Bastian Schweinsteiger: un líder convaleciente | Deportes | DW | 25.06.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Deportes

Bastian Schweinsteiger: un líder convaleciente

Uno de los jugadores más importantes de la selección alemana ha reconocido públicamente que no se encuentra bien físicamente e incluso contempla la posibilidad de ser suplente en los próximos partidos de la Eurocopa.

Bastian Schweinsteiger aún no se recupera de una larga lesión en su tobillo.

Bastian Schweinsteiger aún no se recupera de una larga lesión en su tobillo.

Schweinsteiger, quien en febrero sufrió una grave lesión con ruptura de ligamentos, confesó en diálogo con el periódico Die Welt: “me preocupa mi tobillo, no ha sanado de la mejor manera y tampoco ha llegado el momento apropiado para darle descanso”. El jugador del Bayern, quien es además el líder futbolístico de la selección alemana, no pasa por un buen momento pese a que hasta ahora ha sido titular en todos los partidos de su equipo en la Eurocopa.

Victima de las lesiones

El máximo torneo del fútbol continental, competencia a la cual llegó no sólo arrastrando la lesión en su tobillo, sino también afectado por problemas musculares en la pantorrilla, ha visto a Schweinsteiger lejos de su mejor nivel. Pero como Alemania ha ganado todos sus partidos, la crítica al jugador ha sido discreta pese a que es evidente cuán baja es su forma física.

Al terminar el partido contra Dinamarca con el cual, gracias a una victoria 2-1, se consiguió el paso a los cuartos de final de la Eurocopa, no sorprendió ver a un Schweinsteiger silencioso y falto de aire. Él se disculpó a través de la prensa con la afición por no expresar la alegría que sentía por haber alcanzado con la selección la primera meta en el camino al ansiado título.

“Estoy cansado, muy cansado, he tenido que correr mucho más de lo que preveía” fueron sus palabras. Durante los días siguientes, Bastian Schweinsteiger fue separado del resto del equipo con la orden de trabajar en la recuperación de sus músculos cumpliendo una rutina de ejercicios personalizada, someterse a masajes, y dedicarse exclusivamente al tratamiento impartido por el grupo de fisioterapeutas de la selección.

“El cuerpo no responde”

Antes del duelo contra Grecia en cuartos de final de la Eurocopa, el jugador sólo practicó en una ocasión con el resto de sus compañeros. Como consecuencia de la falta de entrenamientos, Schweinsteiger jugó uno de sus peores partidos con la camiseta de la selección alemana, pues cometió frecuentemente errores de entrega del balón, y descuidó negligentemente su posición en la cancha durante varios pasajes del compromiso.

Bastian Schweinsteiger es conciente de sus fallos, y por eso dijo con una gran porción de autocrítica: “esos errores no me pueden pasar. Me gustaría jugar como lo tengo en mente, pero mi cuerpo no responde. El problema no es de resistencia, eso está bien, pero me falta la fuerza explosiva que se necesita para determinados movimientos durante los partidos. Mi esperanza es que la lesión mejore antes del partido de la semifinal”.

El capitán de la selección alemana, Philipp Lahm, salió en defensa de su compañero y colega del Bayern Múnich, pero por encima de todo colocó los objetivos de Alemania en la Eurocopa: “sería muy importante si Bastian puede jugar, pero lo cierto es que la selección requiere de jugadores que estén al 100% de su condición física, aquí no pueden faltar un dos o tres por ciento”.

Sin miedo al banco

Lahm añadió que “todos los jugadores son importantes, por fortuna la plantilla de la selección es de gran calidad y cualquiera puede jugar y cumplir un buen papel”. Schweinsteiger comparte esa opinión al sostener que “del banco de suplentes han llegado jugadores a aportar mucho al equipo, y el equipo es lo que más cuenta”.

“Yo no tendría ningún problema si el entrenador nacional decide no enviarme a la cancha como titular, ya contra Grecia se hizo una rotación que funcionó. Nosotros debemos presentarnos bien como equipo, esa es nuestra responsabilidad, y el equipo no son sólo los 11 jugadores titulares, el equipos somos todos” declaró Schweinsteiger, quien en la Eurocopa aún no alcanza el brillante nivel que -por fortuna para Alemania- sí exhibe su socio en el medio campo defensivo de la selección, Sami Khedira.

De todas formas, Schweinsteiger dejó también en claro que pese a no sentirse del todo bien, le gustaría jugar con Alemania tanto la semifinal, como la final de la Eurocopa. “Contando con fortuna, aún tenemos dos partidos por jugar y me voy a morder los labios si puedo estar en ellos”.

Autor: Daniel Martínez

Editor: Emilia Rojas

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema