″Brexit″: ¿en qué están fallando los laboristas? | Europa | DW | 05.04.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

"Brexit": ¿en qué están fallando los laboristas?

La apuesta final de la primer ministra británica, Theresa May, es buscar la ayuda de un Partido Laborista igualmente dividido y disfuncional. Es casi un ciego guiando a otro ciego, como informa Rob Mudge.

¿Para qué sirven los partidos en la oposición? En circunstancias normales, se supone que para analizar las políticas del Gobierno, detectar sus fallos y presentar alternativas al electorado. Viendo el punto muerto en que se encuentra la tramitación del "brexit" y su incapacidad para sacar provecho de la desastrosa gestión de la primer ministra, Theresa May, no parece que el Partido Laborista esté sirviendo para esto en el Reino Unido en este momento.

Sin embargo, no es tan simple. Para entender el laborismo, hay que entender a su actual líder, Jeremy Corbyn. Desde los considerados años dorados del primer ministro Tony Blair, el partido entró en caída libre bajo su sucesor, Gordon Brown, con una pérdida de 91 escaños en la Cámara de los Comunes en las elecciones generales de 2010, la mayor desde 1931. Al sucesor de Brown, Ed Miliband, le fue un poco mejor en las elecciones generales en 2015. Corbyn revitalizó un partido en crisis, volviéndolo a situar en el mapa electoral.

La fobia euroescéptica de Corbyn

"Creo que la clave está en su líder, porque nunca ha sido un fanático de la Unión Europea y, en cierto modo, está cómodo con el 'brexit', en contraste con la mayoría de los militantes y parlamentarios laboristas; pero tiene el control del partido y creo que su ambivalencia hacia la UE se ve magnificada por el temor de muchos de los que lo rodean, considerados demasiado pro europeos y pro permanencia", explica a DW Tim Bale, profesor de Política en la Universidad Queen Mary de Londres. "Esto le restará apoyos al partido entre sus votantes más favorables al 'brexit', costándole escaños", añade.

Si bien el problema puede haber sido identificado, encontrar una solución está demostrando ser menos sencillo. "A pesar de todas las evidencias que sugieren que nueve de cada diez laboristas quieren permanecer en la UE, siguen siendo, en su mayor parte, intensamente leales a Corbyn, que, sin embargo, no les ha dado nada de aquello a lo que aspiraban, lo cual es indicativo del control que tiene sobre los miembros del partido", opina Bale. Para decirlo sin rodeos, el Reino Unido actualmente tiene dos partidos disfuncionales tratando de lidiar con el "brexit".

"Las cosas han salido terriblemente mal para el laborismo porque las cosas han salido terriblemente mal para Gran Bretaña", valora el también académico Steven Fielding en entrevista con DW. "El 'brexit' es un problema que causa una división excepcional al cruzar todos los datos demográficos que pueda pensar". "Así que el problema para los laboristas es similar al de los conservadores, que abarcan a un electorado dividido sobre un tema en el que la líder del partido también está en desacuerdo con su militancia… y el problema es cómo conciliarlos", analiza el profesor de Historia Política en la Universidad de Nottingham, especialista en el Partido Laborista.

Ambigüedad constructiva

"Corbyn ha tenido el lujo de poder criticar sin tener que poner sobre la mesa sus propias propuestas", explica Fielding. La reunión con May será así un momento decisivo para Corbyn y para su partido.  "Este es un momento peligroso para el líder laborista porque es la primera vez que se verá obligado, potencialmente al menos, a poner lo que está dispuesto a hacer en términos de lo que tiene que ir a la Cámara de los Comunes y a la UE".

Uno de los términos que se ha utilizado para describir la política de Corbyn es "ambigüedad constructiva". En su manifiesto electoral de 2017, el Partido Laborista esencialmente dijo que respetaría el resultado del referéndum. Sin embargo, aspiraba a un "brexit" más suave, como permanecer en una versión reducida de la unión aduanera o seguir con todas las ventajas de un mercado único, pero al mismo tiempo poner fin a la libertad de movimiento.

"Si dice que está en esencia de acuerdo en el borrador del acuerdo con la UE, siempre que esté sujeto a un segundo referéndum, resolvería el problema entre los que quieren el 'brexit' y los que quieren la permanecia en su partido", dice Fielding. "Y es que el 80-90 por ciento de los laboristas no quieren dejar la UE y estarían dispuestos a un segundo referéndum". Pero ahí radica el problema: el propio Corbyn no quiere un segundo referéndum.

¿Construyendo una Gran Bretaña socialista?

"Corbyn realmente cree que solo se puede construir una Gran Bretaña socialista fuera de la UE y esa ha sido su posición desde 1975, cuando votó por la salida del Reino Unido de lo que entonces era la Comunidad Económica Europea", explica Fielding. Los detractores de Corbyn a menudo dicen que carece de ningún tipo de visión sobre cómo sacar adelante al laborismo y al país

"La visión clara que tiene, en lo que concierne a los laboristas, es volver atrás en lo que ven como décadas de neoliberalismo, luchar contra la austeridad y regresar a una situación en la que el Estado juega un papel más importante en la economía", afirma Bale. "Para los laboristas, él ofrece lo que han anhelado tantos y tantos años", explica el académico de Londres.

¿Regreso a una Gran Bretaña socialista? Cosas más extrañas se han visto. Y de hecho, según Fielding, parece que Corbyn quiere llevar a los laboristas y al país en esa dirección. "La previsión es que el objetivo final de Corbyn es conseguir una Gran Bretaña socialista que sea esencialmente una economía aislacionista con todo tipo de controles fiscales, algo que realmente no podría darse dentro de la economía global de cooperación en la que vivimos hoy".

(lgc/ms)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda