Autoridades chinas sacrifican 20.000 aves tras detectar foco de gripe aviaria | El Mundo | DW | 05.04.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Autoridades chinas sacrifican 20.000 aves tras detectar foco de gripe aviaria

Las aves fueron sacrificadas en un mercado de Shanghai cuando la cifra de víctimas mortales de una nueva cepa de gripe aviaria subió a seis personas, lo que aumenta la preocupación internacional.

Granja aviaria en Ganyu, provincia de Jiangsu.

Granja aviaria en Ganyu, provincia de Jiangsu.

La agencia china estatal Xinhua dijo que el mercado Huhuai de aves vivas de Shanghai fue cerrado y las aves fueron sacrificadas después de que las autoridades detectaron el virus H7N9 en muestras procedentes de palomas del mercado.

Los 14 casos de infectados por la cepa H7N9 de la gripe aviar han tenido lugar en el Este de China y al menos cuatro de las muertes se produjeron en Shanghai, una ciudad de 23 millones de habitantes y el centro de la pujante economía china.

En Hong Kong, las acciones bajaron el viernes hasta un mínimo de cuatro meses por la preocupación de que la nueva cepa pueda dañar la economía local. "El problema de la gripe aviaria está en la mente de la gente", dijo Alfred Chan, operador jefe de Cheer Pearl Investment en Hong Kong.

Las aerolíneas chinas estaban entre las con mayores caídas, ente ellas China Southern Airlines, China Eastern Airlines y Air China.

Poco a poco se prenden las alarmas internacionales

Mercado de aves vivas de Hefei, provincia china de Anhui.

Mercado de aves vivas de Hefei, provincia china de Anhui.

La cepa no parece transmitirse de humano a humano, pero las autoridades aeroportuarias de Hong Kong dijeron que estaban tomando precauciones. Vietnam prohibió las importaciones de aves de corral desde China.

En Japón, los aeropuertos han colocado carteles en las entradas que advierten a los pasajeros procedentes de China para que busquen asistencia médica si tienen síntomas parecidos a los de la gripe.

En Estados Unidos, la Casa Blanca dijo que vigilaba la situación y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) dijeron que habían comenzado a trabajar en una vacuna por si fuera necesaria. Llevaría de cinco a seis meses iniciar su comercialización.

Ante el temor de que pueda volver a surgir una epidemia como la del síndrome agudo respiratorio severo (SARS) China dijo que estaba decidida a combatir el virus. China "reforzará su liderazgo en la lucha contra el virus (...) y coordinará y desplegará todo el sistema nacional de salud para combatirlo", dijo el Ministerio de Salud en un comunicado publicado en su sitio web (www.moh.gov.cn).

JOV / ER (dpa, Reuters)

DW recomienda

Publicidad