Batallas callejeras en Kiev | El Mundo | DW | 21.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Batallas callejeras en Kiev

Los enfrentamientos entre grupos radicales a favor de acercar el país a Europa y las fuerzas de seguridad ucranianas prosiguieron durante la noche del lunes al martes.

Cientos de manifestantes violentos lanzaron cócteles molotov y piedras contra los agentes de las fuerzas especiales, que intentaban por su parte despejar el área próxima al estadio del club Dínamo de Kiev ocupada por los radicales.

Uno de los líderes de la oposición, el ex campeón de boxeo Vitali Klitschko, instó a seguir manifestándose de forma pacífica cerca de la plaza de la Independencia y a no dejarse provocar. El gobierno prorruso del presidente Viktor Yanukovich quiere generar desestabilización y caos, dijo Kitschko. "Han traído a la ciudad a agitadores para quemar autos, romper escaparates y provocar peleas", sostuvo el ex boxeador.

La oposición exigió de nuevo a Yanukovich conversaciones directas. Los mediadores hicieron llegar a los representantes del gobierno las exigencias de los manifestantes de adelantar las elecciones presidenciales y legislativas, así como retirar la ley que restringe las manifestaciones.

Ukraine Protest Ausschreitungen Zusammenstöße Polizei Kiev Molotov Cocktail Demonstranten

Grupos radicales lanzan bombas Molotov.

La nueva ley

Las nuevas disposiciones legales, firmadas el viernes por el presidente Yanukovich, entraron en vigor con su lectura en una sesión del Parlamento. Entre otras cosas, contemplan multas para manifestantes que cubran su rostro o lleven cascos. Armar carpas o escenarios en lugares públicos puede ser sancionado con 15 días de cárcel, mientras que la pena por bloquear edificios públicos puede elevarse hasta cinco años de reclusión.

Desde el inicio de los enfrentamientos en las calles de Kiev el domingo, al menos 119 efectivos de seguridad han resultado heridos, informó el ministerio del Interior. En los hospitales siguen ingresados unos 80 agentes. Hasta el momento 32 personas han sido detenidas. Una decena de ellas podrían ser condenas a largas penas de prisión por la participación en disturbios.

er (dpa, afp)

DW recomienda

Publicidad