Brasil: ¿huelga de policías amenaza el Carnaval? | América Latina | DW | 10.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil: ¿huelga de policías amenaza el Carnaval?

En Salvador de Bahía, la policía lleva más de diez jornadas en huelga. En Río de Janeiro se acaban de adherir al paro, lo que, según medios europeos, pone en peligro la seguridad del Carnaval.

Policías de Río de Janeiro en sus cuarteles.

Policías de Río de Janeiro en sus cuarteles.

Esta semana, la prensa europea vinculaba directamente la huelga de policías con un posible caos durante la celebración de los próximos carnavales. “A pocos días de una celebración que congrega a millones de personas, la policía de Río se declara en huelga”, decía el diario madrileño El País. “Caos en el Carnaval”, titulaba, por su parte, el periódico alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Reivindicaciones

Gustavo de Almeida, miembro de la Policía Militar del Estado de Río, minimiza el impacto de la huelga, sobre todo porque cree que “la adhesión al paro será muy baja”. Los huelguistas piden un salario unificado a nivel nacional de 3.500 reales, así como 350 reales para transporte y otros tantos para comida.

Además, quieren limitar su jornada laboral a 40 horas semanales y que las horas extras sean remuneradas. Por último, quieren negociar con el Gobierno la puesta en libertad del bombero Beneveluto Daciolo, uno de los líderes de la huelga, que fue arrestado hace unos días.

Efecto dominó

En Bahía, la huelga de la Policía Militar dura ya once días. Según el diario alemán Spiegel Online, sus efectos ya se han dejado sentir en la población y el número de homicidios se ha duplicado. Y advierte: “en Salvador de Bahía tiene lugar uno de los carnavales más importantes de Brasil”.

Un policía sentado en una comisaría de la playa de Copacabana, en Río de Janeiro

Un policía sentado en una comisaría de la playa de Copacabana, en Río de Janeiro

Los huelguistas ocuparon edificios públicos, como la Asamblea Legislativa. Algunos fueron arrestados. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dijo que respetaba sus reivindicaciones, pero que no habrá amnistía para aquellos policías que cometan delitos durante las jornadas de paro. “No consideramos que sea correcto instaurar el pánico y el miedo o crear situaciones que no son compatibles con una democracia. No me parece que el aumento de homicidios en la calle, la quema y la toma de autobuses por parte de encapuchados sea la forma correcta de conducir este movimiento”, criticó.

El expolicía Marco Prisco, uno de los líderes de la huelga, fue arrestado recientemente después de que se divulgaran unas conversaciones telefónicas en las que hablaba sobre actos vandálicos con otros huelguistas.

El salario base de los oficiales de Bahía es de 580 reales y, con los complementos, asciende hasta 1.400. El movimiento exige que se aumenten los complementos y amnistía para los rebeldes. Se estima que un 33 por ciento de un total de 31.000 hombres se ha adherido al movimiento. 

“Una de las peor pagadas del mundo”

El periódico suizo Neue Zürcher Zeitung analizó la situación de la policía de Brasil, haciendo hincapié en que se pide un salario mínimo unificado a nivel nacional de 3.500 reales. Hasta ahora, hay diferencias notables entre estados: según la publicación, en Distrito Federal los oficiales ganan el doble que en Bahía.

Dilma Rousseff teme que un sueldo común para toda la policía brasileña lleva a la bancarrota a algunos estados

Dilma Rousseff teme que un sueldo común para toda la policía brasileña lleva a la bancarrota a algunos estados

Por su parte, el diario español El País dice que la policía brasileña “está considerada como una de las peor pagadas del mundo y una de las que provoca más muertes por la falta de preparación de los agentes”. Según el periódico, la petición de un salario unificado a nivel nacional se ha convertido “en un dolor de cabeza” para Rousseff, quien considera que, de llevarse adelante la propuesta, muchos estados irían a la bancarrota.

La huelga puede implicar una reducción de visitantes extranjeros al Carnaval de Río. A principios de mes, la ciudad brasileña hizo público que esperaba unos 250.000 turistas internacionales de un total de 850.000 visitas. Salvador de Bahía, tenía la esperanza de recibir este año aún más visitantes que el pasado 2011. Pero la huelga de policías podría ahuyentar a muchos.

Autora: Nádia Pontes/MS
Editora: Rosa Muñoz Lima

DW recomienda