Boris, “el Hulk británico” que salió corriendo de Luxemburgo | Europa | DW | 17.09.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Boris, “el Hulk británico” que salió corriendo de Luxemburgo

La reunión entre Boris "Hulk" Johnson y el jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, terminó sin resultados. Mientras el británico habló de "esquema" de acuerdo, los anfitriones lamentan la falta de propuestas.

Boris "no quería ..." Ese fue el sarcástico comentario del primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, al margen de la conferencia de prensa en solitario en la que Johnson no apareció. Pero no quedó claro si Bettel se refería a la negativa de Johnson a hablar con la prensa o a la negativa mucho más importante de responder concretamente a los problemas del "brexit". Johnson había hablado previamente en una entrevista exclusiva, lejos de la multitud de la prensa, de un "bosquejo de acuerdo”.

Sin resultados

El almuerzo del presidente de la Comisión de la UE, Jean-Claude Juncker, con el primer ministro británico, Boris Johnson, duró dos horas, pero terminó sin resultado alguno. En un comunicado, la UE se quejó de que el primer ministro británico no había presentado ninguna propuesta concreta sobre la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, el principal obstáculo en el acuerdo de salida.

El negociador del "brexit”, Michel Barnier, que sostuvo una reunión paralela con su homólogo británico en el mismo restaurante del casco antiguo de la capital de Luxemburgo, dijo que dicho encuentro había sido "fructífero”. Eso, en lenguaje diplomático, significa "sin resultados”. La UE se mantiene firme en su línea de que continuará negociando mientras los británicos lo quieran. Ahora, lo que se busca es a quién echarle la culpa del fracaso.

Boris Johnson había hablado el fin de semana de "gran progreso" en la búsqueda de un nuevo acuerdo. No es que los socios en Luxemburgo lo tomaran al pie de la letra. Pero Johnson llegó a la reunión sin una sola hoja de papel, y sin ninguna intención de llegar a un acuerdo, lo que generó mayor decepción en Luxemburgo.

El increíble Hulk a la fuga

Un pequeño grupo de opositores británicos al "brexit” acompañó al primer ministro durante su visita a Luxemburgo con gritos de "stop brexit”, como los también se escuchan en Londres. Un máximo de cien manifestantes entonaron el himno de Europa. Nada que fuera una amenaza. Aún así, Boris Johnson se dio a la fuga. Él, que se había comparado con el personaje de dibujos animados "el súper fuerte, el increíble Hulk", canceló intempestivamente la rueda de prensa conjunta con el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel.

Al final, Bettel se quedó solo, señaló el asiento vacío a su lado y dijo todo lo que siempre quiso decir sobre el "brexit”. Si Gran Bretaña no está contenta con el texto acordado con la ex primera ministra Theresa May,  "lo que necesitamos es un texto legalmente vinculante, y no más palabras", acotó.

Luxemburg Ministerpräsident Xavier Bettel (picture-alliance/AP/O. Matthys)

Bettel en conferencia de prensa, sin Johnson.

Bettel: "Lo lamento profundamente'”

Recordó que los británicos siempre han sido aliados cercanos en Europa, pero Londres no puede secuestrar el futuro con el fin de conseguir una "ventaja política" partidista. "Johnson tiene que tomar una decisión", y el tiempo se acaba. Bettel se ponía cada vez más furioso. Subrayó que no había una sola propuesta sobre la mesa e instó: "¡Dejen de hablar, y actúen!"

La solidaridad de los 27 en la UE con Irlanda sigue siendo fuerte. En cualquier caso, Bettel se niega a ser culpado de un fracaso en las negociaciones con los británicos y un "brexit” duro. "No quería este 'brexit', lo lamento profundamente". Ese fue un problema hecho en Gran Bretaña. El jefe de gobierno de Luxemburgo relató que también había hablado con Johnson sobre un segundo referéndum, pero este "lo rechazó”. Aunque la UE lograra un consenso sobre una nueva propuesta, ni siquiera está claro si el primer ministro británico conseguiría una mayoría en el Parlamento.

A Bettel le preguntó la audiencia si no creía que la reunión era solo circo. "Fueron los conservadores británicos los que decidieron celebrar ese referéndum. Así que ellos son los únicos responsables de las consecuencias. El único problema está en Londres”, respondió Bettel, y advirtió: "Yo no soy el responsable del desastre que estamos viviendo ahora".

Y ahora, ¿qué?

Tras la sorprendente aparición en Luxemburgo, la pregunta sigue abierta sobre cuál es la intención de Boris Johnson. Si realmente quisiera una solución al problema, tendría que actuar bastante rápido. No basta que diga que continuaría reconociendo las reglas para la agricultura y la alimentación. Los detalles son complicados y la UE necesita mucho más para garantizar la seguridad de su mercado interior. Las conjeturas sobre las verdaderas intenciones de Boris Johnson continuarán.

(jov/er)

DW recomienda