Benedicto XVI pide solidaridad y paz en el mundo | Política | DW | 25.12.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Benedicto XVI pide solidaridad y paz en el mundo

Horas después del incidente en el que resultó derribado por una mujer, el papa Benedicto XVI impartió la bendición ''Urbi et Orbi". En ella habló de América Latina, de Honduras y de las ideologías.

El papa Benedicto XVI imparte la bendición Urbi et Orbi''.

El papa Benedicto XVI imparte la bendición "Urbi et Orbi''.

El papa Benedicto XVI pidió solidaridad y y una convivencia pacífica también en tiempos de crisis, durante la bendición y el mensaje navideños que pronunció ante miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro.

La comparecencia de Benedicto, de 82 años, se produjo horas después del incidente que sufrió la noche del jueves poco antes de comenzar la Misa de Gallo, cuando una mujer que supuestamente intentaba abrazarlo lo tiró al suelo.

El Papa emitió la tradicional bendición apostólica "Urbi et Orbi" (a Roma y al mundo entero) y envió felicitaciones navideñas en 65 idiomas.

En su mensaje, Benedicto llamó a abandonar la lógica de la violencia y la venganza y a respetar los derechos inalienables de todo ser humano.

La iglesia y el mundo

La Navidad representa un signo de esperanza para una humanidad "marcada por una grave crisis económica, pero aun más por una crisis moral y las dolorosas heridas de guerras y conflictos", continuó.

El mensaje abordó diversos focos de conflicto y problemas en todo el mundo. "En Europa y en Norteamérica, el 'nosotros' de la Iglesia instiga a superar una mentalidad egoísta y tecnocrática", señaló. En referencia a la postura de la Iglesia frente al aborto, consideró que las naciones desarrolladas deben "cuidar de los más débiles, comenzando por los aún no nacidos".

La Iglesia se preocupa por aquellos que se ven obligados a sufrir la violencia y la falta de paz en Asia, África y Latinoamérica. Además, "es solidaria con aquellos que se ven afectados por las catástrofes naturales y la pobreza, también en las sociedades opulentas".

Honduras y América Latina

Ese "nosotros" de la Iglesia "ayuda a retomar el camino institucional" en Honduras, y para toda Latinoamérica "es un factor de identidad, plenitud de verdad y caridad que no puede ser reemplazado por ninguna ideología".

Benedicto pidió también el fin de la injusticia en la República Democrática de Congo, respeto a los derechos humanos en Guinea y Níger y que el pueblo de Madagascar logre "superar su división interna".

El pontífice defendió una solución pacífica del conflicto en Tierra Santa y mencionó "la situación borrascosa" de los cristianos en Irak.

Más allá del incidente

A los turistas y fieles congregados en una mañana de temperaturas primaverales, Benedicto les dijo que es un gran don "pertenecer a una comunidad que es para todos".

Angriff auf Papst Benedikt / Christmette 2009

Momento en el que una mujer de nacionalidad suiza se abalanza sobre Benedicto XVI.

En su mensaje no hizo mención al incidente de la víspera.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, anunció que la mujer que se lanzó contra el Papa no estaba armada. Lombardi la identificó como una mujer de 25 años que posee la nacionalidad suiza e italiana y padece problemas psicológicos, por lo que fue trasladada a un centro médico en Roma.

El cardenal francés Roger Etchegarray, de 87 años, quien también cayó al suelo durante el tumulto ocasionado por esta mujer, sufrió la fractura de un fémur, informó Lombardi.

Poco después de la caída, el Papa se levantó con la ayuda de sus asistentes y volvió a empuñar la cruz de oro que estaba portando cuando se dirigía en procesión hacia el altar de la basílica.

EL/dpa/afp/reu

Editora: Claudia Herrera-Pahl

DW recomienda