Balances modestos | La prensa opina | DW | 19.05.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Balances modestos

Tanto la cumbre de la UE y Latinoamérica como el viaje de George W. Bush al Medio Oriente son objeto de balances en los editoriales. Y en ellos encontramos un denominador común: no hubo resultados concretos.

default

¿Qué quedará de la cumbre de Lima?

Der Standar, de Viena, señala en cuanto a la cumbre de Lima: “La armonía exhibida por los políticos en la cumbre es sólo superficial. Sobre todo causa discusión el asunto de si apostar por los combustibles de origen agrícola incrementa el hambre en el mundo o si se puede evitar ese terrible efecto secundario. De todas maneras, la ventana de las oportunidades podría volver a cerrarse pronto. Como en ocasiones anteriores, el boom podría terminar si la demanda de materias primas decae debido a una pérdida de dinámica de la coyuntura mundial. Actualmente China, ávida de materias primas, intenta ganarle la partida a Europa y se ofrece a los países del sur como un socio comercial poco problemático, que no impone condiciones de tipo social para hacer negocios. Los europeos deberían por ello apurarse en animar a sus interlocutores a realizar mejoras sociales y en respaldarlos con tal fin”.

La naturaleza de las cumbres

Schwäbische Zeitung, de Leutkirch: “Si el V encuentro regional se mide en función de sus modestas metas objetivos, esta cumbre fue realmente un éxito. Las 17 páginas de la declaración final contienen muchas buenas intenciones, pero casi ningún objetivo o compromiso concreto. Claro que el encuentro celebrado en Perú no estaba concebido para resolver demasiadas cosas concretas. Corresponde a la naturaleza de semejantes cumbres que se hable mucho y se acuerde poco.”

Capítulo cerrado

Con respecto al viaje del presidente estadounidense al Medio Oriente, el periódico Tagesanzeiger, de Ginebra, opina: “En su último año de mandato, el presidente George W. Bush ha visitado ya dos veces el Medio Oriente. Pero el juicio sobre su era ya se ha formado hace tiempo. Con su discurso ante el parlamento israelí confirmó una vez más la semana pasada la convicción imperante entre los árabes de que no es un mediador fidedigno en el conflicto palestino. Pocos en la región comparten su creencia de que se podría encontrar una solución al conflicto palestino-israelí hasta fines de año. El hecho de que ahora hable sólo de una “definición” de un Estado palestino refuerza adicionalmente el escepticismo. Para la gente de la región, el capítulo de Bush está cerrado.”

Progresos “invisibles”

El País, de Madrid: “George W. Bush concluyó ayer la que puede ser su última visita a Oriente Próximo, con previsibles propósitos: animar el letárgico proceso de paz palestino-israelí; reforzar la convicción entre sus aliados árabes e islámicos de que Irán es el enemigo común, y como remate, obtener de Arabia Saudí un aumento (mínimo) de su producción petrolífera. Los resultados han sido francamente modestos. (...) Al regreso de Bush a Washington, uno de sus asesores aseguró que había habido "progresos tangibles" en el proceso de paz, si bien admitió que no podía concretar. Lo malo será, como se teme la diplomacia mundial, que en 2009, para cuando Bush se haya ido, los progresos aún no sean ni visibles, ni tampoco audibles.”