China reporta casos de gripe H7N9 en otra región | Salud | DW | 14.04.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

China reporta casos de gripe H7N9 en otra región

En Henan dos personas dieron positivo a los exámenes, al tiempo que el número de muertos aumenta a 13.

Una nueva región de China se suma a la lista de zonas del país con más habitantes de la Tierra que presentan casos de la cepa de gripe aviaria H7N9. Se trata de Henan, donde este domingo (14.04.2013) las autoridades informaron de dos personas infectadas. Uno de ellos, un hombre de 34 años, se encuentra en estado crítico en un hospital.

El otro paciente, un granjero de 65 años, se encuentra estable. Aparentemente, los dos nuevos pacientes no tenían relación alguna entre ellos. Un total de 19 personas que tuvieron estrecho contacto con las dos nuevas víctimas de la cepa se encuentran bajo observación, aunque por el momento no han mostrado síntomas de la enfermedad.

Asimismo, se notificaron dos personas más que fallecieron como consecuencia de la gripe H7N9, lo que aumenta a 13 el número de muertos desde que estalló la crisis por esta enfermedad, desconocida hasta hace poco. Por el momento no hay pruebas de que el mal se contagie entre seres humanos.

OMS llama a la calma

Otros cuatro casos se confirmaron en la provincia de Zhejiang, al Este de China, zona del país donde más casos se han presentado. También se identificaron tres víctimas más en Shanghái, el centro comercial del gigante asiático, elevando el número total de casos en la ciudad a 24, con un total de nueve muertes, según informaron medios estatales.

"No hay modo de predecir cómo se extenderá (el virus), pero no es una sorpresa si hay casos en diferentes lugares como en Pekín", dijo Michael O'Leary, representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la ciudad. "Hasta donde sabemos, todos los casos son infecciones individuales de forma esporádica y sin relación entre ellas", añadió la autoridad sanitaria.

Los investigadores tratan de encontrar la fuente en medio de la preocupación de que desemboque en una pandemia mortal similar a la del Síndrome Respiratorio Severo Agudo (SARS) del 2003, que mató a uno de cada 10 de los 8.000 infectados en todo el mundo.

DZC (dpa, Reuters, Europa Press)

DW recomienda

Publicidad