Choque de trenes en Polonia deja por lo menos 16 muertos | Europa | DW | 04.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Choque de trenes en Polonia deja por lo menos 16 muertos

Los equipos de rescate esperaban esta mañana la llegada de equipamiento especializado para comenzar a levantar los vagones siniestrados y recuperar el último de los cadáveres.

Las tareas de rescate tras el choque frontal de dos trenes en el sur de Polonia, que el sábado costó la vida a 16 personas, prosiguen hoy, mientras se espera la llegada de un equipo especializado para poder retirar los vagones de las vías.

En el accidente resultaron heridas 58 personas, varias de ellas se encuentran en estado crítico, por lo que el ministro del Interior temía que la cifra de víctimas pudiese aumentar.

Los vagones descarrilaron tras la colisión y cuatro quedaron completamente destruidos. "No se produjo una frenada de emergencia, sólo una colisión. De pronto todo quedó a oscuras y el tren paró", relató el pasajero Dariusz Winiewski a un canal de televisión.

"Esta es la catástrofe más trágica en años", dijo el primer ministro polaco Donald Tusk, que llegó al lugar del accidente todavía en la noche del sábado. "Estamos con las familias y los familiares de aquellos que han fallecido".

Los equipos de rescate esperaban esta mañana la llegada de equipamiento especializado para comenzar a levantar los vagones siniestrados y recuperar todos los cadáveres.

Hasta ahora sólo se pudo identificar a seis de los muertos, entre ellos una mujer de nacionalidad estadounidense, indicó el fiscal a cargo de investigar el accidente Tomasz Ozimek. Tampoco se sabe qué les ocurrió a los dos maquinistas.

Unos 450 bomberos y 100 policías estuvieron registrando el tren hasta las cuatro de la madrugada (03:00 GMT) de hoy para evacuar a los heridos, que fueron trasladados en ambulancias y helicópteros a los hospitales cercanos.

El accidente tuvo lugar cerca de la ciudad de Zawiercie, cuando un tren de seis vagones que viajaba de Przemysl a Varsovia chochó con un convoy de cuatro vagones que viajaba a Cracovia, la capital polaca. Este segundo tren se desplazaba por las vías equivocadas por razones que todavía se desconocen.

En el tramo del siniestro la velocidad estaba limitada a 120 kilómetros por hora. En una vía paralela estaban realizando tareas de reparación. Se investiga además a qué velocidad circulaban los trenes y si uno de ellos frenó. Los resultados de las pesquisas se esperan para los próximos días.

En total, en ambos trenes se estima que viajaban unas 350 personas. De acuerdo con un portavoz de la compañía estatal ferroviaria PKP, el tren con trayecto Przemysl-Varsovia tenía siete vagones y transportaba a 250 pasajeros. Mientras, en el tren con trayecto Varsovia-Cracovia viajaban entre 120 y 150 personas.

Cuatro de los vagones quedaron completamente destruidos y las tareas de rescate se centraron en los primeros vagones de cada convoy, que fueron los más afectados.

"Los tres primeros vagones parecían un acordeón. Yo estaba atrapado en la parte delantera del cuarto vagón, sólo a medio metro detrás de la zona más destruida. Cuando por fin conseguí llegar al pasillo del tren, le di las gracias a Dios", citaba el portal de Internet wyborcza.pl a uno de los supervivientes.

El presidente polaco, Bronislaw Komorowski, visitó hoy a los heridos en el hospital de la ciudad Sosnowiec. Según dijo a los familiares de dos mujeres heridas, él sabe de primera mano lo importante que es el contacto con la familia. Anunció además que decretaría luto nacional una vez retirados los vagones de las vías.

DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda

Publicidad