Camino pedregoso | Deportes | DW | 10.10.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Camino pedregoso

En su ruta hacia el Mundial del 2010 en Sudáfrica, el seleccionado alemán tienen muchos más escollos por superar que simplemente el partido contra Rusia, el rival de turno este fin de semana en las eliminatorias.

default

René Adler sustituirá a Robert Enke en el arco.

El sub campeón europeo, comandado por el entrenador Joachim Löw, se encuentra en pleno proceso de redefinición, y pese a que las posibilidades de obtener un cupo directo al Mundial del 2010, terminando de primero en su grupo eliminatorio, no corren peligro, sí está en juego que tan pedregoso y espinado será el camino a Sudáfrica. DW-WORLD analiza cuales son los puntos claves del cambio.

Fussball Bundesliga 1. FC Nürnberg Hannover 96

El arquero de Hannover, Enke (der.), se fracturó una mano.


Portería


Alemania consiguió el segundo puesto en la Eurocopa respaldándose en un pilar que desde su posición bajo los tres palos comunicaba seguridad, imponía orden y respiraba autoridad: el arquero Jens Lehmann.


Éste, sin embargó, decidió retirarse de la selección nacional cumplido el máximo torneo del fútbol europeo, dejando tras de sí un gran vacío y abriendo la puerta para una aguerrida competencia entre los arqueros que aspiran a convertirse en sus sucesores en la portería alemana. Además el entrenador Löw tiene a su disposición una larga listas de candidatos, lo cual no facilita las cosas.


Robert Enke, Rene Adler, Tim Wiese, Manuel Neuer e incluso el caído en desgracia Timo Hildebrand, hacen parte del grupo de excelentes arqueros alemanes con méritos suficientes para reclamar la posición titular en la selección. Todos ellos quieren estar en el Mundial del 2010 y todos ellos saben que la mejor forma de garantizar su viaje a Sudáfrica es consolidándose como parte del plantel que disputa las eliminatorias.


Löw optó por la que a juicio de la crítica era la mejor opción: empezar a consolidar al guardameta del Hannover, Robert Enke, en la titularidad, como una forma de reconocimiento a una larga carrera con gran experiencia internacional (de todos los candidatos el más curtido), a su casi impecable balance en la Bundesliga, y al orden y tranquilidad que con sus años (31) irradia.


Pero por culpa de una lesión sufrida previa al partido contra Rusia, Enke tiene que marginarse del equipo nacional, lo cual vuelve a colocar las cosas en su punto de partida. Rene Adler, del Leverkusen, asumirá ahora la responsabilidad de defender el arco alemán, y Löw y su equipo están en la obligación de compaginar al joven talento de 23 años en la mecánica de juego.

Mannschaftskapitän Michael Ballack

La figura de Michael Ballack causa controversia.


Adler jugará contra Rusia por primera vez en el conjunto nacional de mayores, pero la pregunta sobre en quién recaerá el honor de ser el arquero número 1 de Alemania continúa sin respuesta.


Jerarquía


Al interior del equipo se produjo una profunda fisura de autoridad durante la Eurocopa, por culpa de una disputa entre el capitán Michael Ballack y el gerente del seleccionado Oliver Bierhoff, que desde hace meses, y pese a los repetidos anuncios de reconciliación, continúa librándose a través de declaraciones insidiosas y de agresión mutua ante los medios de comunicación.


Lo que empezó inmediatamente tras la final de la Eurocopa como una diferencia de opiniones, cargada de emociones, sobre la forma en la cual había que manejar la derrota y si era necesario festejar en Berlín con la afición el segundo puesto obtenido, se convirtió en una permanente guerra en la cual Ballack ha criticado la forma en la que Bierhoff conduce administrativamente la selección, y éste, por su parte, el rendimiento deportivo del capitán.


El entrenador Löw ha tenido que intervenir, en dos ocasiones ha oficiado como mediador en la disputa y, en vista de que ésta no cesa, ha optado por, también en público, despojar de poderes al jugador que alguna vez fue su gran líder. “La selección necesita más que un líder, es imposible que una sola persona asuma este papel, la jerarquía al interior del equipo ha cambiado” dijo Löw hablando sobre el caso Ballack.

Hitzlsperger

Thomas Hitzlsperger, de Stuttgart, es parte de una nueva generación.


Lo que el entrenador no reveló es cómo luce esa nueva jerarquía, pero lo cierto es que la autoridad del capitán fue puesta en entredicho.


La revolución de los jóvenes


En los últimos partidos del seleccionado alemán, y tras las bajas por lesión en su momento de Metzelder, Frings, Ballack y Schneider, un grupo de jóvenes jugadores tuvo la oportunidad de mostrarse y acumular puntos para integrar el plantel que estará casi que seguramente en Sudáfrica.


Piotr Trochowski, Marko Marín, Sedar Tasci, Thomas Hitzlperger y Simon Rolfes, acumularon méritos suficientes para ser considerados dignos de un puesto en el equipo titular. Ahora con el regreso de los veteranos Frings y Ballack sus opciones bajaron, pero ellos lo han tomado como una declaración de guerra y el técnico Löw los tranquilizó asegurandoles que sus deseos de ir al Mundial podrán convertirse en realidad.


Eso colocó a los experimentados integrantes del equipo que participó en el Mundial del 2006 en estado de alerta, la garantía con la que contaban les fue retirada, ya no habrá jugadores inamovibles, y esa situación, sumada a las otras dos mencionadas, hará turbulento el viaje al Mundial del 2010.

DW recomienda

Publicidad