kölnberg, complejo de apartamentos para personas de bajos recursos en el sur de Colonia

El gris complejo de torres de viviendas de Kölnberg, en la localidad de Meschenich, se erigió en 1973 en las afueras del sur de Colonia como una obra pensada para los más pobres. Sus habitantes se cuentan entre los más vulnerables de la región, sea porque son refugiados, inmigrantes o alemanes desempleados que reciben subsidios del Estado. En Kölnberg viven cerca de 4.000 personas de 60 países.

Este viernes 7 de mayo, Sahin Aydogan se prepara a recibir la primera dosis. "Quiero vacunarme para volver a sentirme más seguro", dice a DW este hombre de 42 años. "Vivimos en una zona en donde todo es estrecho. En el ascensor, las escaleras, o al hacer las compras: en todas partes es muy posible contagiarse".

Köln Meschenich Kölnberg | Impfungen gegen Coronavirus

Sahin Aydogan, espera conseguir trabajo más fácilmente como vacunado

El Kölnberg ha sido golpeado por la pandemia mucho más fuertemente que los barrios de ricos en Alemania. Aydogan conoce a muchos que ya se han contagiado con coronavirus, cuenta. Guardar la distancia social es casi imposible aquí: muchas personas viven en la pobreza, son familias con cuatro hijos viviendo en apartamentos de 50 metros cuadrados. El Estado apoya a los desempleados con 400 euros; a los refugiados les entrega unos 350 euros. Muchos residentes del Kölnberg llevan poco tiempo en Alemania y tienen dificultades para orientarse en el laberinto de las normas a seguir en la pandemia.

Apagando focos de descontento social

Michael Kliem, que dirige un consultorio de medicina de familia aquí, puede confirmarlo. "Muchas personas en el Kölnberg viven en condiciones precarias", dice después de quitarse el traje de protección y la máscara. En la actualidad, Kliem es el responsable de las vacunaciones, junto con la asociación humanitaria Caritas y la ciudad de Colonia, que organiza la campaña móvil de vacunación.

El médico Michael Kliem lleva a cabo la vacunación apoyada por Caritas y organizada por la cuidad de Colonia

El médico Michael Kliem lleva a cabo la vacunación apoyada por Caritas y organizada por la cuidad de Colonia

A pesar de que el orden de vacunación establecido por Alemania prioriza a los más adultos, aquí son los jóvenes y otras personas sin comorbilidades los que reciben la vacuna. Colonia quiere vacunar al mayor número posible de personas en los barrios con tasas de infección especialmente elevadas, por lo que ha obtenido una exención y ha conseguido una partida adicional de vacunas. La ciudad lleva a cabo este proyecto piloto para reducir los riesgos de expansión del virus. Otras ciudades quieren seguir el ejemplo. "Nos alegramos de que los habitantes se hagan vacunar, porque nos ayuda a frenar el número de contagios", dice Kliem.

Me vacuo para sentirme "más protegida”

Angelina, de 19 años, solo quiere dar su nombre de pila. "No quiero la vacuna porque pretenda irme de vacaciones, solo quiero sentirme más protegida", dice. "Mucha gente se pasea sin mascarillas y no sigue las normas de distancia. Lo veo todo el tiempo como vendedora en un supermercado".

Las autoridades optaron por aplicar aquí la vacuna de Johnson & Johnson, porque solo se necesita una dosis. 

Amir Rakhsh-Bahar es trabajador social en el centro juvenil del complejo desde hace 11 años. El ya estuvo contagiado y luego de seis meses fue también vacunado. Amir señala el balcón en el quinto piso: "Ahí es donde crecí". En ese momento se siente el golpe de una bolsa de basura lanzada desde uno de los pisos más altos a la calle. "Por desgracia, esto es la normalidad”, dice Amir Rakhsh-Bahar y explica: "No es una excusa, pero se tarda 20 minutos en bajar la basura personalmente, y ahora hay miedo de contagiarse en el ascensor y las escaleras".

El Kölnberg se ha convertido en un símbolo del hacinamiento urbano de las capas más desfavorecidas. Cuando una empresa de producción de televisión busca un escenario para grabar una película sobre tráfico de drogas, delincuencia de las bandas o prostitución, viene aquí. Los reportes en las noticias sobre el Kölnberg tampoco suelen ser halagüeños. Casi nadie se olvida de mencionar las numerosas ratas o el cadáver que en 2014 fue lanzado desde el noveno piso. Por ello, muchos residentes reaccionan de forma hostil cuando ven cámaras o periodistas. Si vives aquí, llevas un estigma.

A estas alturas, la cola fuera del centro de Cáritas ya es corta. Después de recibir la vacuna, Angelina toma aire, a pesar de la mascarilla. "Me siento liberada. Al fin puedo mirar hacia adelante y no tener miedo de contagiarme en el trabajo", dice. Sahin Aydogan también expresa su esperanza: "Debido a la pandemia, se ha vuelto aún más difícil encontrar un trabajo. Quizá tenga más posibilidades ahora que me he vacunado".

(jov/er)

DW recomienda