¿Cómo será la nueva política de refugiados de Merkel? | Europa | DW | 05.07.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

¿Cómo será la nueva política de refugiados de Merkel?

Los populistas de derecha, tanto alemanes como europeos, han demonizado la política de refugiados de Merkel. Y ahora que la canciller ha dado un paso a la derecha, se sigue rechazando el nuevo rumbo de Alemania.

Fue un día para hacer publicidad sobre la nueva política de refugiados de Berlín. Angela Merkel quiso agradar al líder del populismo de derecha europeo, Viktor Orban, con su cambio de rumbo. El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, elogió primero en el Bundestag y luego en Austria lo que había alcanzado después de un largo tira y afloja con Merkel, lo que ya está siendo criticado por la oposición, juristas y vecinos europeos.

Se trata de dos asuntos: por un lado, el realineamiento a nivel europeo, por el que Angela Merkel luchó en la cumbre de la UE en Bruselas y que se considera un endurecimiento de la política de migración europea. Por otro lado, el acuerdo en Alemania al que llegó  Angela Merkel con su ministro del Interior, Horst Seehofer, y que en general se considera un endurecimiento de la política alemana de asilo o, como dice Seehofer, un "cambio en la política de asilo".

Angela Merkel y Horst Seehofer.

Angela Merkel mirando a su ministro del Interior, Horst Seehofer: una imagen vale más que mil palabras.

En caso de duda, no hay acceso al país

Horst Seehofer está satisfecho con este arreglo. En el Bundestag, elogió el acuerdo, que debería garantizar más orden y control de la migración. Básicamente, habrá menos refugiados en el país, se registrarán en los llamados "centros de tránsito" y, en caso de duda, serán rechazados en la frontera alemana. Horst Seehofer no quiere que los refugiados regresen a Alemania una y otra vez.

Desde que Angela Merkel permitió el acceso a Alemania a un millón de refugiados en 2015, Horst Seehofer juzga duramente a la canciller. Este coincide en su crítica con el partido populista de derecha AfD en Alemania, y en Europa, con el canciller de Austria, Sebastian Kurz, y el primer ministro de Hungría, Viktor Orban. Muchos evalúan la presión de Seehofer sobre Angela Merkel como un acercamiento a la AfD. Después del acuerdo, sin embargo, los populistas de derecha no alabaron el cambio de ruta del gobierno alemán, todo lo contrario.

Cuando Horst Seehofer habla sobre flujos de refugiados en Europa, lo llama "turismo de asilo", como la AfD, pero aquí ya se acaban las similitudes. El plan de Seehofer para controlar a los solicitantes de asilo en tres "centros de tránsito" en la frontera bávara y rechazarlos hacia otros países es, según el político de la AfD Martin Hess, "una tomadura de pelo". Los refugiados simplemente buscarán otra vía, cree Hess. La AfD exige una "protección efectiva de las fronteras nacionales".

Hungría, no a la Europa humanitaria

También en Austria, los planes de Seehofer no han tenido buena acogida. Sebastian Kurz pidió al ministro bávaro del Interior que explicara lo que significaba "rechazos en la frontera germano-austriaca". Después de su encuentro, el canciller austriaco declaró que ha acordado con el ministro del Interior alemán "que no habrá desventajas para Austria". Los refugiados rechazados, según Seefhofer, serán devueltos a los países europeos a donde llegaron: es decir, Italia o Grecia, aunque aún no hay acuerdo con estos países para que vuelvan a acoger a los refugiados.

Merkel quiere pactar con otros Estados de la UE para que reciban de vuelta a los refugiados que fueron registrados en ellos. Orban, desde luego, no lo hará. Los refugiados que registrados en Hungría, llegaron casi todos sin haber sido registrados previamente en Grecia, por lo que ahora considera que no son su problema. Para Merkel, sin embargo, el problema es que Hungría "no se siente responsable", ni siquiera de una Europa humanitaria.

Horst Seehofer y Sebastian Kurz.

El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, y el canciller austriaco, Sebastian Kurz, durante su encuentro en Austria.

Merkel y Orban, dos puntos de vista diferentes

La solución europea de Angela Merkel en cuanto a la política de refugiados es la siguiente manera: al igual que con el acuerdo entre la UE y Turquía, los países del norte de África retienen a los inmigrantes ilegales alejados de Europa. A cambio, la UE ofrece dinero, abre canales legales para profesionales y estudiantes y distribuye refugiados en Europa. Para Orban, la solidaridad de Hungría consiste en tener "8.000 personas armadas" durante todo el día en la frontera sur para proteger también a Alemania de los migrantes.

Merkel, Seehofer, Kurz, Orban y el AfD coinciden solo en un asunto de la política europea de asilo: la protección de las fronteras exteriores de la UE. Todo lo demás sigue siendo objeto de negociaciones entre Alemania, Austria e Italia, entre Hungría y Grecia, y entre la CDU, la CSU y el SPD. Seehofer es entre tanto consciente de esta complejidad. En vez de deportaciones rápidas, anuncia ahora "negociaciones complejas".

Fabian von der Mark (RMR/ER)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

 

DW recomienda

Publicidad