China a la caza de Alemania | Economía | DW | 20.07.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

China a la caza de Alemania

Pekín lo anuncia: China le quitaría, este mismo año, el tercer puesto a Alemania como tercera mayor economía mundial. Pero son los chinos los que deberían preocuparse, dicen expertos. La economía China se recalienta.

Shanghai, pujante y futurista.

Shanghai, pujante y futurista.

La pujanza de la economía china causa en casi todo el mundo reacciones encontradas: admiración y temor. Casi a diario hay nuevas cifras sobre el impetuoso crecimiento de China que ya se ha posicionado como una de las economías más fuertes del mundo.

Gracias a la apertura de China al comercio y las inversiones privadas en 1980, el producto interno bruto chino ha crecido desde 2003 alrededor del 10% anual. Es más, el superávit de exportaciones chinas en 2005 pasó los 101 mil millones de dólares. Se presume que China será en 2020 el mercado automotriz más grande del mundo. Ese país asiático ya produce más de siete millones de automóviles por año. Pero también en otros sectores China ha sobrepasado a decenas de países; en la producción de granos, de hierro, de carbón mineral, por ejemplo.

La distancia entre los dos es cada vez más corta

Y como si fuera poco, las autoridades chinas han anunciado ahora “el mayor crecimiento en 12 años”. ¿Cuándo sobrepasará China a Alemania como tercera economía más grande del mundo? – O acaso…¿Ya lo hizo? Los economistas internacionales aún no se ponen de acuerdo.

Según los funcionarios de la Agencia china de Estadísticas; el producto interno bruto (PIB) de ese país aumentó el 11,5% en los últimos doce meses. “Sabemos que hay diferentes cálculos pero lo seguro es que la ventaja que nos lleva Alemania es cada vez más corta”, dijo Liu Xiaochao, vocero oficial a las agencias de prensa.

Uno de los lunares empero, es que la inflación en China también se ha disparado, pasando de 3,2% en enero al 4,4% de junio de este año (2007). Aún así, ya en 2005 China había dejado atrás a Gran Bretaña que ahora pasó a ocupar el quinto lugar después de Estados Unidos, Japón, Alemania y China como mayores economías del mundo.

Dieciséis veces más rico, dieciséis veces más pobre

Con un rendimiento económico de alrededor de los 2,7 mil millones de dólares China resopla fuertemente en la nuca de los alemanes. Los expertos estiman que si China, en efecto, supera el 12% de crecimiento en 2007, desbancará a Alemania este mismo año del duro tercer lugar.

Pero tan fácil no parecen las cuentas. Mientras el PIB per cápita en China sólo llega a los 2.000 dólares anuales, en Alemania, según estadísticas de la Organización Europea para la Cooperación y el Desarrollo (OECD), es de 28.605 dólares anuales.

Por otra parte, todo parece indicar que el crecimiento en Alemania pierde impulso. Mientras en 2006 el crecimiento económico alemán fue de 3,6%, algunos economistas temen que sólo se llegue al 2,7% en 2007.

Sea como sea, algunos industriales no parecen tan preocupados con el hecho de que China crezca más y más rápido que Alemania. Al fin y al cabo, “es positivo que nuestros clientes se enriquezcan”, dijo el presidente de la Asociación alemana del Comercio al por mayor, Anton Börner, al diario muniqués Süddeutsche Zeitung.

¿Más cuentos chinos?

Otras voces van más allá y hablan de que “es, realmente, China la que tendría que preocuparse, como lo dice el comentarista económico Janis Vougioukas en el citado diario. Janis Vougioukas tiene grandes dudas sobre la veracidad de los cálculos que, constantemente presentan las autoridades chinas y afirma que “si las cifras son reales, la población urbana de China sería un 75% más rica que lo que dicen las estadísticas extranjeras”.

El comentarista precisa que los cálculos oficiales que emite Pekín se hacen sin contar que hay 16 veces más chinos que alemanes. Así que, a pesar de que se anuncie que China pronto cazará a Alemania, tiene que recordarse que los alemanes están 16 veces en mejores condiciones que los chinos.

Y, en efecto, “son los chinos los que deberían preocuparse, ya que han perdido el control del boom. Ya en 2004 el Banco Central chino tuvo que frenar fondos para importantes proyectos de infraestructura con el fin de reducir las presiones especulativas. Cada vez son más los analistas que coinciden en que la economía china se está recalentando peligrosamente debido al “exceso de inversiones y a la creciente inflación”.

DW recomienda