Chile conmemora dividido 45 años del golpe que derrocó a Allende | Chile en DW | DW | 11.09.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Chile

Chile conmemora dividido 45 años del golpe que derrocó a Allende

Los chilenos conmemoran el 45 aniversario del golpe militar que derrocó al presidente socialista Salvador Allende (1970-1973), una de las emblemáticas fechas que siguen dividiendo al país sudamericano.

Memorial del Estadio Nacional de Santiago de Chile, donde fueron detenidas ilegalmente, torturadas y asesinadas miles de personas por la dictadura de Pinochet.

Memorial del Estadio Nacional de Santiago de Chile, donde fueron detenidas ilegalmente, torturadas y asesinadas miles de personas por la dictadura de Pinochet.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, acompañado de ministros y funcionarios conmemoró los 45 años del golpe de Estado, en una ceremonia ecuménica en el palacio de La Moneda, el mismo que en 1973 fue bombardeado por la Fuerza Aérea y donde murió el entonces presidente Salvador Allende (1970-1973).

Los partidos de la oposición, desde el centro a la izquierda, en cambio, realizaron un acto en la sede del Congreso Nacional, también en Santiago de Chile, convocado por el presidente del Senado, el socialista Carlos Montes, donde se elogió la figura de Allende y se recordó a las víctimas de la dictadura (1973-1990).

Piñera: “pequeñas divisiones o pequeños rencores”

Piñera dijo que "hoy no recordamos ese día para profundizar en el odio, sino para sacar lecciones". En la misma línea de lo que dijo el fin de semana en un diario local y una columna que fue publicada hoy, el mandatario aseguró que "el 11 de septiembre de 1973, nuestra democracia no murió de muerte súbita, venía muy enferma y de mucho tiempo".

Piñera: Los países deben recordar su historia, pero nunca deben quedarse atrapados en la historia. (Imago/C. Iglesias)

Piñera: "Los países deben recordar su historia, pero nunca deben quedarse atrapados en la historia."

Destacó que "los países deben recordar su historia, pero nunca deben quedarse atrapados en la historia, porque la historia, por definición, ya pasó" y dijo que "el futuro es un libro abierto, en que podemos tomar los pinceles y trazar los caminos del futuro". 

"Yo quiero hacer un llamado a todos mis compatriotas, y muy especialmente a los que tienen responsabilidades especiales por ejercer cargos de elección popular, a no perder de vista la gran misión y el gran desafío que tenemos por delante y a no dejarnos atrapar por las pequeñas divisiones o los pequeños rencores que tantas veces nos han desviado del camino", sostuvo al destacar la importancia de llegar a acuerdos.

Carmen Frei: "se espera verdad y justicia"

En forma paralela, las dirigencias de los Partidos Socialista y Por la Democracia realizaron un pequeño recorrido desde las afueras de La Moneda. Hicieron una parada en la puerta por donde fue sacado el cuerpo sin vida de Allende y luego realizaron un pequeño homenaje junto a una estatua del presidente socialista, en el Plaza de la Constitución, frente al palacio presidencial, antes de dirigirse a la sede del Congreso.

Marcia Tambutti Allende, presidenta de la Fundación Salvador Allende, y Carlos Montes, presidente del Senado, encabezaron la conmemoración en el Congreso. (Imago/A. Chile)

Marcia Tambutti Allende, presidenta de la Fundación Salvador Allende, y Carlos Montes, presidente del Senado, encabezaron la conmemoración en el Congreso.

Ahí, el presidente del Senado, Carlos Montes, aseguro que el Gobierno de la Unidad Popular, que lideró Allende, "como todo proceso político, no estuvo exento de errores, pero siempre avanzó por la vía democrática".

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández, nieta de Salvador Allende, dijo que "a diferencia de lo que se ha dicho, Allende fue un tremendo demócrata y hasta último momento quiso llamar a un plebiscito. Era un hombre que creía en la democracia".

Carmen Frei, vicepresidenta de la Democracia Cristiana e hija del expresidente Eduardo Frei Montalva. (Imago/A. Chile)

Carmen Frei, vicepresidenta de la Democracia Cristiana e hija del expresidente Eduardo Frei Montalva.

También tomó la palabra la exsenadora Carmen Frei, actual vicepresidenta de la Democracia Cristiana e hija del expresidente Eduardo Frei Montalva, quien afirmó que "los pactos de silencio de la dictadura, desgraciadamente, siguen en pie y en muchos hogares se espera verdad y justicia".

Durante toda la jornada de aniversario, se están realizando actos y homenajes en distintos puntos del país, como en la sede del Congreso, en Valparaíso, visitas de familiares de víctimas a La Moneda, para depositar flores, y a los lugares que sirvieron de centros de detención durante la dictadura, como Villa Grimaldi y el Estadio Nacional.

Las organizaciones de derechos humanos realizaron el domingo una marcha hasta el cementerio general de Santiago de Chile, donde se encuentran la tumba de Allende y un memorial que recuerda a los detenidos-desaparecidos durante el régimen castrense.

Como parte de los homenajes, los familiares de las víctimas visitaron lugares que sirvieron de centros de detención durante la dictadura, como Villa Grimaldi y el Estadio Nacional (foto).

Como parte de los homenajes, los familiares de las víctimas visitaron lugares que sirvieron de centros de detención durante la dictadura, como Villa Grimaldi y el Estadio Nacional (foto).

Polémica decisión judicial

Este aniversario ha estado marcado por la polémica suscitada por la decisión de la Justicia de poner en libertad en agosto a un grupo de siete militares, en su mayoría oficiales actualmente retirados de las Fuerzas Armadas, que estaban condenados por crímenes de lesa humanidad durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Allende se suicidó de un disparo el mismo día del golpe, después del alzamiento militar encabezado por el general Pinochet, entonces jefe del Ejército. Pinochet ordenó atacar con tanques y bombardear con aviones de la Fuerza Aérea La Moneda, la sede del Ejecutivo chileno, en la que se encontraba el mandatario socialista, que se negaba a entregar el mando como exigían los golpistas.

Después del golpe, el nuevo régimen ordenó cerrar el Congreso, prohibió toda actividad de los partidos políticos, la circulación de la prensa, cerró radioemisoras y canales de televisión e inició una feroz persecución contra funcionarios y adherentes del derrocado Gobierno.

Varios miles de personas fueron a parar a los campos de concentración como el Estadio Nacional y Villa Grimaldi, entre otros, abiertos por la dictadura a lo largo y ancho del país, donde fueron torturados o asesinados. Todavía muchos continúan considerados como “detenidos-desaparecidos”.

El régimen de Pinochet terminó el 11 de marzo de 1990, después de su derrota en el plebiscito del 5 de octubre de 1988, al que convocó con el objetivo de que los chilenos le extendieran su "mandato" por ocho años más, hasta 1998.

El resultado adverso para la dictadura dio paso a la celebración de las primeras elecciones presidenciales libres en 20 años, que ganó la oposición al régimen encabezada por el demócrata cristiano Patricio Aylwin, quien gobernó entre 1990 y 1994.

rml/cp (dpa, efe, rtr)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema