Christian Lindner, líder del FDP, critica la intervención en Afganistán | Alemania decide | DW | 23.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania decide

Christian Lindner, líder del FDP, critica la intervención en Afganistán

En entrevista con DW, el jefe de los liberales atacó la política de refugiados de Angela Merkel. El proceso de petición de asilo es demasiado lento. Él, por su parte, propone una política migratoria con “cuatro puertas”.

"Para nosotros no es posible prolongar indefinidamente la misión militar en Afganistán”, dijo el líder del Partido Liberal Demócrata (FDP), Christian Lindner, a la redactora en jefe de DW, Ines Pohl, y al presentador Jaafar Abdul Karim. El candidato principal de dicho partido a la cancillería en las elecciones federales del 24 de septiembre justificó su postura: "Los objetivos no se han alcanzado. Convertir Afganistán en una democracia orientada a Occidente y a la economía de mercado quizás fue un objetivo demasiado ambicioso desde el punto de vista cultural y civilizatorio, teniendo en cuenta el tiempo disponible."

La intervención internacional bajo el mandato de Estados Unidos dura entretanto 16 años. Al principio de esta semana, Donald Trump anunció el refuerzo de tropas en Afganistán. Lindner dijo a Deutsche Welle: "No creo que una misión de este tipo sea oportuna para el ejército alemán”.

Christian Lindner.

Christian Lindner y las "cuatro puertas" para su política de migración.

El candidato de 38 años de edad no tuvo pelos en la lengua a la hora de contestar preguntas controvertidas. Con respecto a Turquía dijo: "Tras los últimos acontecimientos todos los semáforos de la cooperación económica deberían ponerse en rojo”. En concreto, Lindner propuso no garantizar "más avales para la exportación, no más debates sobre facilidades aduaneras y otras medidas”. Añadió que "se lo debemos a la oposición en Turquía”, el país  donde en julio  de 2016 se detuvo a miles de personas y se restringió la libertad de prensa. Recientemente detuvieron en España al escritor turco-alemán Dogan Akhanli debido a una orden búsqueda emitida por Turquía a través de Interpol. Este escritor de 60 años es alemán y vive en Colonia.

Lindner criticó duramente la política de refugiados de la canciller alemana, Angela Merkel. Para él, el procedimiento de petición de asilo "es demasiado lento”. Para acelerarlo, propone "un estatus propio” que garantice la protección humanitaria a los refugiados temporalmente y "después de comprobar su identidad, las personas reciben un permiso de residencia y ayudas. Obtienen un acceso inmediato al mercado laboral. Pero el permiso de residencia es estrictamente temporal. Cuando retorne la paz en su país de origen, las personas deberán, en general, abandonar Alemania”.

Las propuestas de Lindner para una mejor política de refugiados son parte de su plan para una política futura de migración. Alemania es un país de inmigración, dijo el líder del FDP. Él apuesta por definir con claridad cuáles son los accesos a Alemania. Lindner habló de ”cuatro puertas”. La primera puerta es la petición de asilo. Es un derecho fundamental para el que no puede haber restricciones. Este solo afecta a pocas personas, por ejemplo, las que sufren persecución.

Christian Lindner.

Lindner: "El Gobierno alemán no debe, en mi opinión, fomentar la exportación de armas a regiones inestables".

La segunda puerta se llama "refugiado". No se trata, según el candidato, de las personas que sufren persecución, sino de las que huyen de las guerras y la violencia A la pregunta de la redactora en jefe, Ines Pohl, de si habrá un tope máximo, Lindner contestó: "Cuando hablo de un tope máximo, no me refiero a una cifra concreta, si no al límite de nuestra capacidad de acogida."

La tercera puerta, según su idea de política migratoria, está dirigida a la "migración cualificada”. Se practicaría una selección cuidadosa de personas que pueden entrar a Alemania, teniendo en cuenta ciertos criterios, como el conocimiento del idioma y niveles de estudio. La última puerta de Lindner permanece cerrada para quienes no tengan el derecho al asilo, no sean refugiados o no sean inmigrantes cualificados.

Si el candidato del FDP podrá poner en práctica sus propuestas, depende naturalmente de los resultados de los comicios y las posteriores negociaciones para formar coalición. Según los datos arrojados por el instituto Infratest dimap, el FDP estaría casi empatadado en porcetaje de votos, el 8%, con Los Verdes y la Alternativa para Alemania; La Izquierda obtendría el 9%. La lucha por el tercer puesto en las elecciones generales está muy reñida. Lindner ya ha dejado entrever en las últimas semanas que también se podría imaginar formar parte de la oposición. Preferiblemente como líder de la oposición.

Si el FDP se sentase de nuevo, tras el 24 de septiembre, en la mesa gubernamental, Lindner dijo: "Me entronco en la tradición de la política alemana de distensión.

Marcel Fürstenau (RMR/ER)