Cómo conseguir medicamentos para todos | Salud | DW | 21.09.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Cómo conseguir medicamentos para todos

Hay buenos medicamentos contra muchas enfermedades. Pero, sobre todo en países en vías de desarrollo, muchos no pueden pagarlos. Bajar los precios no es la única solución, aseguran expertos.

Los medicamentos se abaratan en cuanto se vencen sus patentes y otras empresas farmacéuticas pueden producir y comercializar genéricos (el mismo principio activo bajo otro nombre). Pero “las empresas farmacéuticas tienen que obtener ganancias para poder desarrollar nuevos medicamentos”, afirma Anita Katharina Wagner, profesora de medicina comunitaria de la Harvard Medical School de Boston, Estados Unidos.

Empresas farmacéuticas como la francesa Sanofi aseguran que ofrecen sus medicamentos tan baratos como es posible a los países en vías de desarrollo. Como compensación, comercializan los mismos medicamentos en Europa y Estados Unidos por mucho más de lo que valen. Francois Bompart del programa "Acceso a medicamentos“, de Sanofi, explica que: "el mismo principio activo se vende, por ejemplo, por 50 euros en Europa y Estados Unidos, mientras cuesta unos tres o cuatro euros en África. Y en el medio están países como Brasil, Sudáfrica y Tailandia, que pagan unos 10 y 20 euros”.

Precios escalonados

Este esquema escalonado de precios "tiene sentido", opina Joe Kutzin, de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y es primordial cuando se trata de medicamentos muy caros como los más actuales contra el VIH-SIDA o el cáncer. De lo contrario, las personas de países en vías de desarrollo no podrían adquirirlos.

Los medicamentos se abaratan en cuanto se vences sus patentes y otras empresas farmacéuticas pueden producir y comercializar genéricos.

Los medicamentos se abaratan en cuanto se vences sus patentes y otras empresas farmacéuticas pueden producir y comercializar genéricos.

DW recomienda

Este modelo fracasa sin embargo cuando se trata de enfermedades tropicales, como la africana enfermedad del sueño, que solo padecen personas pobres en países de bajos ingresos.

La única manera de desarrollar medicamentos contra este tipo de males es a través de cooperaciones entre organizaciones no gubernamentales, gobiernos y empresas farmacéuticas. Para producir un medicamento contra la malaria, por ejemplo, la empresa británica GlaxoSmithKline coopera con 11 centros de investigación africanos, con financiamiento de la estadounidense Fundación Bill y Melinda Gates.

Esquemas de financiamiento

Un medicamento relativamente barato puede resultar muy caro a quien no puede pagar por él, cueste lo que cueste. Para mejorar el acceso a la salud pública y, con él, a los medicamentos, es necesario implementar sistemas de financiamiento efectivos, explica Kutzin, de la OMC: “Nos gustaría que los pacientes no tuvieran que pagar justo en el momento en que necesitan un servicio médico, o al menos no tanto que ello represente un obstáculo; que no se vean obligados a elegir entre su bienestar físico y financiero”.

Tim Evans, al frente del departamento de Salud, Alimentación y Población del Banco Mundial, agrega que existen diversas vías de financiamiento, desde los seguros médicos, hasta "los impuestos a los cigarrillos y al alcohol, que se destinan a los fondos de salud".

Éxito en India

La Sociedad Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ, por sus siglas en alemán) apoya al gobierno de la India en la implementación de un sistema de financiamiento que posibilita el acceso gratuito de las familias pobres a los hospitales indios.

El gobierno indio paga hasta unas 30.000 rupias (aproximadamente 340 euros) al año por paciente y repartió, desde 2008, tarjetas inteligentes a las familias más pobres del país. Con ellas, estas personas pueden acudir a determinados hospitales. Si el tratamiento excede las 30.000 rupias, las familias tienen que asumir la diferencia.

Nishant Jain, del programa "Seguridad Social“ del GIZ, en la India, aclara que este límite es bajo, pero garantiza la atención de más familias: "Parece poco dinero pero es suficiente. Hasta ahora se han atendido 5 millones de casos y menos del dos por ciento ha sobrepasado tal límite". Para mejorar la salud pública de un país, opina Jain, se necesita un buen sistema de gestión. Antes de iniciar el programa en la India, apenas había hospitales en la mayoría de las zonas rurales, sobre todo allí donde vivían las personas más pobres. "Ahora hay empresas privadas que instalan hospitales en esas regiones", cuenta Jain. "Ven que hay muchas personas allí que poseen una tarjeta inteligente y prevén que obtendrán ganancias", agrega.

Determinados hospitales en la India tratan a familias pobres que poseen tarjetas inteligentes pagadas por el gobierno.

Determinados hospitales indios tratan a familias pobres con tarjetas inteligentes pagadas por el gobierno.

Formación: ¿más importante que los medicamentos?

"Los medicamentos son una parte importante del servicio médico, pero generalmente no son el punto más crítico", asegura Bompart, de Sanofi: "Se necesitan buenas enfermeras, médicos, especialistas. Sin una buena formación, los medicamentos no sirven de nada".

Como ejemplo, Bompart nombra la epilepsia. Esta enfermedad neurológica crónica afecta a 50 millones de personas en todo el mundo, y el 90 por ciento de ellas vive en países en vías de desarrollo. Los pacientes sufren de ataques recurrentes. Y aunque existen medicamentos que reducen estos ataques, la OMC estima que tres cuartos de los enfermos de epilepsia en los países menos desarrollados no han recibido el tratamiento necesario: "No se trata de que los medicamentos sean muy caros“, explica Bompart, “sino sencillamente de que los pacientes no han sido bien diagnosticados”.

Speciosa Wandira-Kazibwe, médico y consejera de salud del presidente de Uganda, confirma que no es fácil en su país obtener un buen diagnóstico: "Nos falta la técnica para diagnosticar enfermedades", dice. Además, en algunas culturas, la gente cree que los enfermos de epilepsia están poseídos por el diablo o por espíritus malignos. Muchas familias se avergüenzan de los enfermos y los ocultan, en vez de llevarlos al médico. Los programas de ayuda intentan combatir este estigma mostrando a las comunidades que la epilepsia es solo una enfermedad que puede tratarse, como otra cualquiera. Y este es justo el primer paso para que los pacientes puedan acceder a los medicamentos que necesitan para su salud.

Publicidad