Bolivia insta a Brasil a devolver a senador que huyó ilegalmente | América Latina | DW | 28.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Bolivia insta a Brasil a devolver a senador que huyó ilegalmente

El presidente de Bolivia, Evo Morales, instó a Brasil a que devuelva al fugitivo senador Roger Pinto para que enfrente a la justicia en La Paz por cargos de corrupción.

default

Evo Morales

En las primeras declaraciones luego de la huida del boliviano que remeció la diplomacia de las naciones vecinas, Morales condenó el miércoles (28.08.2013) el hecho y rechazó el argumento usado por el diplomático brasileño que lo ayudó en su traslado de que la vida del senador estuviera en riesgo. Morales también pidió explicaciones al Gobierno de Dilma Rousseff por el operativo que permitió su escape.

"Si se condena ese hecho, lo que toca a Brasil es devolver a Roger Pinto y que se someta a la justicia boliviana, sería la mejor forma de cómo contribuir en la lucha contra la corrupción", dijo a periodistas en el Palacio de Gobierno.

La huida de Pinto el fin de semana pasado desde la embajada brasileña en La Paz sin salvoconducto, con ayuda del encargado de negocios de esa sede diplomática, fue igualmente criticada el martes por la presidenta brasileña Rousseff, quien aceptó la renuncia de su canciller Antonio Patriota como consecuencia del caso.

Pinto, un opositor de Morales, llevaba casi 15 meses refugiado en la embajada brasileña en La Paz luego de haber recibido asilo político a mediados del 2012, pero Bolivia nunca le dio el salvoconducto que necesitaba para salir del país.

Roussef pide relación armoniosa

Por su parte, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, advirtió hoy que el país debe mantener una relación "armónica y respetuosa" con sus vecinos continentales, en un discurso pronunciado durante la investidura del nuevo canciller, Luiz Alberto Figueiredo Machado.

El diplomático, de 57 años, asume el cargo en lugar de Antonio Patriota, quien renunció el lunes en medio de la crisis desatada en las relaciones con Bolivia por la operación clandestina organizada por la embajada brasileña en La Paz, que retiró del país al senador opositor Roger Pinto Molina.

La operación fue duramente criticada por Rousseff este martes, cuando sostuvo que Brasil "jamás podría aceptar" la salida del senador -que había recibido asilo político de Brasil el 8 de junio del año pasado- sin un salvoconducto del gobierno boliviano.

"No hay ningún fundamento para que se crea que un gobierno en cualquier país del mundo deba aceptar someter a la persona que está bajo asilo a riesgo de muerte. No importa que no haya pasado nada.

Podría haber pasado. Un gobierno no negocia la vida, sino que actúa para proteger la vida", enfatizó.

En su discurso de hoy, la mandataria volvió al tema, al afirmar que Brasil debe actuar en el marco de los "patrones elevados" exigidos por la nueva condición del país que, según apuntó, vio aumentar su "prestigio internacional" y se convirtió en "protagonista de un mundo en intenso proceso de cambio".

PK (dpa, reuters)