Berlín vota sobre la expropiación de empresas inmobiliarias | Elecciones en Alemania | DW | 06.09.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Elecciones en Alemania

Berlín vota sobre la expropiación de empresas inmobiliarias

El 26 de septiembre podría aprobarse en referéndum que las autoridades de Berlín confisquen más de 200.000 viviendas y pasen a ser propiedad pública.

Los berlineses votarán una propuesta de expropiación radical el 26 de septiembre.

Los berlineses votarán una propuesta de expropiación radical el 26 de septiembre.

Con una combinación de colores púrpura y amarillo y eslóganes multilingües, los carteles que piden el voto afirmativo en el próximo referéndum sobre la propiedad en Berlín no pasan desapercibidos. "Para que Berlín siga siendo nuestro hogar" puede leerse en varios idiomas. En la esquina inferior de cada cartel aparece el logotipo del grupo que está detrás de la campaña "Expropiación de Deutsche Wohnen y compañía”.

Quieren que los ciudadanos  respalden su llamamiento para que el Senado de Berlín elabore una ley que permita la expropiación de lo que denominan empresas inmobiliarias "privadas", concretamente las que poseen más de 3.000 viviendas. Los activistas afirman que las empresas serían indemnizadas a un precio "muy inferior al valor de mercado".

Consideran que una ley de este tipo sería compatible con la Constitución alemana en virtud del artículo 15, nunca antes utilizado, que establece que "el suelo, los recursos naturales y los medios de producción pueden ser situados bajo un régimen de propiedad colectiva o de otras formas de gestión colectiva por una ley que fije el modo y el monto de la indemnización”.

La empresa inmobiliaria Deutsche Wohnen, que posee unas 113.000 viviendas en la ciudad, es claramente el principal objetivo. Pero muchas otras empresas se verían afectadas, como Vonovia (que actualmente intenta comprar Deutsche Wohnen) y el Grupo Pears.

La crisis inmobiliaria de Berlín se ha agudizado en los últimos años. El referéndum del 26 de septiembre probablemente aumentará las tensiones.

La crisis inmobiliaria de Berlín se ha agudizado en los últimos años. El referéndum del 26 de septiembre probablemente aumentará las tensiones.

El 26 de septiembre, el mismo día de las elecciones federales alemanas, los berlineses votarán sobre la radical propuesta. Para llegar hasta ahí, los organizadores han tenido que recoger 175.000 firmas verificadas de ciudadanos con derecho a voto en Berlín.

Lo consiguieron en pocos meses, lo que refleja la fuerza de las opiniones en la ciudad en torno a su creciente crisis inmobiliaria. Los últimos sondeos sugieren que una escasa mayoría de los votantes de la capital apoya una ley de expropiación.

Cuestiones jurídicas

La cuestión de qué ocurriría en caso de que el resultado del referéndum fuera afirmativo es complicada desde el punto de vista jurídico. En septiembre de 2019, los organizadores superaron una obstáculo clave cuando los asesores jurídicos de la Cámara de Representantes de Berlín afirmaron que la propuesta era compatible con el citado artículo 15.

Algunos juristas están de acuerdo con la evaluación, otros difieren. Si el Senado de Berlín aprobara una ley de expropiación, es casi seguro que sería objeto de varios recursos judiciales. En abril de 2021, el Tribunal Constitucional Federal de Alemania anuló la decisión del gobierno estatal de Berlín de imponer un tope de alquileres de cinco años en la ciudad.

Jakob Hans Hien, abogado de Knauthe, uno de los principales despachos inmobiliarios de Berlín, cree que una ley de expropiación no sería aplicable en Berlín. Afirma que el objetivo de ir solo contra las empresas o particulares con 3.000 apartamentos o más no tiene ninguna base jurídica.

Un voto afirmativo en el referéndum del 26 de septiembre todavía tendría que superar los obstáculos políticos y legales,

Un voto afirmativo en el referéndum del 26 de septiembre todavía tendría que superar los obstáculos políticos y legales.

También prevé un gran problema con la cuestión de la compensación. "Una indemnización 'muy por debajo del valor de mercado' sería inconstitucional", dijo a DW. "De lo contrario, las empresas no solo se verían privadas de su propiedad, sino que también sufrirían un daño económico directo. El Estado no debe enriquecerse mediante la expropiación".

En caso de que se apruebe la propuesta, cree que es más probable que el Senado utilice la encuesta como argumento para obtener concesiones de los propietarios, en lugar de convertirla en ley. También prevé una multitud de otros obstáculos legales.

"Dado que se expropiaría la propiedad y no toda la empresa, sería posible una demanda individual para cada propiedad", dijo. "Además, las demandas se dirigirían contra la ley como tal. Además de las demandas contra el volumen de la indemnización, probablemente también se presentarían otras demandas por daños económicos contra la ciudad."

Un campo de minas político

Tan escabroso como el frente legal puede ser el frente político.  Berlín está gobernada actualmente por una coalición de la izquierda formada por el SPD, los Verdes y el Partido La Izquierda. La propuesta les divide profundamente. El partido La Izquierda, de extrema izquierda, la apoya firmemente, mientras que los Verdes han dado señales contradictorias. El SPD, que probablemente seguirá siendo el mayor partido de Berlín tras las elecciones, se opone, al igual que los principales partidos de la oposición.

Mientras, los organizadores obviamente creen que su propuesta puede "acabar con la crisis inmobiliaria" y "rescatar Berlín". Sin embargo, está claro que la votación del 26 de septiembre no será la última palabra en el debate sobre la falta de vivienda en Berlín.

(gg)