Borussia Mönchengladbach: el día en que cayó el travesaño | Deportes | DW | 05.02.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Deportes

Borussia Mönchengladbach: el día en que cayó el travesaño

El plantel del Borussia Mönchengladbach hace honor en este torneo al histórico espíritu luchador de este club. En la historia de los Potros hay episodios épicos.

Tal vez algunos dirán que Mönchengladbach la ciudad no es tan atractiva como sus vecinas Colonia o Düsseldorf, pero su club tiene más trofeos de fútbol que los que han conseguido éstas, aún si los sumáramos: cinco títulos de liga, tres de Copa Alemania y dos veces campeón de UEFA.

Los Potros han demostrado en temporadas consecutivas que no viven sólo de recuerdos, puesto que el presente  brilla, proyectándolos nuevamente a competiciones internacionales. Un gran honor, pero también un gran desafío.

El plantel del Borussia Mönchengladbach, por estos días, hace honor al histórico espíritu luchador de este club: fue capaz de dar vuelta un partido contra Stuttgart por la Copa Alemana, a mediados de semana, y asegurarse un puesto a los cuartos de final  con un marcador 1-2.

Es el fiel reflejo de esa impronta que hasta hoy marca tanto a quienes visten su camiseta, como a su hinchada incondicional y su cuerpo técnico.

El partido de la primera ronda entre Potros y Colonia ya se jugó sin espectadores

El partido de la primera ronda entre Potros y Colonia ya se jugó sin espectadores

La tarde del arco roto

Corría la década del 70 y el transcurso de un partido frente a Bremen, cuando uno de los postes del arco de madera del antiguo estadio del Borussia se rompe cediendo toda la estructura. Antes de que el travesaño llegara al piso, dirigentes insisten en reforzarlo manualmente y hasta sujetarlo para que se jugasen los últimos 4 minutos del encuentro. Todo resulta inútil.

El árbitro decreta por ganador a los visitantes, dando por terminado el encuentro y sin tomar en consideración el marcador de 1-1. Injusticia en casa, lección para la vida. Tomando ese ejemplo, podemos entender la forma en que se vive el fútbol si se viste de blanco y negro.

En un partido no sólo son los once en la cancha los gravitantes, sino que el club debe ser una constelación alineada en pos de un objetivo en común.

La moderna realidad de los Potros

Hoy se juega en un moderno estadio, se juega en casa.  Los Potros llevan semanas cargadas de competiciones locales y se les viene febrero ante el Manchester City por octavos de fina de la Liga de Campeones.

Si comenzamos a analizar las estadísticas de los locales Borussia Mönchengladbach ha vencido cinco veces, ha perdido en una ocasión y ha empatado cuatro veces en 10 partidos jugados hasta ahora, lo que demuestra que se le están escapando puntos en su casa, dando esperanzas a los visitantes de conseguir resultados a su favor. 

Los dos rivales ya se han enfrentado en otras ocasiones en el Borussia Park, obteniendo como resultado tres derrotas y tres empates a favor de los Potros.

Günter Netzer dispara de zurda en la final de Copa entre los Potros y el Colonia, en 1973.

Günter Netzer dispara de zurda en la final de Copa entre los Potros y el Colonia, en 1973.

La última vez que  se vieron las caras en este torneo fue en octubre de 2020 y el partido acabó con un 1-3 para los locales .

En este momento, el Borussia Mönchengladbach se sitúa por delante en la clasificación con una diferencia de 14 puntos con respecto a su rival. El equipo de Marco Rose se sitúa en el séptimo lugar con 32 puntos en su casillero. Por su parte, los visitantes se sitúan en decimocuarta posición con 18 puntos.

Todos estos datos duros, no significan nada a la hora de saltar al césped y vivir noventa minutos con la intensidad de Bundesliga. Las sorpresas de cada fin de semana nos convocan a seguir, por breves instantes, creyendo en la magia de los milagros convertidos en goles. 

En palabras del histórico Christoph Kramer :" Es claro que uno tiene que aspirar al máximo e intentar ganar títulos. Es lo que hace cada ser humano, cada deportista, cada profesional y cada club. Pero creo que la gente sabe que nuestro pasado fue genial, claro que queremos regresar a esos tiempos. Pero si bien todos lo queremos, debemos lograrlo con paciencia y sólidamente”.

DW recomienda