¿Barrios marginales en Alemania? No, pobreza sí | Sociedad | DW | 18.12.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

¿Barrios marginales en Alemania? No, pobreza sí

En Alemania no hay favelas como en Brasil. Sin embargo, a segunda vista se pueden percibir la pobreza y la mendicidad. En este país también cabe la posibilidad de descender en la escala social.

Alemania es un Estado de bienestar. La red de ayuda estatal, municipal o eclesiástica es mayor que en la mayoría de los países prósperos similares. La economía va viento en popa. La tasa de desempleo, con menos del 6%, indica un bajo histórico. Los precios de la energía y los alimentos se mantienen tan reducidos como en ningún otro país europeo. Sin embargo, la pobreza está presente en Alemania, aunque no haya barrios pobres porque el agua corriente, la electricidad, la canalización y el servicio de recogida de basura existen hasta incluso en las viviendas más simples.

Más información:

Un 20 por ciento de los alemanes, al borde de la pobreza

La brecha social - La vida en sociedades desiguales

Un resumen sobre los motivos de la pobreza y las personas afectadas

- En la actualidad, alrededor de 860.000 personas en Alemania no tienen un techo bajo el que dormir, según el Colectivo Laboral Federal de Ayuda a las Personas sin Vivienda. De estos, más de 800.00 viven con amigos, familiares o en alojamientos temporales.

- Alrededor de 52.000 personas viven literalmente en la calle, el 6% de las personas que no tienen vivienda.

- Alrededor de 440.000 refugiados tienen el derecho a tener una vivienda, pero de momento están ubicados en alojamientos colectivos.

- Los afectados son sobre todo mujeres, familias completas y migrantes, que tienen cada vez más problemas para poder conservar sus cuatro paredes, aunque sean arrendadadas.

- El Estado ha ido dejando de construir viviendas sociales. Hace 30 años, había cuatro millones. En la actualidad y, en un país que ha crecido mucho desde entonces, solo hay 1,3 millones de viviendas de prestación social. Pagar un precio asequible por una vivienda es poco frecuente, porque el mercado dicta los precios.

- Las viviendas pequeñas son especialmente caras. Hay mucha demanda porque entretanto hay 17 millones de hogares individuales y solo 5,2 millones de viviendas de una o dos habitaciones. La consecuencia es que el alquiler aumenta en los núcleos urbanos.

- Los sin techo o vagabundos suelen ir a las grandes ciudades. Solo en Berlín, según la organización humanitaria Bahnhofsmission, la cifra asciende a 10.000. En las metrópolis hay más oportunidades de encontrar trabajo y más turistas dispuestos a dar limosnas a los vagabundos. Alrededor del 60% de los vagabundos procede de Rumania, Bulgaria o Polonia.

- La peor época del año para vagabundos y sin techo es el invierno cuando el termómetro marca temperaturas bajo cero. A pesar de habilitar espacios con calefacción para pernoctar durante los meses fríos del año, muchos han fallecido congelados: alrededor de 300 personas desde 1990 en el corazón de Europa, en la rica Alemania.

Volker Wagene (RMR/ERS)

DW recomienda