Brasil: protestas contra el Mundial | América Latina | DW | 05.12.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Brasil: protestas contra el Mundial

En Brasil hay protestas contra el Mundial de Fútbol. Falta de transparencia, carencia de diálogo entre el Gobierno y la población y violación de los derechos civiles son motivos de insatisfacción.

El legendario estadio de Maracaná.

El legendario estadio de Maracaná.

Las manifestaciones del último fin de semana en Brasil ponen de manifiesto el descontento de la población con los preparativos del Mundial de Fútbol que tendrá lugar en 2014. En Rio de Janeiro, Sao Paulo, Distrito Fedral Natal y Curitiba, la gente ha salido a la calle.

Más de 80 organizaciones sociales y culturales firmaron el manifesto “Mundial, ¿para quién?”. “Somos aficionados a quienes no les van a permitir ir al estadio. Somos vendedores callejeros que no podremos trabajar. Somos pobladores de barrios marginales que han perdido o perderán sus casas”, dice la declaración. Las organizaciones critican la falta de transparencia del gobierno brasileño, su falta de diálogo con la población.

Traslados obligatorios por construcción de estadios

Las denuncias incluyen violaciones a los derechos civiles, ya que, para construir estadios, la población de barrios enteros ha sido desplazada de manera forzosa hacia zonas con mala infraestructura y lejos del centro. Análisis de especialistas hablan de unas 170.000 personas cuyo trabajo se verá afectado por el mundial de fútbol y los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

Logo del Mundial FIFA 2014.

Logo del Mundial FIFA 2014.

Renato Consentino, especialista en política y urbanística de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRI) es miembro del comité popular de la ciudad de Río para el mundial de fútbol. Está bien ser anfitrión de mega eventos, opina, “pero el problema es que el mundial está siendo utilizado para justificar violaciones a los derechos civiles”.

¿Un mundial para todos?

Según Orlando Santos Júnior, catedrático de urbanística en la UFRJ, proyectos como el mundial 2014 sirven sólo a intereses privados y a la FIFA. Su ejemplo es que el gobierno piensa privatizar el legendario estadio de Maracaná en Río de Janeiro. Esto tendrá como consecuencia el cierre de una escuela y de un museo dedicado a los indígenas que se encuentran en el complejo deportivo. “Y todo eso sin consultar a la población”, afirma Santos Júnior.

El plan de privatización fue el disparador de las protestas en Río. “El sueño de albergar un mundial en Brasil se está convirtiendo en pesadilla. Prometieron financiar el mundial con fondos privados y ahora resulta que salen casi completamente de las arcas estatales”, informa Juca Kfouri, periodista deportivo.

Infraestructura, información, costos

Según Kfouri, el gobierno sólo aparente mejorar y modernizar el sistema de transporte público y los aeropuertos. “Pero en vez de invertir en infraestructura, los días del Mundial son declarados feriados. Los vuelos charter del extranjero van a aterrizar en bases militares, en vez de modernizar los aeropuertos”, afirma Kfouri.

Parte del edificio el Museo para Estudios Indígenas en América Latina y una escuela serán cerrados por el estadio mundialista.

Parte del edificio el Museo para Estudios Indígenas en América Latina y una escuela serán cerrados por el estadio mundialista.

Otro motivo de crítica es también la información. Según Fernando Mascarenhas, investigador deportivo de la Universidad de Brasilia, si bien el gobierno publica en su página web “Portal de la Transparencia” sus actividades y gastos, los datos no son precisos. “En todo Brasil, los costos de vivienda y transporte han aumentado. El descontento crece en la población”, informa Consentino.

Descontento al alza

Algunos activistas lamentan que las protestas sean más concurridas en los medios sociales que en la calle. “La ausencia de un movimiento de masas no implica que la gente esté ”, opina Mascarenhas.

En contra de la privatización hubo ya a comienzos de octubre manifestaciones en Porto Alegre; éstas terminaron con enfrentamientos violentos. Como este fin de semana, la movilización había sido convocada por activistas en los medios sociales. “Si continúan las violaciones a los derechos civiles y la poca transparencia estatal, las protestas crecerán”, concluye Santos Júnior.

Autor: Fernando Caulyt/Mirra Banchón

Editora: Cristina Papaleo

DW recomienda