Banco de China desmiente rumores de insolvencia | Economía | DW | 21.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Banco de China desmiente rumores de insolvencia

El Banco de China desmintió hoy los rumores sobre una presunta insolvencia de la entidad, después de que una masiva falta de liquidez generara pánico en los mercados financieros chinos.

default

La sede del Banco de China en Hong Kong

El temor a una crisis financiera sacudió este viernes a China. Gran nerviosismo causaron los rumores de que los mayores institutos del país, el Banco Industrial y Comercial de China - el más grande del mundo por activos- y el Banco de China, requerían créditos de emergencia del banco central. Ambos negaron dichos rumores.

El Banco de Cina subrayó en un comunicado citado por los medios estatales que no es cierto que pasara dificultades y que ha cumplido con sus obligaciones en los plazos previstos. Previamente, un diario económico había asegurado que el Banco de China tuvo que posponer sus pagos media hora porque se había quedado sin fondos. Poco antes, las tasas del mercado interbancario se habían disparado. Las tasas de efectivo llegaron a un 25 por ciento, ante el temor a una crisis bancaria, pero luego cayeron por debajo de un 10 por ciento.

Estrategia del banco central

Operadores explicaron que en los mercados financieros chinos cundió la preocupación, luego de que el banco central se abstuviera de inyectar dinero en el mercado, donde escasea el efectivo.

A diferencia de lo ocurrido en los mercados occidentales durante la crisis financiera del 2008, el ajuste de China obedece al enfoque de la política del banco central para controlar algunas formas de crédito. Según analistas, la intención es forzar a los bancos a reducir sus propias deudas y a limitar sus riesgos. El miércoles, las autoridades chinas reafirmaron su voluntad de reducir los riesgos financieros y asegurar que el aumento de los créditos sirva para impulsar el crecimiento de la economía real.

er (dpa, Reuters)

DW recomienda