Bankia culmina ampliación de capital con pérdidas para ahorradores | Europa | DW | 28.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Bankia culmina ampliación de capital con pérdidas para ahorradores

Bankia, la entidad que se sitúa en el origen del rescate europeo a los bancos españoles y que fue nacionalizada hace un año, culminó su ampliación de capital con la salida a Bolsa de unos 11 millones de nuevas acciones, en un proceso que deja pérdidas a miles de ahorradores e inversores. Esas nuevas acciones proceden de dos ampliaciones de capital hechas por el banco recientemente para canjear preferentes, un producto tóxico cuyo valor se derrumbó durante la crisis, atrapando a decenas de miles de ahorradores.

Quienes invirtieron en preferentes de Bankia pueden vender desde esta jornada en Bolsa las acciones que les canjearon por ellas. Los que lo hacen, sin embargo, pierden en torno a un 70 por ciento del dinero que invirtieron en su día en preferentes. Por un lado han sufrido una quita del 38 por ciento que impuso la troika por el rescate de los bancos españoles, es decir, se han tenido que hacer cargo de parte de ese rescate. Por otro, las acciones de Bankia han cedido más del 55 por ciento. Además, el canje de preferentes por acciones se realizó a un precio muy superior al del mercado (1,35 euros frente a los 0,60 euros a los que cerró el lunes la acción).

El título de Bankia llegó a desplomarse un 18 por ciento en la mañana de este martes, aunque posteriormente se moderó esa caída hasta el 7,50 por ciento. Bankia, que ha recibido más de 22.000 millones de euros de ayudas públicas para evitar su quiebra por los agujeros que en ella dejó el estallido de la burbuja inmobiliaria, ha incrementado su capital hasta los 11.517 millones de euros, lo que la sitúa como el cuarto banco cotizado por valor en Bolsa.

El tema de las preferentes se ha convertido en un drama social para muchos ahorradores en España, que no sabían en su día que estaban comprando un producto sumamente complicado y de alto riesgo. Las cajas de ahorros que se fusionaron dando lugar a Bankia colocaron preferentes a personas carentes de conocimientos en inversiones e incluso analfabetas, captándolas en muchos casos bajo la promesa de que se trataba de depósitos de alta remuneración y una liquidez inmediata. Varias asociaciones han demandado ante los tribunales a los bancos que vendieron preferentes. Hay más de 200.000 afectados, muchos de ellos jubilados que invirtieron los ahorros de su vida, según medios españoles.

Bankia nació en 2010 de una fusión de siete cajas de ahorro españolas. Con el estallido de la burbuja inmobiliaria entró en problemas. Su crisis se desató hace justo un año, cuando tras la dimisión de su presidente, el ex director gerente del FMI Rodrigo Rato, se descubrió un agujero milmillonario en la entidad. El banco fue nacionalizado por el gobierno de Mariano Rajoy y en él se inyectaron más de 22.000 millones de euros de dinero público, acaparando la mitad del rescate que el Eurogrupo concedió a España para salvar a sus bancos maltrechos. La Audiencia Nacional española investiga ahora a Rato y a otros 32 ex gestores de Bankia por presuntos delitos de estafa, falsedad contable y administración desleal, entre otros. Los querellantes, el partido Unión, Progreso y Democracia (UPyD) y el movimiento de los indignados, sostienen que sacaron la entidad a Bolsa en 2011 ocultado su verdadero estado (dpa).

Publicidad