“Cannabis – Quo vadis?” - Congreso especial sobre cannabis en Berlín | Salud | DW | 11.11.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Salud

“Cannabis – Quo vadis?” - Congreso especial sobre cannabis en Berlín

En los últimos 25 años, se duplicó la cifra de niños y jóvenes entre 12 y 25 años de edad consumidores de marihuana y hachís en Alemania.

Supuestamente el humo de cannabis es menos cancerígeno que el de tabaco

Supuestamente el humo de cannabis es menos cancerígeno que el de tabaco

Alrededor del 30 por ciento de los niños y jóvenes entre 12 y 25 años en Alemania han consumido por lo menos una vez marihuana o hachís, dicen los expertos. El director de la Sociedad Delphi para la investigación, asesoramiento y desarrollo de proyectos, Peter Tossmann, dijo hoy en la apertura del Congreso sobre cannabis en Berlín que entre los jóvenes, el 27% de las mujeres y el 35% de los varones consumen algún derivado de la planta de cannabis. Estos datos provienen de un sondeo realizado en 2003 por la Central Federal de de Instrucción Salubre. En la encuesta de 1979, solamente el 16% de los jóvenes de las edades mencionadas habían tenido alguna experiencia con los productos del cannabis.

Tossmann agregó que entre los jóvenes de 18 a 20 años el consumo está enormemente difundido. El secretario de Estado para la salud y protección del consumidor, Hermann Schulte-Sasse, dijo que “evidentemente el cannabis es un tema que nos desafía”. Según el Ministerio Federal de Educación e Investigación, cannabis es la sustancia ilegal de mayor consumo en el mundo occidental e Ingo Michels de la Oficina Federal de Drogas asegura que el consumo de cannabis ha subido de manera extraordinaria.

Información al alcance de la mano

Buch Marihuana -The Forbidden Medicine

El libro de Lester Grinspoon, M.D., titulado "Marihuana: la medicina prohibida".

Hoy en día, cualquiera tiene acceso a la información de la red. Sólo necesitamos escribir en la computador las palabras cannabis, marihuana o hachís y obtenemos toda la información sobre la planta, sus derivados, usos medicinales, propiedades curativas, ventajas y desventajas de su consumo, etc. Aparecen títulos como “El humo de cannabis es menos cancerígeno que el de tabaco” (solocannabis.com), “Cannabis fomenta el crecimiento de células grises” (equipo de investigadores canadienses del neuropsicólogo Xia Zhang), “Jesucristo empleaba esencia de cannabis para curar enfermos” (elmundo.es) y otros tantos más que no sólo atraen la atención de los jóvenes sino que además les sirven para justificar el consumo de esta planta hipnótica.

Frente a la falta creciente de perspectivas laborales, la imposibilidad de financiar estudios, la pérdida de valores espirituales y tantas otras características de nuestro tiempo, la juventud busca evasión en las drogas. Mientras que la heroína, la cocaína y el alcohol impiden la reproducción de células en el hipocampo y su uso excesivo puede producir daños graves e irreparables, drogas del tipo de la marihuana pueden tener el efecto contrario con la sustancia THC (tetrahidrocannabinol).

Legalización o prohibición

Cannabis auf Rezept in den Niederlanden

Marihuana medicinal para venta en farmacias holandesas bajo prescripción médica.

Es sabido que la prohibición de algo aumenta el interés. Así “funcionamos” los humanos. El parlamento suizo aprobó la legalización de las drogas llamadas “blandas” en el 2000. Holanda, en el 2002, en Inglaterra desde hace tiempo se trata con cannabis a enfermos de esclerosis múltiple para reducir los dolores musculares y los espasmos. Además, la marihuana se usa para reducir la presión intraocular en casos de glaucoma, para reducir los efectos colaterales de la quimioterapia en casos de cáncer y de tratamientos contra el sida, para reducir dolores y para prevenir ataques epilépticos (www.el-mundo.es/salud/).

Habría que diferenciar el uso medicinal del uso como estupefaciente. Alemania tendrá que plantearse si en un futuro habrá medicamentos a base de cannabis para comprar bajo receta en la farmacia. Por otro lado, no basta con prohibir una sustancia. Quizás sea mejor observar cuáles son las causas que llevan a la juventud a un consumo desmedido y buscar soluciones.