Biocombustibles: ¿buenos o malos para el medio ambiente? | Ecología | DW | 26.06.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Biocombustibles: ¿buenos o malos para el medio ambiente?

Para reducir emisiones de gases de efecto invernadero, países industrializados apoyan el uso de biocombustibles. No obstante, activistas dicen que enfocarse en cultivos para combustibles podría hacer más daño que bien.

En la primera parte de este siglo, mientras los Gobiernos lidiaban con la manera más efectiva de combatir el calentamiento global, los legisladores pusieron en su punto de mira las emisiones de carbono causadas por el transporte. Después de todo, este representa el 22 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía en todo el mundo. Además, las emisiones en ese sector están aumentando más rápido que cualquier otro, debido también al crecimiento constante en el uso de automóviles personales en el mundo.

Y así los Gobiernos idearon lo que pensaron que era la solución perfecta: ¿qué pasaría si los automóviles pudieran quemar biocombustibles naturales y renovables en lugar de combustibles fósiles? Los cultivos de base biológica no emiten carbono, o eso, por lo menos, suponían.

Biocombustibles sostenibles

Brasil estableció su programa de combustible de etanol hace 40 años, y hoy se considera que tiene la primera economía mundial de biocombustibles sostenible, con casi todos los automóviles quemando algún elemento de biocombustible.

En 2005, Estados Unidos estableció su primer estándar nacional de combustible renovable en virtud de la Ley de Política Energética, que exige la utilización anual de 7.500 millones de galones de biocombustibles para el año 2012. La ley obliga a los proveedores de combustibles fósiles a mezclar biocombustible, principalmente biodiesel de semillas oleaginosas y etanol a partir de maíz. Gracias a la abundante producción de maíz de Estados Unidos, el país norteamericano es hoy el mayor productor de etanol del mundo.

La Unión Europea estableció sus propios requisitos de biocombustibles en la Directiva de Energías Renovables de 2008, que requiere que los países de la UE obtengan al menos el 10 por ciento de su combustible de transporte a partir de fuentes renovables para 2020. El requisito estricto ha resultado en un gran crecimiento en la industria de biocombustibles.

Hasta aquí, todo haría suponer un final feliz, ¿verdad? Pues no exactamente.

Crear un problema mayor

Poco después de que se aprobaran estas leyes, hace 10 años, comenzaron a surgir problemas. Agricultores de todo el mundo, en particular de Latinoamérica y del sudeste de Asia, se vieron incentivados a tener cultivos para obtener combustible en lugar de alimentos. Los objetivos de los Gobierno significaban un mercado artificialmente inflado, que comenzó a impulsar los precios de los alimentos y cambiar el uso de la tierra. Los cambios han provocado escasez de alimentos, según grupos no gubernamentales.

Indonesien Orang-Utans Bedrohung durch Waldrodung (Getty Images/U. Ifansasti)

La selva está siendo limpiada para obtener aceite de palma en lugares como Indonesia, amenazando especies icónicas como el orangután

Ese cambio en el uso del suelo agrícola, dicen los expertos, en realidad está causando más emisiones de carbono de lo que biocombustibles son capaces de disminuir en su uso en transporte, porque los agricultores, al sembrarlos, están arrasando los bosques.

Un estudio hecho público en 2016, encargado por la Comisión Europea, el poder ejecutivo de la UE, concluyó que la ley de energías renovables de la UE probablemente haya aumentado las emisiones de carbono desde que se puso en marcha en 2009. Esas mayores emisiones ocurren no solo cuando un bosque es talado para cultivar biocombustibles, sino también cuando un campo que se usó para cultivar alimentos cambia a cultivos en crecimiento para el biocombustible más rentable.

Este fenómeno, conocido como "cambio indirecto del uso de la tierra" (ILUC, por sus siglas en inglés), puede hacer que se eliminen nuevas tierras para cultivar los cultivos alimentarios. Cuando se despeja la tierra, se libera carbono a la materia leñosa como arbustos o árboles en la atmósfera.

A medida que las consecuencias de la política se hicieron más claras, los activistas ambientales y contra el hambre presionaron a estos Gobiernos para que pusieran fin a sus políticas de apoyo a los biocombustibles. "Los biocombustibles a base de aceite de palma, semilla de colza y otros cultivos alimentarios están destruyendo los bosques, empujando a la gente fuera de sus tierras y podrían incentivar el próximo aumento en los precios de los alimentos", dijo Marc-Olivier Herman, activista de Oxfam. "Los biocombustibles hechos a partir de cultivos alimentarios no son la respuesta al cambio climático, sino que son parte del problema", agregó.

Ver el video 05:27
Now live
05:27 minutos

Aceite de palma en Sierra Leone

La batalla para dar marcha atrás en los incentivos de combustible renovable ha sido particularmente feroz en Bruselas, donde activistas ambientales han chocado contra un lobby de biocombustibles cada vez más poderoso y grupos de agricultores como Copa-Cogeca.

Biodiesel hecho de aceite vegetal virgen, de palma y soja

Ha habido una preocupación particular sobre el biodiesel hecho de aceite vegetal virgen, aceite de palma y aceite de soja. El biodiésel hecho de aceite vegetal virgen es el biocombustible más popular y más barato en el mercado europeo.

De todo el biodiésel, el aceite de palma tiene la mayor emisión de gases de efecto invernadero, tres veces las emisiones de diésel fósil, porque la expansión de la palma impulsa la deforestación en el sudeste de Asia, América Latina y África. El año pasado, el 51 por ciento del aceite de palma utilizado en Europa terminó en los tanques de automóviles y camiones, según Oil World, la referencia de la industria para los mercados de aceites vegetales. Esto hace que las personas que conducen vehículos sean los principales consumidores de aceite de palma en Europa, aunque estos no lo sepan.

Sin embargo, la industria del biodiesel dice que la ciencia detrás de la medición del ILUC causada por los biocombustibles y las emisiones que pueden resultar, no es concluyente y no lo suficientemente firme como para justificar un giro en la política de apoyo a las energías renovables.

Los Gobiernos de la UE cambian lentamente de rumbo

En junio, los legisladores de la UE acordaron limitar la cantidad de biocombustibles a base de cultivos para cumplir los objetivos de la UE en materia de energías renovables. Sin embargo, se negaron a establecer una prohibición total sobre el aceite de palma y de soja, según lo solicitado por los activistas.

Al actualizar la ley general de energía renovable de la UE para el período 2020-2030, los legisladores decidieron mantener un objetivo de combustible de transporte renovable, incrementándolo a 14 por ciento para 2030 (parte de un aumentado objetivo general de energía renovable del 32 por ciento). Los legisladores dicen que la eventual disminución de la demanda del mercado dará lugar a que el uso de aceite de palma se elimine gradualmente después de 2023, lo que resultará en la erradicación del aceite de palma de Europa para 2030.

No obstante, ambientalistas y la industria de los biocombustibles son escépticos de que este sea realmente el caso. La Junta Europea de Biodiésel (EBB) ha acogido con satisfacción el resultado de la legislación, sabiendo que podría haber sido mucho más restrictivo.

Al mantener los biocombustibles basados en cultivos como el biodiésel estable en un 7 por ciento, el acuerdo reconoce su importancia para los medios de transporte de la UE, afirmó el EBB. Mientras tanto, los límites a los biocombustibles basados en cultivos no están claros y son susceptibles de ser interpretados por los Gobiernos nacionales, aseguró el EBB y otros grupos.

Solución de segunda generación

Ver el video 03:14
Now live
03:14 minutos

Aceite ecológico de Sierra Leone

La transición a los biocombustibles avanzados de segunda generación, que no se basan en cultivos alimentarios sino en sustancias como las algas, será clave. Estos tipos de biocombustibles aún se están desarrollando y aún no han alcanzado su potencial comercial completo. Pero un nuevo requisito insertado en la ley de energías renovables de la UE requerirá que los Estados miembros obtengan al menos el 1 por ciento del combustible de transporte renovable de los biocombustibles avanzados para 2025, y el 3,5 por ciento en 2030. Esto puede estimular la inversión.

Industria influyente en Brasil y Estados Unidos

Mientras tanto, en Estados Unidos y Brasil la tendencia ha ido en la dirección opuesta. En Estados Unidos, se informa que el Gobierno se está preparando para revisar su programa de estándares de combustible renovable de una manera que requeriría que las grandes refinerías usen aún más biocombustibles. Los subsidios a los biocombustibles se consideran políticamente intocables: los productores de maíz están ubicados en los estados de Estados Unidos que son clave para las elecciones presidenciales primarias estadounidenses, gracias a que estos votan temprano.

En Brasil, los grupos de protección forestal no han logrado convencer al Gobierno de que haga algo que pueda desagradar a la poderosa industria del etanol. De hecho, el Gobierno ve el crecimiento del biocombustible del país como una historia de éxito en lugar de preocuparse por algo.

Los activistas se apresuran a señalar que no todos los biocombustibles son malos. Pero muchos de los biocombustibles que se han utilizado para cumplir los objetivos del Gobierno durante el año pasado salieron de cultivos alimentarios, lo cual es un problema. Los grupos ambientalistas siguen presionando para que se eliminen los subsidios a los combustibles basados en alimentos y se establezcan políticas que incentiven el desarrollo de biocombustibles avanzados. Pero, como todo político sabe, una vez que se coloca un subsidio, es muy difícil deshacerse de él.

Autor: Dave Keating (FEW/CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  
 

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad