Cheesecake Romeo y Julieta | Con sabor y saber | DW | 16.04.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Con sabor y saber

Cheesecake Romeo y Julieta

Cheesecake Romeo y Julieta

Molde de 26 cm y sin horno

 

Base:

  • 200 g de galletas integrales
  • 100 g de mantequilla

 

Para el relleno de queso:

  • 500 g de ricotta
  • 300 g de queso crema
  • 300 ml de crema
  • Jugo y cáscara rallada de un limón grande (mínimo 30 ml)
  • 80 g de azúcar
  • 100 ml de leche
  • 1 vaina de vainilla o polvo de vainilla
  • 10 hojas de gelatina blanca

 

Para la crema de guayaba:

  • 500 g de guayaba
  • 200 ml vino blanco
  • Canela, clavo de olor y jengibre
  • 5 hojas de gelatina blanca

 

Preparación:

Primero derretimos la mantequilla en una cazuela; paralelamente metemos las galletas en una trituradora, añadimos la mantequilla derretida y lo mezclamos bien hasta conseguir una masa homogénea que nos servirá de base.  Una vez lista, distribuimos la mezcla en el molde y presionamos con ayuda de un rodillo. Se mete en el frigorífico y dejamos reposar.

A continuación hacemos el relleno. Mientras dejamos 10 hojas de gelatina en agua helada durante unos 10 minutos, vamos batiendo la crema. En un recipiente, mezclamos el requesón, el queso crema y la crema batida hasta obtener una masa cremosa. Agregamos la ralladura del limón y la vainilla.

En una cacerola, ponemos ahora zumo de limón con azúcar en 100 ml de agua y lo ponemos al fuego. Tan pronto como el azúcar se haya disuelto, lo retiramos y disolvemos dentro la gelatina que habíamos dejado en remojo. Después,  unimos el contenido de la cacerola con nuestra mezcla de quesos y crema para el relleno. Removemos cuidadosamente hasta que esté suave.

Ahora extendemos la capa blanca sobre la base de galletas . Metemos el molde en la refrigeradora durante 2 ó 3 horas.

Seguimos con la cobertura. Cortamos el bloque de la pasta de guayaba en cubos pequeños y los introducimos en una cacerola.  Pelamos y cortamos jengibre en rodajas gruesas.  La pasta de guayaba se va disolviendo a fuego lento con el vino y las especias. Removemos de vez en cuando con una cuchara de madera y finalmente retiramos del fuego.

De nuevo se dejan 4 hojas de gelatina en agua fría durante al menos 10 minutos; luego, las escurrimos bien y añadimos a la mezcla de guayaba caliente.

Removemos bien y extendemos la masa tibia, casi fría, sobre el pastel de queso con una espátula de cocina  y lo dejamos enfriar en la nevera entre 2 a 3 horas.

¡Y listo! ¡Buen provecho!