Basura nuclear: ahora a los camiones | Alemania | DW | 08.11.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Basura nuclear: ahora a los camiones

El tren con residuos nucleares arribó a la ciudad de Dannenberg después de que la policía lograra desalojar por completo las vías férreas bloqueadas por activistas. El último tramo de transporte se hará en camiones.

En una operación nucturna, la policía logró despejar las vías.

En una operación nucturna, la policía logró despejar las vías.

El tren que transporta residuos nucleares germanos desde la planta de reprocesamiento de La Hague hacia el depósito provisional de Gorleben se mantuvo parado toda la noche debido a la ocupación de las vías a lo largo de varios kilómetros.

La policía comenzó a la 1:40 (hora local) de la madrugada a llevarse a los manifestantes, algunos de los cuales abandonaron las vías de manera voluntaria.

Según informó en la mañana de hoy la policía, el desalojo transcurrió de forma pacífica. Los 11 contenedores "Castor" serán transportados tras su llegada a esta localidad en camiones a un almacén en Gorleben.

Castor Transport Straßenblockade NO FLASH

La policía despeja una calle bloqueada por un vehículo en llamas.

La odisea del convoy

El convoy con 123 toneladas de desechos nucleares, el duodécimo desde que se propagó el uso de la energía atómica en Alemania, vivió una verdadera odisea desde que partió el viernes de la planta francesa de La Hague.

El tren tuvo que cambiar varias veces su ruta por los bloqueos de activistas antinucleares, ya sea porque dos de ellos se colgaron de un puente ferroviario o porque un grupo se encadenó a las vías.

Los manifestantes protestan también contra la decisión del gobierno de centroderecha de Angela Merkel de prolongar por un promedio de doce años la vida útil de las centrales nucleares alemanas y revocar el "apagón" gradual hasta 2022 dispuesto en el año

2000.

Proteste gegen Castor Transport Flash-Galerie

Las protestas han sido mayoritariamente pacíficas.

Temores en Gorleben

La población de la zona teme que la mina de sal de Gorleben, en la que hasta ahora son almacenados los contenedores de forma transitoria, sea declarada por el gobierno depósito definitivo. La organización ambientalista Greenpeace demanda que los desechos sean devueltos a las centrales que los generaron.

Alemania tiene una larga historia de resistencia a la energía atómica que se remonta a los años 70. Los temores a los peligros que encierra este tipo de energía se vieron alimentados en 1986 con el desastre de la central nuclear ucraniana de Chernobil. (dpa)

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda

Publicidad