Cocaína en avión argentino: las rutas de la droga son flexibles | Política | DW | 14.01.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Cocaína en avión argentino: las rutas de la droga son flexibles

Tras varias operaciones de narcotráfico entre Argentina y España frustradas por fuerzas de seguridad españolas, expertos alemanes conversan con Deutsche Welle sobre el tráfico de drogas entre Europa y América Latina.

Cocaína es prácticamente la única droga que se trafica entre América Latina y Europa.

Cocaína es prácticamente la única droga que se trafica entre América Latina y Europa.

Las fuerzas de seguridad españolas dieron al traste el último año con varias operaciones y hasta una red de tráfico de cocaína entre Argentina y España. En la última operación fueron detenidos tres hijos de ex altos mandos de la Fuerza Aérea argentina –los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá y Gastón Miret– por tratar de introducir casi una tonelada de la droga con un avión privado que aterrizó en el aeropuerto El Prat, en Barcelona, el pasado 2 de enero.

Los investigadores argentinos analizan si "el avión de Medical Jet salió limpio de Argentina”, como afirmó al inicio la prensa local, o la droga estaba en Cabo Verde, donde la aeronave tocó suelo antes de dirigirse a España. La última hipótesis publicada esta semana por el diario Clarín, afirma que el jet sólo se abasteció de combustible en Cabo Verde, pero venía cargado desde alguno de los aeropuertos argentinos donde estuvo antes: Morón, El Palomar o Ezeiza.

¿Nexos con México, Colombia y Bolivia?

Además, se investiga si los detenidos en Barcelona tienen nexos con la banda narcotraficante mexicana con la que habría colaborado la modelo colombiana Angie Sanclemente Valencia, detenida en Argentina por contrabando de drogas en mayo pasado. La colombiana, relacionada con un narcotraficante mexicano, reclutaba a otras modelos como "mulas" para transportar droga a Europa vía México.

Según indicaron fuentes judiciales, la propia empresa de jets privados Medical Jet –a la que pertenecía el avión donde se incautaron 940 kilogramos de cocaína– habría llevado hasta la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra a supuestos integrantes de la banda integrada por la modelo Sanclemente Valencia.

Dos expertos alemanes conversaron con Deutsche Welle sobre la situación actual del comercio ilegal de cocaína entre Europa y América Latina.

Caso argentino: ni la pauta, ni la ruta principal

Kokainfund in Deutschland Hamburg

Un paraguayo fue condenado en Hamburgo, relacionado con 1,3 toneladas de cocaína incautadas en abril de 2010.

“La mayoría de los traficantes actúan de un modo más refinado”, explica el Dr. Karl-Dieter Hoffmann, director del Instituto Central de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Católica de Eichstät-Ingolstadt. Puede ser que los argentinos detenidos “se hayan confiado en que son los terroristas quienes ocupan ahora la atención de las autoridades y no el tráfico de drogas, pero un caso como éste es más bien un caso aislado”, asegura Hoffmann.

“Argentina no es conocida como clásico país de origen de la cocaína que llega a Europa, pero como típico país del Atlántico sí es un país de tránsito”, aclara Daniel Brombacher, asesor del proyecto de Política de Drogas Orientada al Desarrollo, de la Sociedad Alemana de Cooperación Internacional (GIZ). Y efectivamente, como sugiere el presunto vuelo de la aeronave privada de Medical Jet a Santa Cruz de la Sierra, “gran parte de la cocaína que llega a Argentina proviene de Bolivia”, agrega Hoffmann.

Sin embargo, el crimen organizado que trafica la cocaína es muy flexible y las rutas cambian frecuentemente. El control aéreo en Europa, por ejemplo, “es muy denso”, dijo Brombacher a Deutsche Welle. Así que el propio éxito de las autoridades en la incautación de grandes cantidades de droga lleva consigo el cambio de las rutas de los traficantes para minimizar sus riesgos.

Es difícil hablar de tendencias, pero existen tres rutas principales entre Europa y América Latina, que no son las únicas pero sí las más frecuentadas en los últimos años. Entre ellas, Argentina aparece sólo como un puerto más.

Kokain Drogenhandel nach Europa über West Afrika Guinea Bissau

África occidental puede haber perdido protagonismo entre las rutas.

Rutas “apreciadas” entre América Latina y Europa

La ruta más directa va desde el Caribe a Europa, en vuelos comerciales, con “mulas”, afirma Daniel Brombacher, que ha publicado varios artículos sobre el tema. En segundo lugar, se habla de una ruta que sale desde Suramérica, de los países del Atlántico, en buques de carga, yates o aviones de turismo, pasando muchas veces por islas como Madeira o las Canarias. Y, por último, está la llamada “ruta africana’” que inicia igualmente en países del Atlántico sudamericano y pasa, en buques de carga o avionetas pequeñas, por países de África occidental.

La península ibérica, España y Portugal, “son las mayores puertas de entrada para estas drogas provenientes de América Latina”, confirma el experto de cooperación para temas de drogas de la agencia alemana GIZ. Ello tiene que ver con la ubicación geográfica y las relaciones comerciales y culturales de estos países con la región, que son las más estrechas de toda Europa. Los ibéricos alojan además a la mayor parte de la diáspora latina en el continente.

África occidental fue centro de preocupaciones alrededor del 2005, por el aumento marcado de incautaciones de cocaína proveniente de la región. Pero “las incautaciones han disminuido bastante en los últimos años, lo que no necesariamente refleja una disminución del tráfico”, sugiere Brombacher, pues la base de datos africana para el registro de estos casos es “muy débil”.

Por otra parte, es posible que África occidental haya dejado de jugar el rol esencial que representaba hace cinco años, opina el director del Centro de Estudios Latinoamericanos de Eichstätt. Entretanto se sabe que ésta es (o fue) una “ruta apreciada”, así que los vuelos y suministros de productos hacia Europa están sometidos a estrictos controles y los traficantes han tenido que idear “nuevos trucos”.

Cocaína: Estados Unidos menos y Europa más

15.05.2009 projekt zukunft kokain 2

Europa ha aumentado su participación en el consumo mundial.

Cocaína es prácticamente la única droga que se trafica entre América Latina y Europa y su comercio transatlántico ha aumentado en los últimos años, a la vez que ha disminuido el tráfico hacia los Estados Unidos, que sigue siendo un fuerte consumidor, pero redujo su consumo prácticamente a la mitad en los últimos 20 años, precisa Daniel Brombacher.

No obstante, el consumo de cocaína no ha aumentado en todos los países europeos por igual. Según las estadísticas del European Monitoring Center for Drugs and Drugs Adictions, éste se ha multiplicado en los últimos años fundamentalmente en Gran Bretaña, España, Italia y, en menor medida, en países como Francia, Irlanda y Dinamarca. En Alemania ha disminuido progresivamente. En general, los delitos relacionados con drogas (incluido el consumo y el tráfico) se triplicaron en España y cuadriplicaron en Gran Bretaña recientemente.

Schade um das Kokain (Arnold Hau)

Colombia ha destruido plantaciones de coca para sustituirlas por otros cultivos.

Cooperación para el desarrollo antidrogas

En los múltiples foros de cooperación política en la lucha antidrogas entre la Unión Europea y América Latina, reina el lema de la responsabilidad compartida entre países productores y países consumidores de droga. Pero esto es, por supuesto, parte de la “política simbólica”, opina Hoffmann. "El problema fundamental no se cambia con mayor éxito en la intercepción y confiscación del tráfico", destaca el experto.

Alemania, a través de la GIZ y por encargo del ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo, busca impulsar el enfrentamiento del fenómeno desde su base. El país impulsa proyectos de cooperación que contribuyan a “reducir la dependencia de los campesinos de la economía de drogas en los países de cultivo, estableciendo alternativas con otros cultivos”.

“Las agencias de cooperación alemanas han aprendido que no basta, sin embargo, con sustituir coca por café”, advierte Brombacher. Por ello las agencias se concentran en asesorar al Gobierno alemán y a sus socios en América Latina sobre cómo impulsar y apoyar la transformación del entorno social, legal e institucional en el que se lleva a cabo la producción de drogas”.

Autora: Rosa Muñoz Lima
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda