Cien años del sufragio femenino en Alemania: la lucha sigue | Política | DW | 12.11.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

Cien años del sufragio femenino en Alemania: la lucha sigue

La introducción del voto femenino hace ya un siglo años fue un primer paso, pero la igualdad de derechos está lejos de suponer una igualdad de oportunidades. Las mujeres tienen que seguir luchando, afirma Anja Brockmann.

Nunca antes las mujeres tuvieron tanta educación en Alemania como hoy en día. En muchas especialidades académicas las chicas superaron hace mucho a los chicos. Sin embargo, a menudo los hombres obtienen mejores puestos, tanto en la economía como en la política. La proporción de mujeres en el Bundestag alemán es actualmente tan baja hace veinte años. La igualdad "sigue siendo una tarea permanente", afirma también la canciller Angela Merkel, dando involuntariamente una prueba, tras 13 años en el cargo, de la mediocre situación.

Sí, la elección de Merkel como canciller supuso en Alemania un crucial punto de inflexión para su época. Sí, en su entorno más cercano, la canciller promovió a las mujeres. Incluso nombró a una ministra de Defensa, la primera de la República Federal. Y no, no se han dejado avasallar por ningún hombre, sin importar si se llamaba Gerhard Schröder, Vladimir Putin o Donald Trump.

Ningún golpe en la mesa por parte de Angela Merkel

Pero la mujer más poderosa del mundo rara vez se ha pronunciado sobre política de la mujer y durante demasiado tiempo ha asumido únicamente compromisos voluntarios, en lugar de establecer cuotas vinculantes ni en la política, ni en las empresas ni en, siquiera, su propio partido. Mientras tanto, ella siente que ha sido demasiado masculina y reconoce ahora que su partido, la CDU, está distanciándose de las votantes femeninas y debe reaccionar. ¡Por fin! La política de mujer parece pasar a primer plano.

Deutsche Welle Brockmann, Anja Portrait (DW/B. Geilert)

Anja Brockmann, de la redacción de Política y Sociedad de DW.

Todavía queda mucho por hacer. Alemania necesita un nuevo sistema tributario. Uno que no fomente que las mujeres casadas que ganan poco se queden en casa. Y debe, finalmente, eliminarse la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, que es mayor en Alemania que en cualquier otro país de Europa. Y hay una necesidad urgente de introducir modelos igualitarios en puestos directivos, que más colegios abarquen la jornada completa: la lista es larga.

Las mujeres tienen que involucrarse

Para que esto suceda, hacen falta mujeres que se involucren en la política, que participen, que sean modelos a seguir. Esto es agotador y no cabe en las estructuras existentes actualmente sin aliados: hombres, como el esposo de Annegret Kramp-Karrenbauer, secretario general de la CDU. Ha renunciado a su trabajo para que su esposa pueda comenzar su carrera política. Ojo a la elección de pareja: un consejo que pocas veces se sigue.

Más mujeres que hombres se abstuvieron en las elecciones generales de 2017. ¡No votar no es una alternativa! Las votantes deben ser conscientes de su poder y usarlo. Hay que mostrar la tarjeta roja a los equipos exclusivamente masculinos en política. Deben usar sus votos para recompensar a los hombres y mujeres que no practican una política inmovilista, que quieren tomar en serio sus problemas y resolverlos.

La política de la mujer es también un asunto de hombres

¡Y los hombres deben finalmente darse cuenta de que la política de mujer también va con ellos! Que vale la pena luchar por ella. Un ejemplo del mercado laboral: a partir de 2019 la ley garantizará la posibilidad de regresar al trabajo a tiempo completo después de un período de trabajo a media jornada. Esto también ofrece a los hombres modelos más flexibles en los horarios de trabajo, una pequeña revolución para muchas familias.

Para las empresas políticas, esta revolución comenzó hace cien años, con el derecho activo y pasivo al sufragio de las mujeres. O sea, el derecho a elegir a sus representantes políticos y a ser elegidas asimismo como representantes políticas. Ese mensaje es tan actual hoy como lo era entonces: un parlamento en el que las mujeres están infrarrepresentadas no representa a la sociedad. Y pierde, a la larga, su legitimidad. Eso daña la democracia. Especialmente en tiempos en que es atacada desde muchos frentes.

(CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda