Colombia acepta promesa de Rusia de “no intervenir” en conflicto con Nicaragua | América Latina | DW | 19.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Colombia acepta promesa de Rusia de “no intervenir” en conflicto con Nicaragua

La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, se declaró satisfecha con la aclaración de Rusia de que no intervendrá en caso de un eventual conflicto armado con Nicaragua.

María Angela Holguín, ministra de Relaciones Exteriores de Colombia.

María Angela Holguín, ministra de Relaciones Exteriores de Colombia.

El gobierno colombiano del presidente Juan Manuel Santos había expresado inquietud a raíz de publicaciones de la prensa nicaragüense que citaban a un almirante ruso que decía que Moscú estaba dispuesto a respaldar al país centroamericano en caso de una confrontación militar con Colombia. Recientemente dos aviones bombarderos rusos sobrevolaron territorio colombiano aparentemente para enviar una señal de intimidación. El Congreso de Colombia pidió entonces explicaciones.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia publicó ahora un comunicado para aclarar las palabras del oficial y explicar que no pretende una intervención militar en América Latina.

"Quedamos satisfechos con el comunicado del gobierno de Rusia, que fue muy claro", dijo Holguín, tras destacar que las relaciones entre Bogotá y Moscú son "positivas". "Creo en el comunicado del gobierno ruso, que fue muy claro en eso de mantener una buena relación con Colombia. Obviamente conocemos que ese gobierno tiene tanto con Nicaragua como con Venezuela unos acuerdos para compra de embarcaciones y aeronaves, y eso no quiere decir que los rusos vayan a intervenir en la región", sostuvo.

Colombia busca evitar confrontación

Holguín también manifestó que el gobierno de su país ha dialogado con el de Nicaragua para mantener contactos diplomáticos que eviten una confrontación. La canciller hizo el pronunciamiento al cumplirse este 19 de noviembre un año del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) que le concedió a Nicaragua la soberanía de una zona del mar Caribe en la que Colombia ha ejercido control.

Nicaragua presentó en 2001 una demanda ante la CIJ tras desconocer el tratado Esguerra-Bárcenas, mediante el cual entregó a Colombia en 1928 la soberanía del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

El tribunal ratificó la soberanía colombiana sobre las islas en 2007 y en su fallo del 19 de noviembre de 2012 estableció que siete cayos del archipiélago seguirán bajo jurisdicción de Bogotá, aunque corrió hacia el este el punto que Colombia consideraba como límite y entregó a Nicaragua unas 200 millas náuticas.

Dos de esos cayos quedaron enclavados en aguas bajo soberanía de Nicaragua, lo que ha sido considerado desde entonces por el gobierno colombiano como una "contradicción".

Colombia sigue buscando “alternativas jurídicas”

El presidente Juan Manuel Santos anunció en septiembre que su país considerará "inaplicable" el fallo hasta que se firme un tratado "que proteja los derechos de los colombianos". Santos se justificó con el argumento de que la Constitución colombiana establece que los límites del país solamente pueden ser

modificados por el Congreso, por lo que no es aceptable el fallo de un organismo internacional. Tan pronto se conoció el fallo, Colombia inició las gestiones para su retiro del Pacto de Bogotá, suscrito en 1948 y que reconoce la jurisdicción del tribunal de La Haya.

Según la canciller Holguín, el gobierno sigue estudiando alternativas jurídicas frente al fallo. "Queremos hacerlo de manera cuidadosa, con seriedad”. Por su parte, el comandante de la Armada, vicealmirante Hernando Wills, dijo que si institución sigue realizando patrullajes en las aguas colombiana para garantizar la soberanía.

jov (dpa, caracol)