China: indigación por ″smog″ desata críticas inusuales en medios | El Mundo | DW | 15.01.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

China: indigación por "smog" desata críticas inusuales en medios

La gran nube de smog que cubre Pekín y otras ciudades y la escasa reacción de las autoridades han desatado una crítica inusual en los medios de comunicación estatales de China.

Pedestrians cross a street, some wearing face masks, during polluted weather in Beijing on January 13, 2013. Dense smog shrouded Beijing, with pollution at hazardous levels for a second day and residents advised to stay indoors, state media said. AFP PHOTO / Ed Jones (Photo credit should read Ed Jones/AFP/Getty Images)

Luftverschmutzung in Peking China

"Ya basta". Esa es la opinión generalizada de los comentarios, que cuestionan el "impresionante" y ciego crecimiento a costa del medio ambiente.

"Una China bonita comienza por un aire sano", tituló por ejemplo el periódico del Partido Comunista, "Diario del Pueblo". Según este rotativo, China no puede seguir con su senda de desarrollo bajo el lema "primero ensuciar, después limpiar". A los funcionarios les califica de incompetentes, por haber considerado que la contaminación del aire era una insignificancia.

"Más que el 'smog', es la escasa reacción de las autoridades lo que quita el aire a la gente", aseguró por su parte el "Beijing Qingnianbao". Los responsables no tienen sentido de la urgencia, agrega el periódico, que les acusa de haber reaccionado demasiado despacio y de haber ayudado poco a la población.

Y eso a pesar de que el "smog" no es un fenómeno nuevo. "Al observar las reacciones no se ven avances, ni experiencia, ni ayuda, sino falta de preparación", afirmó el diario perteneciente a la poderosa liga juvenil del Partido Comunista.

No hay duda de que entre los medios las formas han cambiado. El pasado invierno, los órganos de propaganda estatales minimizaban la contaminación del aire y calificaban las mediciones de la embajada estadounidense de injerencia en asuntos internos. Incluso se ridiculizaba el uso de las mascarillas, consideradas innecesarias.

Pero ante la actual nube de polvo con olor carbón quemado y azufre, así como el dramático aumento de pacientes, es imposible ignorar la latente crisis climática del país.

"La intensa nube de contaminación pone a China ante un espejo", señaló el diario "Huanqiu Shibao", que forma parte del "Diario del Pueblo". "¿Es esa la modernización de China?", se pregunta. No se trata de reaccionar a la postre, señalan también otros medios de comunicación, que reclaman un cambio en la política climática. "Un país con el cielo marró y un aire nocivo no es bonito", resumió la agencia de noticias estatal Xinhua.

No se trata sólo de que este invierno el "smog" haya superado los límites registrados hasta el momento. Las dimensiones de la contaminación ambiental han sido también patentes gracias a que en muchas ciudades hay ahora estaciones que miden la calidad del aire.

Las precursoras de éstas fueron las mediciones de la embajada estadounidense y los consulados, que todo el mundo puede consultar a través de Internet.

No está claro si el nuevo presidente del Partido, Xi Jingping, comparte la indignación por la contaminación climática, y si ese es el motivo por el que los medios de comunicación se están pudiendo hacer tanto eco del problema. Los nuevos líderes, al igual que los anteriores, saben que la contaminación medioambiental es uno de los problemas que más preocupan a su población.

Y ante esta situación el gobierno no debe parecer inactivo. Por eso, teniendo en cuenta que la falta de protección del medio ambiente también se relaciona con el sistema corrupto, no democrático y poco transparente de China, los líderes del partido culpan a instancias inferiores.

Los comentaristas de los medios estatales advierten que en último lugar se trata también de la estabilidad social de China. El profesor Pan Xiaochuan, de la Universidad de Pekín, reclama una mayor protección del clima y una mayor supervisión. "Si no", alerta, "China puede vivir consecuencias en el medio ambiente o incluso protestas debido a los problemas de salud".

dpa

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

Publicidad