Autos ″videntes″ a los que en el futuro podremos darles las llaves para que se autoconduzcan | Ciencia y Ecología | DW | 15.12.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Autos "videntes" a los que en el futuro podremos darles las llaves para que se autoconduzcan

Investigadores de Daimler enseñan a los automóviles a ver. Estos autos pueden percibir en tres dimensiones, como el ser humano. Sólo que reconocen los peligros más rápido. ¿Podrán prescindir pronto del hombre?

default

El auto del futuro podrá autoconducirse.

Sea un peatón que se cruza o una bicicleta que pasa desapercibida al doblar a la derecha: los conductores suelen reaccionar muy tarde. Cuando, por ejemplo, un niño se cruza de pronto, la persona que conduce el automóvil requiere de un segundo de tiempo para reaccionar al peligro. Pero, en el tráfico de una ciudad, a 50 kilómetros por hora, en un segundo un auto ha recorrido ya 15 metros. “Pero si en este caso puede reaccionar 30 segundos antes, el vehículo puede detenerse siete metros antes”, explica Uwe Franke, director del equipo de investigación de Daimler en Stuttgart.

Deutscher Zukunftspreis 2011 Nominierung Daimler Technologie

Sus "ojos" ven en 6 dimensiones

Estereoscopia con reconocimiento de movimiento

Por esta razón, Franke -que trabaja desde 1998 en el desarrollo de sistemas inteligentes de conducción asistida- se ha empeñado en dotar a los automóviles de una visión tridimensional. “Importante es que el automóvil tenga dos ojos para que pueda percibir las tres dimensiones”, agrega.

Sin embargo, eso no basta para reconocer y evaluar los peligros, pues aparte de percibir tridimensionalmente, se trata de detectar movimientos. Luego hay que evaluar las imágenes y dar una orden a la conducción asistida y a los frenos. Para lograrlo, una computadora sigue el movimiento de cada uno de los puntos de la imagen; así puede reconocer un peligro en 200 milisegundos.

6D-Vision se llama el proyecto “porque no sólo medimos cada punto en las tres dimensiones, sino también los movimientos en cada uno de ellos”, explica Franke.

El ser humano no lo ve todo

Mientras que un ser humano, con su percepción selectiva, sólo puede concentrarse en un objeto, la computadora lo ve todo. Y no necesita reconocer la figura completa del automóvil o del transeúnte para detectar que hay peligro de colisión. Basándose en determinado número de puntos en movimiento, el ordenador sabe si se trata de un ser humano caminando por la carretera o sólo de una pelota, “tras la cual podría correr un niño”, explica Franke. En ese momento da la orden: esquivar o frenar. 

El mundo según una computadora

Cuando un vehículo de este tipo se desplaza por las calles de Stuttgart, por ejemplo, el barrio, los otros coches, los peatones: todo se convierte en pequeños puntos. “Los rojos están muy cerca, los verdes a unos 30 o 50 metros; los más oscuros están tan lejos que no nos interesan”, detalla Franke.

Deutscher Zukunftspreis 2011 Nominierung Daimler Technologie

Reconocer lo que significa si un ciclista saca el brazo izquierdo es el siguiente paso

Con niebla, lluvia o cristales congelados, los ojos de estos automóviles tienen los mismos problemas que los humanos. Por eso, los investigadores de Daimler los han equipado, adicionalmente, con radar.

Con todo, para Franke el asistente no está aún completo. El prototipo actual sólo tiene un ángulo de visión de 50 grados. El paso siguiente serán las esquinas y ángulos de 180 e incluso de 360 grados. “Además queremos que entienda lo que sucede si un ciclista hace una señal con el brazo izquierdo. Ése es el gran desafío para el futuro”, subraya Franke.

Estos automóviles inteligentes, incluso, pueden comunicarse entre sí y transmitir sus objetivos; los sistemas de navegación y los mapas digitales aportan lo suyo. “Algún día podremos darle la llave al automóvil, cuando estemos cansados de conducir”, dice Franke; ése sería su sueño.

Autor: Fabian Schmidt / MB
Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda

ADVERTISEMENT