Berlín y Moscú: ¿disputa por Ucrania? | Europa | DW | 10.12.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Berlín y Moscú: ¿disputa por Ucrania?

Ucrania se está transformando en manzana de la discordia entre Berlín y Moscú. Rusia criticó una visita a Kiev del ministro alemán de RR. EE. y Angela Merkel planea apoyar al líder de la oposición, Vitali Klitschko.

Unos nueve años atrás, en noviembre de 2004, el por entonces canciller federal de Alemania, Gerhard Schröder, llamó por teléfono a Vladímir Putin, el presidente de Rusia, para hablar sobre Ucrania. Cientos de miles de manifestantes protestaban en las calles contra elecciones fraudulentas, en lo que luego se llamó la “Revolución Naranja”. “Aseguremos que la situación no se nos vaya de las manos”, dijo Schröder a Putin. Y agregó: “Necesitamos una Ucrania democrática y pacífica”.

Rusia apoyaba a Víctor Yanukovich. Putin lo felicitó por su victoria. Pero las protestas continuaron y se llevaron a cabo nuevas elecciones, que fueron ganadas por la oposición. Rusia no interfirió. Yanukovich no llegó al poder sino seis años después, como resultado de las elecciones de 2010.

La presión de Rusia sobre Ucrania

Merkel no ha recurrido al teléfono para hablar con Putin sobre la actual situación política en Ucrania. Y tiene buenas razones para no hacerlo. La situación en el país es mucho más tensa que en 2004. Desde hace semanas, cientos de miles de personas se manifiestan en las calles de Kiev a favor de una integración de Ucrania en la Unión Europea.

Guido Westerwelle und Vitaly Klitschko in Kiew

Guido Westerwelle, el ministro de RR. EE. de Alemania (centro) en Kiev, junto a los opositores.

La presión de Rusia sobre Ucrania fue una de las razones que desataron la crisis. Moscú amenazó con sanciones comerciales si Ucrania firmaba un acuerdo de asociación con la UE. Yanukovich puso la marcha atrás y no firmó un acuerdo que ya había sido rubricado: una actitud que hizo estallar las masivas protestas.

Difícil papel de Alemania

Muchos ucranianos desean que Berlín intermedie en el conflicto. Piensan que si Alemania apoya conversaciones entre Yanukovich y la oposición se puede evitar un baño de sangre. Además confían en que Alemania puede asegurar que Moscú se abstenga de seguir presionando a Kiev si esta estrecha lazos con la UE.

Jens Paulus, un experto en cuestiones europeas de la alemana Fundación Konrad Adenauer, es escéptico: “El papel de mediador que nos piden es muy complicado y Alemania no lo puede desempeñar”, dijo a DW.

Agregó que Alemania conoce a Rusia “un poco mejor” que otros países europeos, por lo que quizás pueda contribuir sí a que se entiendan mejor los intereses regionales de Rusia en los debates sobre Ucrania y la UE.

Moscú critica a Westerwelle

La semana pasado, Guido Westerwelle, el ministro alemán de Relaciones Exteriores, voló a Kiev para participar en una reunión de dos días de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Westerwelle visitó a los manifestantes en la Plaza de la Independencia, conocida como Plaza Maidan, encontrándose con líderes de la oposición, pero también con representantes del Gobierno.

La visita desató ira en Moscú. Dmitri Medvédev, el primer ministro ruso, y Serguei Lavrov, acusaron a Westerwelle de entrometerse en los asuntos internos de Ucrania.

Berlín rechazó la acusación y todo indica que Alemania está dispuesta a dar otros pasos. Según informes de los medios, Angela Merkel planea reunirse con Vitali Klitschko, actual líder de la oposición ucraniana y campeón mundial de boxeo en la categoría de peso pesado, al margen de la próxima cumbre de la UE, en Bruselas, como señal de apoyo. A Rusia no le caerá realmente muy bien.

Ucrania, ¿un lastre para las relaciones UE-Rusia?

Algunos medios, incluido el prestigioso diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, advirtió que Ucrania puede transformarse en “un lastre para las relaciones germano-rusas”.

Los expertos en Rusia, sin embargo, disienten. Los días de Westerwelle como ministro de RR. EE. están contados y su visita a Kiev no debe ser sobrevalorada, dijo Vladislav Belov, director del Centro de Estudios sobre Alemania de la Academia Rusa de las Ciencias, en Moscú. “Merkel dijo que Alemania y Rusia no deben hablar sobre su futuro en términos de blanco y negro”, dijo Belov, en una referencia al deseo de la canciller de alejar el debate sobre Ucrania del enfoque “o con Rusia o con Europa”.

Publicidad