Berlín celebra con los campeones del Mundial | Los campeones mundiales | DW | 15.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Berlín celebra con los campeones del Mundial

La selección alemana de Joachim Löw aterrizó hoy pasadas las 08.00 GMT en el aeropuerto berlinés de Tegel de regreso de Brasil con su cuarta Copa del Mundo, y los festejos en Berlín ya comenzaron.

Alemania brindó hoy un apoteósico recibimiento a su selección de fútbol al regreso de Brasil, donde conquistó el cuarto título mundial y el primero para un equipo europeo en suelo sudamericano. También será la primera copa que se quedará en Berlín.

Casi medio millón de hinchas vitorearon junto a la Puerta de Brandeburgo, en el corazón histórico de Berlín, a los vencedores de la final ante Argentina por 1-0 con gol de Mario Götze en la prórroga. Cansados pero con la felicidad dibujada en la cara y luciendo camisetas negras con un gran número 1, los futbolistas y el cuerpo técnico al mando de Joachim Löw alzaron la Copa ante el júbilo de la multitud que convirtió en un mar de banderas la avenida que une la Puerta de Brandeburgo con la Columna de la Victoria.

"Fue un camino muy largo hacia el título y al final tremendamente difícil, pero estamos tan contentos de estar ahora con la hinchada", dijo Löw, que agradeció a la afición. "Sin ustedes no estaríamos aquí. ¡Somos todos campeones del mundo!". "Deutschland, Deutschland", corearon los hinchas y entonaron cánticos bajo el sol del mediodía tras esperar durante horas la llegada de su seleccionado.

Broma polémica

Los jugadores llegaron al escenario bailando, pero ordenados por grupos de acuerdo a los bungalows que habían compartido en el "búnker" de la selección en Brasil. Cada grupo de cinco tenía preparado un pequeño sketch o un cantito que arrancó ovaciones a los aficionados.

No faltaron las bromas a Argentina. "Así caminan los gauchos", cantaron varios de los futbolistas mientras caminaban encorvados sobre la gran pasarela, "y así caminan los alemanes", entonaron mientras se erguían, en imitación a un baile que se ha visto en los campos de fútbol representado por los aficionados.

El hecho de que hoy la llevaran a cabo los propios jugadores disgustó incluso a los propios comentaristas alemanes. "No fue muy agradable: en plena euforia festiva, algunos internacionales alemanes se burlaron de la Argentina vencida en la final", comentó en su web el influyente semanario "Der Spiegel". "Al parecer la fiesta no sentó bien a algunos".

Weltmeister Feier Berlin 15.07.2014 Philipp Lahm mit dem WM-Pokal

Los jugadores viajaron en un avión Lufthansa que llevaba pintada en letras gigantes la inscripción "Vuelo vencedor Fanhansa".

Avión especial de Lufthansa

Poco antes de las 13:00 (hora local), los hinchas aplaudieron al capitán del equipo, Philipp Lahm, que subió al escenario para saludar a la multitud. Antes de eso, el once alemán se registró en el Libro de Oro de la capital alemana. Previamente, cientos de seguidores habían acudido al aeropuerto a esperar la llegada de la selección.

El avión especial de Lufthansa en el que volaba la selección, bautizado con el nombre de "Fanhansa Siegerflieger" -juego de palabras entre fans, vuelo y vencedores- tocó tierra en el aeródromo berlinés con más de una hora de retraso debido a un problema técnico detectado antes de despegar de Río de Janeiro.

Centenares de personas e innumerables cámaras de televisión esperaban la llegada del avión en Tegel y recibieron con aplausos y gritos de júbilo al capitán de la selección, Philipp Lahm, el primero en aparecer con la Copa del Mundo en las escalerillas.

Tras él, todo el equipo, que tuvo un aperitivo de lo que le espera en Berlín al sobrevolar el avión antes de aterrizar las inmediaciones de la Puerta de Brandeburgo, corazón de la llamada "Milla del aficionado", el mayor espacio público del país para las transmisiones en vivo de los partidos del Mundial.

Ahí se concentraban desde primera hora de la mañana miles de aficionados, que siguieron su llegada desde las mismas pantallas gigantes en las que los días previos habían visto los partidos del Mundial de Brasil.

Los campeones del mundo ascienden al autobús visiblemente cansados.

Los campeones del mundo ascienden al autobús visiblemente cansados.

Alemania celebra por todo lo alto a su equipo

La victoria el domingo, en la final disputada en el estadio carioca de Maracaná ante Argentina, por el gol de Mario Götze en la prórroga, ha desatado una especie de nuevo entusiasmo entre patriótico y futbolístico en todo el país.

Se trata del cuarto título mundialista de la selección alemana -tras los de 1954, 1974 y 1990- y el primero cuya celebración tendrá lugar junto al emblemático monumento de Berlín, desde 1999 de nuevo sede del gobierno y Parlamento alemán.

Para la celebración se había dispuesto de un escenario de 30 metros, que discurre en dirección hacia la adyacente Avenida 17 de julio. Es el mismo escenario en el que el equipo alemán, tras quedar tercero en el mundial de Alemania 2006, le dio las gracias al público local por el apoyo recibido durante el torneo.

La organización ha anunciado que tras el acto oficial con los jugadores, de una hora de duración, la celebración continuará cinco horas más con diversas actuaciones musicales que prolongarán la fiesta, a la que se espera que acuda medio millón de aficionados.

La ciudad recibió a los campeones del mundo con una gran pancarta que con el lema "Gracias chicos. Campeones del Mundo 2014", en el mismo lugar en el que desde 2006 se han visto en pantalla gigante todos los partidos de Alemania en los Mundiales.

CP / LGC (EFE / dpa)

Publicidad