Bayern Múnich solo quiere estadios llenos | Deportes | DW | 07.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Bayern Múnich solo quiere estadios llenos

El buen momento que vive el Bayern le permite darse un lujo que en el resto del mundo, en especial en Latinoamérica, es inimaginable: exigirle a sus aficionados que asistan al estadio. El que no vaya perderá su abono.

Las entradas a los partidos del Bayern en el Allianz Arena de Múnich se agotan mucho antes de que inicie la temporada. En total son 17 juegos de la Bundesliga en casa que venden todas las 71.137 plazas, lo que también ocurre en las fechas de la Copa Alemana y la Champions League. Las estadísticas registran desde hace años un lleno total del estadio en cada partido.

¿Asistencia o venta?

Pese a esa positiva situación, que es el sueño de todos los clubes de fútbol en el mundo, el Bayern ha trazado una diferencia entre los tiquetes vendidos, y la asistencia real de público. Por eso esta semana, tras establecer que hay aficionados que pese a haber comprado su entrada no van al estadio, ha decidido que los propietarios de abonos anuales que no asistan a mínimo ocho partidos en casa durante la temporada perderán el derecho a renovarlos.

“Esa medida del Bayern refleja qué tan diferentes son las realidades del fútbol alemán y el de Sudamérica. Aquí la gente sueña con poder ir al estadio, pero comprar una entrada es para sus bolsillos un imposible. En nuestros países es más barato abonar la televisión por cable, que muestra todos los juegos de la temporada, que asistir en vivo a uno de ellos. No en vano el promedio de asistencia en el continente es de apenas el 12%. La situación es tan preocupante que en Brasil hay partidos en los que los estadios están prácticamente vacíos, si hay 2.500 personas distribuidas por las diferentes tribunas es mucho”.

Así describe Fernando Ferreira para la Deutsche Welle el escenario latinoaméricano. El especialista brasileño en análisis de temas de negocios y mercadeo en torno al fútbol trabaja para la firma de consultoría Pluri, que recientemente publicó un estudio sobre la asistencia de los aficionados a los estadios y encontró que dentro de los 100 clubes que más hinchas movilizan sólo hay 13 latinos (10 en México y tres en Brasil).

En Alemania, en cambio, los aficionados llenan constantemente los estadios. La lista de los 100 más visitados del mundo la encabeza el Dortmund y en ella se encuentran 22 equipos de la Bundesliga, el torneo con mayor afluencia de público. “Eso es el resultado de algo que no tenemos nosotros”, explica Ferreira. “En Alemania se preocupan por el aficionado, pero aquí él no les interesa a los clubes. Si los estadios están llenos o no les da lo mismo. En Brasil, por ejemplo, los clubes trabajan en contravía a la ley de la oferta y la demanda y en apenas 10 años aumentaron los precios en un 300%, lo que mantiene a los aficionados lejos de los partidos”.

Todo por un “mejor ambiente”

En Múnich el panorama es otro: lo que mantiene a la mayoría de los aficionados lejos del estadio no son los precios sino la escasez de entradas. Pensando en esos hinchas que sí quieren ir al Allianz Arena, fue que el Bayern advirtió a sus abonados sobre la “obligación” de asistir a los partidos, lo cual, desde el punto de vista jurídico, está en posición de demandar. “El club ha enfatizado en una razón para no renovar los abonos, y de acuerdo a las condiciones contractuales tiene derecho a ello”, explicó el abogado Marc Wesser al diario Bild.

Las coreografías de la Curva Sur han hecho historia. Aquí la de la final de la Champions League 2012.

Las coreografías de la "Curva Sur" han hecho historia. Aquí la de la final de la Champions League 2012.

Presentado así es compresible que el Bayern no solo quiera que todas las plazas estén vendidas, sino también que en cada partido ellas sean efectivamente ocupadas. Además, se trata de “crear ambiente” en el estadio, y por ello la medida se enfoca a los abonados de las tribunas de las barras bravas del Bayern que se localizan en la llamada “Curva Sur”, en donde la afición está de pie. Allí los asistentes obtienen las entradas más baratas (140 euros al año, menos de 10 euros por partido) porque hacen parte de los grupos que con más entusiasmo apoyan al equipo.

“Nosotros le hemos dado la bienvenida a la medida, eso es algo que queremos pues al estadio la gente debe ir, especialmente cuando hay tantos otros aficionados con ganas de respaldar al equipo que por falta de entradas se quedan fuera. Con una tribuna llena es más fácil crear una bonita atmósfera y obviamente si algunos hinchas pierden los abonos por culpa de su ausencia, nuestra esperanza es que ellos se le transfieran a seguidores jóvenes, entusiastas y muy activos”, le contó a Deutsche Welle Wofgang Martín, vocero del Club Nr. 12, la federación de peñas de aficionados del Bayern Múnich.

Martin dijo estar “sorprendido” al saber que hay gente que pese a tener un abono no va al estadio, mientras otros aficionados esperan años para poder entrar al Allianz Arena a ver al Bayern en acción. “El club tiene todo nuestro apoyo como aficionados”, sentenció.

DW recomienda

Publicidad