Batalla postelectoral en Afganistán | El Mundo | DW | 08.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Batalla postelectoral en Afganistán

Ashraf Ghani ganó las elecciones presidenciales en Afganistán, según los informes preliminares. Pero el resultado no es aceptado por su contrincante aún hay mucha incertidumbre, según el analista Graeme Smith.

La Comisión Independiente Electoral de Afganistán anunció el lunes 7 de julio que el economista Ashraf Ghani ganó la segunda vuelta presidencial del pasado 14 de junio, con un 56,4 por ciento de los votos. Su rival, el ex ministro de Exteriores Abdullah Abdullah, se quedó en el segundo lugar con un 43,5 por ciento. La participación fue de más de ocho millones de electores, de un total de 13,5 millones, mucho más alta de lo que se esperaba.

En conversación con DW, Graeme Smith, analista y experto en Afganistán del International Crisis Group, dice que cualquier demora en el calendario electoral afgano hará aún más difícil para la OTAN y Estados Unidos alcanzar un acuerdo para mantener las tropas en el país después de fin de año. De prtida, Abdullah no reconoce los resultados provisionales de unas elecciones que han estado empañadas por diversas acusaciones de fraude masivo.

Graeme Smith, del International Crisis Group.

Graeme Smith, del International Crisis Group.

DW. ¿Qué significan estos resultados, a su juicio?

Graeme Smith: Significan que el equipo de Ghani ha persuadido a la Comisión Electoral Independiente para que dé a conocer los resultados preliminares en el moment oportuno. Esta fue una exigencia clave en la campaña de Ghani, quien desea que el proceso siga adelante. Abdullah, en cambio, desea detenerlo y exige que los resultados se demoren hasta que su equipo revise minuciosamente los votos hasta confirmar que hubo fraude. Es un triunfo parcial para Ghani, sí, pero falta mucho para que los candidatos acepten los resultados.

Se informó que el número de votantes fue más alto de lo esperado. ¿Es eso creíble?

Las dos rondas de votaciones mostraron cifras muy optimistas, las que en realidad podrían no reflejar el número verdadero de votantes. Además, el sistema está diseñado de forma tal que hace muy difícil para los observadores internacionales confirmar que un voto equivale a un votante real.

¿Por qué La Comisión Electoral Independiente dio a conocer los resultados ahora, pese a que la comunidad internacional exigía una revisión más completa de los votos?

Existe una presión sobre el gobierno afgano para que el proceso termine y se instale una nueva administración para enfrentar los desafíos económicos, militares y políticos a tiempo. Hay una cumbre de la OTAN en septiembre, una reunión de financistas en noviembre y otros asuntos que requieren de un gobierno operativo. Y además, Afganistán necesita firmar el Acuerdo de Seguridad con Estados Unidos y la OTAN para que las tropas extranjeras, incluidas las alemanas, se puedan quedar más allá del término del mandato de la ISAF, el 31 de diciembre de 2014.

El candidato Abdullah Abdullah ha denunciado fraude en las elecciones.

El candidato Abdullah Abdullah ha denunciado fraude en las elecciones.

¿Existe alguna posibilidad de que estos resultados paraciales lleven a tensiones étnicas y quizás a la violencia si no se alcanza un acuerdo entre ambos candidatos?

La medida en que estas elecciones trastornen los complejos equilibrios de poder del país determinará el nivel de violencia que seguirá a los resultados. Afganistán tiene muchos puntos de fricción en sus grupos étnicos y todos ellos podrían detonar choques.

Si los candidatos no alcanzan un acuerdo, ¿qué consecuencias tendría esto para el Acuerdo de Seguridad con Estados Unidos y para el futuro de Afganistán?

Cualquier demora significativa en el calendario electoral pondrá presión a los planes de la OTAN y de EE.UU. de mantener a sus tropas en el país después del 31 de diciembre. Hay muchos planes militares que son difíciles de arreglar a último minuto, y algunos países que aportan tropas a la misión podrían ser renuentes a colaborar en una eventual extensión del mandato sin certezas mínimas.

Algunos afganos creen que el presidente Hamid Karzai tiene algo de responsabilidad en esta crisis y que podría usarla para extender su mandato. ¿Qué opina usted?

Es difícil decir cuánto maneja, o mal maneja, el presidente Karzai en todo esto debido a que las acciones se han efectuado de forma privada. Asumiendo que entregará el poder a un nuevo presidente en agosto, como está previsto, ese simple acto lo pondría a un nivel distinto al de los otros líderes en la historia del país y podría redimir su legado.

DW recomienda

Publicidad