Cientos de indicios en caso ″Maddie″ tras llamamiento en TV alemana | Europa | DW | 17.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Cientos de indicios en caso "Maddie" tras llamamiento en TV alemana

El llamamiento lanzado en la televisión pública alemana por el caso de "Maddie" McCann, la niña británica desaparecida en 2007 en el sur de Portugal, condujo a más de 500 indicios, según informó el canal ZDF. La noche del miércoles (16.10.2013) se emitió un programa de televisión en ZDF en el que se expusieron los nuevos datos que se tienen del caso y se mostraron retratos robot de personas a las que se necesita localizar y contactar por considerarlas clave para la resolución del caso. "Si saben algo, por favor, por favor, atrévanse e informen de ello", declaró la madre de la pequeña, Kate McCann, en el programa que siguieron más de siete millones de personas. Madeleine McCann desapareció la noche del 3 de mayo de 2007 en el sur de Portugal, donde su familia pasaba las vacaciones en un apartamento de un resort próximo a Praia da Luz, en el Algarve portugués. De la pequeña, de entonces casi cuatro años, se perdió el rastro cuando los padres habían salido a cenar en un restaurante cercano. A sus dos hermanos no les pasó nada. Los padres no pierden la esperanza de encontrarla con vida y están llevando una campaña de medios para reactivar el caso, primero en la televisión británica, luego en la holandesa y ahora en la alemana. "No hay ningún indico que nos haga pensar que Madeleine está muerta", afirmó Gerry McCann. "La echamos de menos cada día", agregó el abatido padre. "Aún hoy es muy difícil entender que algo tan horrible, increíble le ha pasado a nuestra hija", comentó su madre. Los dos intentan salir adelante, también por sus dos hijos pequeños. "Naturalmente debemos vivir con ello cada día y nos hemos adaptado a la vida sin Madeleine. Sin embargo, somos una familia de cinco miembros aunque actualmente sólo estemos cuatro juntos", agregó Kate McCann. (dpa)

Publicidad