Buscando un futuro para Mosul | El Mundo | DW | 24.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Lucha contra EI

Buscando un futuro para Mosul

La batalla por arrebatar Mosul a Estado Islámico entra ya en su segunda semana. En París, este martes se reúnen los países de la OTAN que forman la coalición contra el EI.

Soldados iraquíes enfilan hacia Mosul.

Soldados iraquíes enfilan hacia Mosul.

Esta semana se reúnen en Bruselas los ministros de Defensa de la OTAN. Pero desde principios de año se decidió que días antes se celebrara en París otro encuentro de los países de la OTAN que pertenecen a la coalición que lucha contra Estado Islámico. Ahora, cumplida una semana de que comenzara la ofensiva para recuperar Mosul, bastión de EI en Irak, la reunión de París es de la mayor actualidad. El secretario estadounidense de Defensa, Ashton Carter, quiere presentar ahí informaciones muy actuales acerca de la situación en el terreno de batalla: Carter estuvo la semana pasada en Bagdad y en los territorios kurdos del norte de Irak, a fin de informarse de primera mano sobre el avance de la ofensiva, así como sobre el posible futuro de Mosul tras ser liberada de EI. Antes, Carter llevó a cabo negociaciones en Ankara. Alemania es parte de un total de 60 países que participan en la coalición anti-EI. El ejército alemán colabora en monitoreo aéreo y abastecimiento aéreo, así como en la custodia de un portaviones francés. Además, participa en el abastecimiento de armas y en la instrucción de milicianos kurdos. Por eso, en el encuentro parisino estará presenta la ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen.

Milicias kurdas combaten a EI cerca de Mosul. (Archivo)

Milicias kurdas combaten a EI cerca de Mosul. (Archivo)

Luchas en la coalición

El destino de Mosul tras una eventual derrota de EI ya fue discutido durante una conferencia de 22 países, el pasado jueves 20 de octubre, igualmente en París. El solo hecho de que participaran delegaciones con intereses tan distintos como las de Irán y Arabia Saudí demuestra que la coalición anti-EI está formada en parte por fuerzas antagónicas que poco tienen en común además del Ei como enemigo. También pone de manifiesto la pugna entre Bagdad y Ankara acerca de una posible participación turca en la reconquista de Mosul. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se apoya en la historia turca para enaltecer el "papel histórico” de su país en Mosul, y propone una ofensiva de su ejército. Esto iría en contra de una solicitud específica del primer ministro de Irak, Haider a-Abadi. La base militar que el ejército turco mantiene en territorio kurdo, no lejos de Mosul, constituye una molestia constante para Bagdad. Pero el Estado de Irak no puede hacer nada contra ella. El domingo pasado (23.10.2016), el primer ministro turco, Benali Yildrim, dijo con orgullo a reporteros que soldados de su país apoyan a los peshmerga kurdos en Mosul, con artillería y tanques. Este lunes (24.10.2016), el ejército iraquí desmintió cualquier implicación de su contraparte turca.

Poca es la proporción de civiles que retornan a sus hogares tras derrotas de EI.

Poca es la proporción de civiles que retornan a sus hogares tras derrotas de EI.

Víctimas civiles

Estados Unidos participa con unidades especiales y aviones de combate, junto con Francia e Inglaterra. El comisionado especial de Washington para la lucha contra EI, Brett McGurk, aseguró que en los últimos siete días, aviones de la coalición han lanzado 1776 bombas. La lucha aérea contra la milicia terrorista se ha acentuado. Pero esto ha cobrado víctimas civiles: la ONG Human Rights Watch demandó que se investigue el bombardeo a una mezquita cercana a Mosul, ocurrido el viernes pasado. Trece mujeres y niños murieron en el ataque.

Otra ONG, ArWars, ha contabilizado unos 10.200 ataques aéreos tan solo en Irak desde el comienzo de la lucha contra EI, en agosto de 2014. La coalición anti-EI ha lanzado cerca de 50.000 bombas, con por lo menos 1.687 muertes de civiles, afirma la organización.

Liberación y destrucción

Luego de su avance de 2014, EI ha perdido en los últimos 16 meses la mitad de los territorios que había ocupado en Irak. Pero ha vendido caras estas derrotas. La ONG Crisis Group reportó enormes pérdidas materiales tras la retoma de Faluya, en junio pasado. Pero la destrucción más violenta se produjo a raíz de la retoma de Ramadi, en diciembre de 2015. Ataques aéreos y la posterior lucha terrestre prácticamente hicieron desaparecer a esa ciudad, que contaba con una población de medio millón de habitantes. Por eso, el blog civil Mosuleye, cuya autenticidad es reconocida por muchos expertos en temas relacionados con Irak, envió el siguiente mensaje a los participantes en la conferencia de París: "Nosotros, los ciudadanos de Mosul, no podemos tener confianza en lo que ocurra durante y después de la liberación. Nuestros problemas son más grandes cada día. Y las amenazas que nos acechan no son menos peligrosas que EI.”

 

Autor: Matthias von Hein (EL/ERS)

DW recomienda

Publicidad