Cada vez más personas sin hogar en Alemania | Alemania | DW | 16.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Cada vez más personas sin hogar en Alemania

Angela Merkel dice que Alemania es un país en el que se vive "bien y en el que da gusto vivir". Las cifras muestran una realidad diferente: en 2016 se registraron 860.000 personas sin hogar.

Son las diez de la mañana en la Casa Sebastián, un refugio de emergencia para personas sin hogar. Algunas fuman en la entrada. Otras desayunan en la cocina común. Nelly Grunwald es la directora de una asociación que dirige la Casa Sebastián y otras casas en Bonn. Según ella, los alojamientos están "más llenos que nunca". Especialmente en los meses de invierno, más y más personas acuden a estos centros sociales por no tener un techo sobre la cabeza.

Cada vez hay más personas sin hogar, no solo en Bonn, sino en toda Alemania. La Asociación Federal para las Personas sin Hogar (BAGW) acaba de presentar su evaluación. Según sus datos, 420.000 personas no tenían un hogar propio en 2016, casi un tercio más que en 2014. Asimismo, más del doble de refugiados con permiso de residencia tampoco encuentra una vivienda propia. Esto se debe sobre todo a la falta de vivienda asequible en Alemania.

Un cuarto en la Casa Sebastián en Bonn.

Un cuarto en la Casa Sebastián en Bonn.

Sin embargo, esto no significa que los refugiados sin hogar terminen automáticamente en la calle. La mayoría de ellos simplemente sigue viviendo en los centros de acogida. De las otras 420.000 personas sin hogar en Alemania, solo una parte relativamente pequeña vive realmente en la calle. La directora de la BAGW, Werena Rosenke, explica: "Calculamos que actualmente unas 52.000 personas viven en la calle. La mayor parte de las personas sin hogar vive con amigos o familiares, algunos también alquilan cuartos en hoteles económicos, o se alojan en centros sociales financiados por la ciudad o por organizaciones caritativas."

Varios factores

La Casa Sebastián es un buen ejemplo: Gwendolin Eckers llegó aquí hace un mes. Su caso muestra cómo varias circunstancias desafortunadas se pueden juntar y llevar a una catástrofe. "Tuvimos problemas con el propietario de nuestro apartamento, porque mi pareja se había mudado aunque seguía siendo el principal inquilino", cuenta la mujer de 36 años. Luego su pareja tuvo un grave accidente y se vio obligada a pasar seis meses en el hospital. Después llegó la orden de desalojo.

Más información:

Un 20 por ciento de los alemanes, al borde de la pobreza

Alemania es pobre y rica a la vez

Por no cumplir normas, evacuan 400 viviendas en Dortmund

La mayoría de las personas pierde su hogar debido a problemas financieros. La causa puede ser una enfermedad o la pérdida del trabajo que conducen a más y más problemas. Algunos de los problemas iniciales no parecen ser tan graves. Puede tratarse de una separación o de una mudanza. En la mayoría de los casos, las difíciles condiciones sociales, problemas mentales o una adicción también juegan un papel.

"Los políticos no reaccionaron durante mucho tiempo"

A esto se agrega el mercado de vivienda altamente competitivo, que suele castigar a los que ganan poco y a los que reciben asistencia social del Estado. "Actualmente es casi imposible conseguir una vivienda para personas que perdieron su hogar", dice Rosenke. De este modo el problema se agrava aún más. Las cifras de personas sin hogar suben, y las personas que buscan una vivienda no la encuentran por discriminación y falta de vivienda asequible.

Gwendolin Eckers es consciente de que será muy difícil encontrar un hogar desde un refugio para personas sin techo y sin trabajo. Sin embargo, todos los días busca en internet algo apropiado para ella y su pareja. "Solo espero que algún propietario nos dé una oportunidad y que estemos fuera de esto para fin de año. Sería el mejor regalo de navidad". 

Autora: Ines Eisele (GG/VT)

DW recomienda

Publicidad